Friday 09 de December de 2016

Palabras

Marco Antonio Flores Zavala      29 Dec 2014 21:28:05

A- A A+

Compartir:
Antes de los hidrantes, la ciudad ofrecía agua en fuentes. Plaza Independencia, antes de 1910﷯. (Cortesía)
Antes de los hidrantes, la ciudad ofrecía agua en fuentes. Plaza Independencia, antes de 1910﷯. (Cortesía)
El miércoles, diciembre 30 de 1914, la luna está a horas de arribar a su fase llena.

El frío invernal arrecia. Todo el día hay propalación de palabras dichas y leídas en lugares móviles y fijos.

Hoy suceden conversaciones en los carros del tranvía. Se hacen mientras va el recorrido habitual: de la estación del ferrocarril y de la Villa de Guadalupe a la calle de Tres Cruces, hoy parte norte de la actual avenida Hidalgo.

Las palabras conviven con los ruidos del vehículo. Aunque trepidantes las cajas, las ruedas de los carros van sujetas a las vías. La unión es merced al peso del armatoste. La velocidad depende de los animales que lo halan.

Los hidrantes públicos son otros lugares para dialogar. Existen diferentes llaves públicas: en Juan Alonso, hoy avenida López Velarde; en Lancaster.

Además, en san Francisco; en las plazas de Vivac, San José e Independencia. Hay más en otros enclaves populares.

El agua se distribuye desde los depósitos situados en Los Arcos, La Filarmónica, Los Gorriones, Santa Clara, El Edén y La Encantada.

Junto al depósito de La Encantada estaba un jardín. El responsable de la máquina para distribuir agua, también fungía como jardinero del lugar.

A ese espacio iban los estudiantes del Instituto de Ciencias para hacer prácticas de botánica.
Luego, por la distancia y la perniciosa vague, los jovenzuelos debieron estudiar en las plantas del jardín Juárez.

Cuánta algarabía pudo ocurrir en el trajinar de los estudiantes.

Los impresores García procuran un cajista y un prensista para elaborar el periódico vespertino Siglo XX.
Cuánto ofertarán como salario. Quién sabe. El periódico tiene precio fijo de cinco centavos.

Los gendarmes ganan un peso 25 centavos diarios. El carcelero percibe 75 centavos. El maquinista de La Encantada recibe 50 centavos.

En varios muros asignados por el ayuntamiento de la vetusta ciudad de Zacatecas están pegados papeles oficiales.

Son ejemplares del decreto que signó el gobernador y el secretario de gobierno. El texto avisa quiénes son los nuevos magistrados del Tribunal de Justicia.

Profesor universitario




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.32
Venta 20.82
€uro
Compra 21.54
Venta 22.04

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad