Wednesday 07 de December de 2016
»El exitoso joven ama la escritura y la investigación 

Salvador Lira y la entrega a sus pasiones 

Cristina Rodríguez Directora de Ventas
Óscar Castelo Subdirector de Ventas

Beatriz Martínez Jefa de Información
Manuel Castañón Director Administrativo

Raúl Silva      1 Nov 2014 19:29:33

A- A A+

Compartir:
  • El Libro de Patmos le ha traído muchas satisfacciones este año por su calidad y contenido artístico.  (César Chacón) El Libro de Patmos le ha traído muchas satisfacciones este año por su calidad y contenido artístico. (César Chacón)
  • Una de las becas que ha recibido fue para una estancia en la Universidad Complutense de Madrid.  (César Chacón) Una de las becas que ha recibido fue para una estancia en la Universidad Complutense de Madrid. (César Chacón)
  • El joven trabaja en otra investigación.  (César Chacón) El joven trabaja en otra investigación. (César Chacón)
  • Presentó su poemario en la 13 Feria Nacional del Libro.  (Cortesía) Presentó su poemario en la 13 Feria Nacional del Libro. (Cortesía)
Imagen de


No todos los demonios que persiguen a un escritor del calibre de Salvador Lira son oscuros, algunos se convierten en estímulos para continuar en la creación de poemarios, ensayos e investigaciones académicas.

Uno de esos es la soledad, el espacio donde el creador zacatecano se encuentra con su escritura y las distintas voces que forjan sus textos.

El joven escritor menciona que los demonios tienen que contrarrestarse, ya que jamás serán exterminados. “Siempre hay demonios que te persiguen, solamente hay que lidiar con ellos”, dice.

Como todo ser humano ha querido escapar de esa soledad, pero se niega a salir de ese halo por su exorbitado gusto por la escritura y la literatura, reconoce.

Al mismo tiempo se aferra a sus demonios, lo cual le ha traído gratificaciones personales y académicas como premios, traducciones de sus poemas al inglés y la publicación de textos en diversos países de habla hispana.

A los 18 años conquistó su primer premio como novato de las letras; participó y ganó el Concurso Nacional de Creación Literaria Revuelta- Montblanc 2007 en la categoría de poesía con Versos de sal y sangre.

“Más que con reconocimientos, sueño con (tener) lectores, con eso he soñado y sigo soñando”, señala Salvador Lira mientras toma un sorbo de café.

Participar en el concurso solo fue el pretexto para exponer sus trabajos literarios más allá de las fronteras de la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ), donde estudió la licenciatura en Letras.

“Ese concurso fue como un billete de lotería”, ya que el premio fue “una píldora” que lo alentó a seguir por ese camino de la creación literaria en sus diversas ramas.

La escritura se convirtió en un elemento cómodo para el dos veces becario por la Academia Mexicana de la Ciencia y fue ahí donde se dio cuenta que “la escritura no es más que una disputa que se tiene que cosechar diariamente”.

Todo su trabajo literario o académico implica tiempo, esfuerzo y prolongados periodos de soledad, admite, para luego enfrentarse a otros demonios como la autocrítica y el perfeccionismo.

No es fácil terminar una obra, pues cada una implica "una lucha de sentimientos y sueños que quieres cumplir, otros que no quieres cumplir, sueños que jamás vuelves a recordar o que recuerdas incesantemente”, indica.

La decisión
¿Quién dijo que el camino de un escritor joven exitoso es fácil? En realidad no lo es, más cuando su familia y amigos veían su ingreso a letras como una especie de divertimento intelectual.

Lo que ellos no sabían, es que esto se convirtió en una vocación férrea para Salvador Lira, quen desde hace más de siete años ha seguido durante toda su vida.

Recuerda que tenía dos opciones de estudio: antropología o letras, pero indudablemente optó por la segunda, ya que desde niño le llamó la atención la poesía, “y me atrajo”.

Fueron varias las ocasiones en que la familia y amistades trataron de persuadirlo para que estudiara otra carrera, pero como buen artista se aferró a sus convicciones literarias.

Hizo un análisis de su infancia y descubrió que siempre le atrajo la lectura de los textos bíblicos más allá de sus estudios en una escuela católica, gracias que una de sus maestras lo encaminó hacia ese tipo de lectura.

Seducido por la escritura
Salvador Lira comenta que “no tenía clara esa visión de ser escritor ni de buscar serlo”, por lo que todo se dio de manera natural, simplemente se dejó llevar por la seducción de las letras.

Hay dos premios que ha conseguido y que tienen un simbolismo más íntimo, como el Premio Estatal de la Juventud 2012, por trayectoria literaria y en 2014 en la categoría de logro académico.

Ambos los ha visto como un reconocimiento a su familia y maestros, más que un logro personal, refiere.

Esto se debe a que la familia sigue aguantando muchas ausencias y por el esfuerzo de los maestros en la revisión de textos y recomendaciones de investigación, dice.

Volver a la dinámica familiar suele ser complicado, más cuando dedica hasta 14 horas diarias a su trabajo de investigación y literario, explica.

Para Salvador Lira dedicar tanto tiempo a ello no es pesado porque dice hacerlo con gusto, pues “mi pasión es estar en los archivos, en las bibliotecas, alrededor de los libros”.

La cosecha de éxitos
Aunque ha tenido momentos complicados, el joven escritor expone que nunca he tenido la intención de tirar la toalla y desechar de su vida la literatura y la disciplina humanística.

Por el contrario, siempre busca un crecimiento personal, profesional y académico, lo cual ha conseguido poco a poco al obtener las becas para realizar el Máster de Especialización en Filología Hispánica 2011-2012.

Además de la beca que otorga la Fundación Carolina y su participación en el Recital Iberoamericano de Creación Literaria, celebrado en la Residencia de Estudiantes de Madrid.

A estos logros se suma la beca de estancia en el departamento de Historia Moderna de la Universidad Complutense de Madrid y la beca del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

“Intelectualmente crecí mucho” con las becas que he obtenido, manifiesta, pero sin duda la de Madrid fue espléndida porque conoció otra dinámica de investigación filológica y por el choque cultural, pues compartió la vida con jóvenes de otros países de habla hispana.

Otro de sus logros es la traducción al inglés del poema Impertinente, que forma parte del libro Zacatecan Voices.

Y sus textos literarios y académicos como los resultados de la tesis de licenciatura en letras, Un análisis sobre las liturgias masónicas en México se ha publicado en Costa Rica y España.

Recientemente presentó su primera obra de poemas, El libro de Patmos, el cual le ha traído muchas satisfacciones y reconocimientos por su calidad y contenido artístico, que se convierte en una respuesta simbólica a los tiempos apocalípticos del fin del mundo.

Tiempos para el ocio
Ahora que está en Zacatecas, ha aprendido a tener una disciplina equilibrada de trabajo y ocio, pues está consciente de que se requiere de actividad física para poder tener salud mental y rendir en la literatura.

Le gusta el cine, ya sea ir a algún cinema o ver una película en casa, explica, lo que le permite oxigenar el cerebro y plantear ideas frescas.

“Cuando estás metido demasiado en un tema puedes caer en el hartazgo y en los escapes de ocio te encuentras grandes hallazgos”, comenta Salvador.

Luego, recuerda las palabras del escritor Roland Barthes: “El escritor es un creador de frases”, por lo que él como creador requiere construir ideas y darle forma a sus textos.

Aunque ama la poesía y el ensayo, tiene procesos disímiles; es decir, en la primera se busca una depuración hasta lograr la armonía perfecta y en el segundo implica una motivación o expresión sensorial.

El querer y el poder hacer
La eterna lucha del escritor es lo que quieres hacer, frente a lo que se puede hacer y esa disputa siempre está presente en Salvador Lira, quien tiene metas por conseguir.

Algunas de ellas son seguir con la literatura de la transición dinástica en la Nueva España en el siglo 18, concluir el poemario dedicado a Isaac Newton y estudiar las transformaciones de la ciencia y la convivencia entre el barroco y la ilustración.

Actualmente realiza una investigación sobre las exequias reales y honras fúnebres a Carlos II en España, apoyado por la UAZ.

Está en proceso de iniciar una obra dedicada a Galileo Galilei, resalta el joven.

Por tanto, Salvador Lira recuerda que la lucha entre querer hacer y el poder hacer es constante, pues antes del Libro de Patmos hubo cuatro poemarios que quiso realizar y las posibilidades del tiempo y la escritura no lo permitieron.

El Libro de Patmos le ha traído muchas satisfacciones este año por su calidad y contenido artístico.
y la entrega a sus pasiones
 




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Muere al instante una mujer tras accidente en motocicleta
Descubrió a su pareja violando a su hija y lo hiere a machetazos
En los XV de Rubí habrá ¡Sergio el bailador en vivo!; Bronco confirma
Tren se descarrilla; transportaba maíz transgénico
Es atropellado mientras viajaba en bicicleta; murió instantáneamente
Estiman costo del muro de Trump en 20 mil mdd
Rechazan dar servicio de guardería a los padres
Walmart invertirá mil 300 mdd en México, anuncia Peña Nieto
Lanzan su globo; desean un juguete
Se conforma el Consejo Juvenil Municipal Jerez 2016
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.31
Venta 20.81
€uro
Compra 21.85
Venta 22.35

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad