Thursday 08 de December de 2016

Futbol y dinero exprés

Elizabeth Sánchez Garay      7 Nov 2013 19:10:06

A- A A+

Compartir:
La diferencia entre la calidad que han mostrado los jóvenes de la Sub-17, en comparación con los pobres resultados de la Selección Mexicana de futbol, puede ser un buen parámetro de lo que sucede en nuestro país.

Es claro que alguna explicación racional debe de existir para comprender por qué el talento de los grupos juveniles se pierde de manera tan drástica en el equipo mayor, sobre todo si tomamos en cuenta que los triunfos de la Sub-17 tienen historia en México.

Quién no recuerda el campeonato realizado en Perú, en el 2005, cuando Giovani dos Santos, Carlos Vela, César Villaluz y Ever Guzmán, entre otros, derrotaron a Brasil en la final con un contundente 3-0.

El triunfo se repitió en el 2011, cuyo torneo se realizó en nuestro país. De ese campeonato recuerdo cuando, a partir de los cuartos de final, los mexicanos se impusieron a Francia, después a Alemania y, por último, a Uruguay, con marcador de 2-0.

En la actual edición se ha refrendado la calidad futbolística de estos jóvenes, más allá del marcador del juego final con Nigeria que se realizará este viernes por la mañana.

En contraste, a menos de que suceda un “milagro”, como suelen decir los comentaristas mexicanos, es posible que la Selección Nacional quede fuera del mundial del próximo año, después de un desastroso camino, que incluye el absurdo relevo de varios entrenadores.

Pareciera que la afición mexicana es muy poco exigente, pues ha llenado los estadios sin castigar el desaseo de la Federación, de los patrocinadores, de los medios de comunicación, a quienes sólo les interesa llenar sus arcas, sin el más mínimo respeto por el deporte. Son como el Rey Midas, pero al revés, todo lo que tocan lo vuelven lodazal.

Los estadios se han convertido en grandes cantinas, los patrocinadores imponen a jugadores mediáticos aunque no estén jugando bien, los locutores han inflado a una selección de escasa calidad y han menospreciado a los equipos centroamericanos, con una actitud arrogante que no tiene sustento alguno.

Con el nombramiento de Miguel Herrera como nuevo entrenador, y la elección de 10 jugadores del América para armar el equipo, ya podemos darnos una idea sobre la imposición de los intereses privados en detrimento del futbol nacional.

Lo que sucede en este deporte es lo mismo que pasa con los objetivos de la reforma hacendaria: obtener dinero rápido aunque al país le vaya mal a mediano y largo plazo. Así, después del mugrero futbolístico que han dejado con fines económicos, ahora medios y patrocinadores pueden perder millonadas con la posible exclusión del Tri en el mundial. En el pecado llevarán la penitencia.

 




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
El eterno viajero
Conmemora el Museo de Guadalupe su centenario
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.32
Venta 20.82
€uro
Compra 21.93
Venta 22.43

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad