Friday 02 de December de 2016

Pepe Grillo 

Juan Carlos Ramos León      16 Nov 2014 21:29:09

A- A A+

Compartir:
Me gusta mucho el planteamiento que hace el cuento de Pinocho sobre el tema de la conciencia.

Pinocho, un muñeco de madera que anhela convertirse en un niño de verdad, es dotado de una conciencia: Pepe Grillo, quien lo acompañará a lo largo de una serie de aventuras con la única responsabilidad de señalarle lo que está bien y lo que está mal.

Cuando Pinocho presta atención a los consejos de Pepe Grillo, todo sale bien; por el contrario, cuando decide no hacerlo -lo cual sucede en la gran mayoría de los casos-, se mete en problemas.

El caso es que Pepe Grillo ahí está, siempre señalando “esto está bien” o “aquello está mal”.
Así funciona con los seres humanos.

Cuando nos mandan para acá, nos ponen un Pepe Grillo que comienza a recibir información desde el medio exterior hasta que se activa y comienza a señalarnos lo que está bien y lo que está mal y a presentarnos reclamos cada vez que no le hacemos caso.

Es a través de la libertad como cada uno elegimos si hacer caso a nuestro Pepe Grillo o ignorarlo, ateniéndonos a las consecuencias.

No hay Pepe Grillo que salga defectuoso; los fallos se originan en la información con la que se programa.

De esta forma, llegamos a los conceptos de “conciencia rectamente formada” y “conciencia deformada”.
Así es más fácil comprender cuando un individuo comete atrocidades: la programación de su Pepe Grillo no fue la más apropiada, aclarando, por supuesto, que esto no lo exime de la responsabilidad de sus actos.

Tampoco se trata de afirmar que, como su conciencia no fue rectamente formada, no sabía que determinado acto estaba mal, como privar de la vida a otro ser humano; el Pepe Grillo que nos viene de fábrica contiene una base de programación que le permite clasificar la información con que se va alimentando en un código binario: bien y mal.

El fallo en su programación se debe al “ruido” que le generan las influencias externas que lo hacen errar en la clasificación de los actos que están bien y los que están mal.

Por poner un ejemplo: Un padre enseña a su hijo que debe de respetar a los demás y de pronto lo sorprende gritando una grosería al que se le cerró en otro vehículo al ir manejando; esto podrá hacer llegar a su Pepe Grillo la concepción errónea de que faltar al respeto a alguien está bien en determinadas circunstancias.

Muchos problemas sociales se originan o proliferan debido a la intervención de personas con conciencias deformadas; todos lo despreciamos y exigimos una solución y esa solución está en nuestras propias manos si decidimos de una vez por todas educar a las nuevas generaciones con ejemplos de vidas íntegras y coherentes con las que se deje perfectamente claro lo que está bien y lo que está mal.


Ciudadano de a pie
 




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
El inmenso dolor de una sobreviviente: ‘estoy en shock’
Tom Ford tampoco vestirá a Melania Trump
La conoció en redes sociales; mató a pareja tras plagiarla
Inauguran la Feria de la Miel
En México se tiene que cimbrar con cosas positivas: Yunes Linares
Cambian los granos y el maíz por árboles de navidad
Cierran vialidad por presencia de Amoniaco en Río Grande
Revelan video de sobreviviente de 'avionazo' en Colombia
Insisten los transportistas en que se revisen concesiones otorgadas
Falso que haya ‘bono navideño’ para diputados, asegura Javier Bolaños
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.64
Venta 21.14
€uro
Compra 21.97
Venta 22.47

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad