Friday 09 de December de 2016

Reforma fiscal, impopular 

Sergio García Castañeda      7 Oct 2013 21:10:07

A- A A+

Compartir:
Quienes creían que el “Pacto por México” era un cheque en blanco para que fuesen aprobadas todas las refor mas estructurales de Peña Nieto, se han equivocado.

La iniciativa de reforma fiscal no ha sido del agrado del PAN, ni de los sectores productivos nacionales. El PRD no se inmuta.

Esta reforma fiscal, no tiene el carácter de ser de “Estado” es elaborada en las penumbras del PRI, cobrar el IVA en colegiaturas, en rentas de casa, a las hipotecas, a la compra-venta, a las maquiladoras y el 16% de IVA en las zonas fronterizas, es una bofetada a la clase media.

Es claro que el PAN se oponga a esta imposición tributaria debido a que el grueso de su clientela electoral se ubica en la clase media y por tanto es la más afectada.

Se pretende eliminar el impuesto sobre depósitos bancarios (IDE) y el Impuesto Empresarial sobre Tasa Única (IETU). No obstante no se tocan las tributaciones en medicinas y alimentos.

Esto, mantiene equilibradas las fuerzas progresistas del PRD, aunque existe un sector importante del perredismo que está en contra del impuesto en las colegiaturas de escuelas privadas.

Sin embargo, la reforma trata de gravar los alimentos de mascotas, los conciertos de rock, los chicles, los autobuses foráneos, la cerveza y las bebidas alcohólicas.

Las bebidas saborizantes como los refrescos de cola serán gravados con el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS). Se salvan los jarabes para la tos y la leche en cualquier presentación.

Los gasolinazos seguirán su ruta ascendente, se prevé que en el 2014 se eliminen los subsidios.

Así las cosas, el gobierno federal, trata de gravar con impuestos ambientales para todas aquellas empresas que emitan gases de bióxido de carbono, para así ir reduciendo el efecto invernadero.

No hace lo propio al reducir la venta de gasolina magna, que es la que más contamina o bien promover el consumo de la gasolina Premium, para revertir el efecto invernadero.

Con la reforma hacendaria de Peña, se pretende también aumentar el déficit presupuestario y motivar con ello el endeudamiento externo, una de las posibles bondades de esta reforma sería quitarle la carga tributaria a Pemex de 79% a 60%. Esto se ve atractivo.

Lo cual le quedaría un remanente importante del 17% para su propia inversión o modernización.

El gobierno federal, necesita de más dinero para su funcionamiento, los mexicanos no tenemos una cultura tributaria eficaz, porque desconfiamos de la aplicación honesta de los recursos, para que haya una relación de confianza entre el gobierno y los contribuyentes.

*Maestro en Derecho Constitucional

 




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
A plena luz del día asesinan a 3 hombres en Calera
Madre finge que le robaron a su bebé para ocultar que lo asesinó
Balean dos viviendas del Centro Histórico de la capital
Llega a casa de su hijo; lo encuentra muerto
Se quedan comerciantes del mercado Arroyo de la Plata hasta el 15 de enero
La Joya está lista para los XV años de Rubí y sus invitados
Entrega la Sedesol 9 millones de pesos en créditos
Caen 2 por homicidio de Renato López; móvil sería pasional
Cumple 25 años el Archivo Histórico de Zacatecas 
En Guerrero 3 agentes de la PGR murieron calcinados en un vehículo
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.41
Venta 20.91
€uro
Compra 21.54
Venta 22.04

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad