Sunday 04 de December de 2016

Ganó el Leviatán, perdió el panismo

Sergio García Castañeda      19 May 2014 22:00:09

A- A A+

Compartir:
Todo el poder omnímodo de las principales estructuras del PAN, el control absoluto de la fracción parlamentaria de la Cámara de diputados y la mayoría del Senado, alcaldías importantes de todo el país y algunas gubernaturas panistas constituyeron ese monstruo llamado Leviatán para imponerse sobre la voluntad sincera, diáfana y honesta del genuino panismo.

El poder en la antigüedad como en la postmodernidad es dominado por la pasión y por una permanente búsqueda del poder por el poder (potestas). Por otra parte siempre ha perdurado la autoridad moral (Autoritas). La primera premisa es la de Madero y la segunda de Cordero.

Por tanto era un acto imposible de revertir el poder adquirido por Madero con ayuda de Peña Nieto, con causa de conocimiento de que le es más útil para seguir construyendo el presidencialismo peñista acotado en las presentes reformas estructurales del Estado.

Así pues, lo que estaba en juego en el panismo nacional era la restauración de un partido genéticamente humanista insertado en la competitividad y en la modernidad, sin menoscabar sus valores y principios; y la de un panismo involucrado en el rol de los intereses ajenos al PAN.

Finalmente se posesiona la fuerza política del Estado mexicano para absorber como el leviatán de Hobbes a un partido que se aferra a una identidad ideológica que ha sido debilitada por los “moches”, como por la insana cercanía de Madero con el poder absoluto del PRI; sin importarle la lejanía a su doctrina y el olvido a su militancia activa y moderna en la proyección de sus principios.

Es así que gana la pasión del poder por el poder imponiendo con todos los artificios priistas una dirigencia ad hoc a los principios del “pacto por México “para “vencer” a una militancia postrada en la fe y en la caridad, que no fue “convencida”, sino vencida como en la guerra.

La convivencia castrense, la civilidad ciudadana, la participación entusiasta fue el matiz de una jornada electoral interna; 70% de participación no es un dato menor, cuando se trata de hacer una conversión democrática ante los retos y compromisos de un postmodernismo político.

Madero, tendrá que volver la mirada hacia la militancia que no fue “vencida” con su proyecto político, sin odios y sin mentiras deberá de dejar de manipular y manosear el padrón nacional de miembros; deberá de fincar una nueva relación de manera transversal con aquellos panistas que han sido discriminados en aras de construir acuerdos políticos con cacicazgos ya abominados.

En Zacatecas el apoyo mayoritario fue para Cordero, hay que reconocer la valía, el orgullo y la dignidad de un panismo que se ha convencido que los valores y principios no se tranzan.




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Un hombre muere ahogado en La Encantada
Catedráticos estafan a la UAZ  
Pasar Navidad con su mamá, el más grande deseo de Samuel y Cinthia
Detiene la Fepade a 12 personas; compraban votos a favor del PRD
Captan 'rata' en nevera con pollo de supermercado en Colombia
Perla y Paola nunca han estrenado ropa
Mi delito... cegarme de coraje
Instaladas al 100 por ciento las casillas de la elección extraordinaria 
Tigres ‘hipnotiza’ con su juego y avanza a la final
Confirman que Paquete Económico se entregó a tiempo
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.63
Venta 21.13
€uro
Compra 21.98
Venta 22.48

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad