Sunday 11 de December de 2016

¿Otro acuerdo? 

Ricardo Gómez Moreno      4 Nov 2014 20:29:26

A- A A+

Compartir:
Ven el temblor y no se hincan.
La credibilidad del presidente Enrique Peña Nieto y de todo el gobierno federal está arruinada y nada hace por restaurarla. Al contrario, sus actos lo hunden más en algo que simplemente apesta a corrupción.

Como evidencia está la concesión para la construcción del Tren de Alta Velocidad México-Querétaro, que tendrá un costo de más de 50 mil millones de pesos y la ganó el único concursante en la licitación, un consorcio de empresas chinas, francesas y mexicanas, anunciada ayer martes.

Vea usted cuáles son: GIA+A, de Hipólito Gerard, cuñado del expresidente Carlos Salinas de Gortari, y Constructora Teya, de Juan Armando Hinojosa, ambas mexiquenses; Prodemex, de Olegario Vázquez Raña; GPH Infraestructura Mexicana y China Railway Construction Corporation, China Railways Construction Corporation International, CSR Corporation Limited, y la francesa Systra, paraestatal responsable del Sistema Nacional de Ferrocarriles de Francia.

Otras 13 empresas quisieron participar, pero no pudieron terminar en dos meses una propuesta para concursar. Ciertamente, dos meses fue escaso tiempo para elaborar un proyecto de tan magna envergadura.

¿Por qué los chinos y sus socios sí pudieron? Porque desde abril el presidente Enrique Peña les sugirió hacer el proyecto, incluso cuando legalmente la licitación se hizo pública en agosto.

Debe destacarse que la Constructora Teya fue privilegiada por Peña Nieto cuando fue gobernador del estado de México y el mismo trato prevalece hoy con Eruviel Ávila.

Por este caso que muestra señales muy elocuentes de un conflicto de intereses, por decir lo menos, al Presidente le será muy difícil recuperar la credibilidad de la mayoría de los mexicanos, si es que alguna vez realmente la tuvo.

Esto sucede, lamentablemente, cuando a toda la nación la carcome la desconfianza en todos los organismos del Estado.

Ayotzinapa, Tlatlaya, más las negativas de la Suprema Corte de Justicia a realizar en 2015 las consultas ciudadanas sobre reforma energética, aumentos al salario mínimo y reducción del número de legisladores por la vía plurinominal, son escollos que desnudan al gobierno federal, los partidos políticos, y todo el aparato del poder, y los exhibe como engranajes de una dictadura inflexible.

Por estos y otros muchos motivos no puede pensarse que el acuerdo nacional por la seguridad que Peña Nieto propuso el lunes sea la solución que exige una nación destrozada por la corrupción, la violencia, la impunidad y la ausencia de gobernabilidad.

Por fortuna, la sociedad comenzó ya a manifestar su decisión de hacer que la situación cambie. Esperemos que los ímpetus pacíficos y sensatos que seguramente se expresarán hoy en el Paro Nacional no decaigan hasta lograr el México digno que merecemos.

Las voces de todos y todas deben levantarse por un ¡Basta a la corrupción, la impunidad y el crimen!
Periodista

 




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.38
Venta 20.88
€uro
Compra 21.54
Venta 22.04

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad