Saturday 03 de December de 2016
RSS Minuto x Minuto
 
»Santos Bañuelos se unió al movimiento en 1911  

Personajes de Monte Escobedo en la Revolución 

Luis Alfonso Barragán Robles      9 Aug 2014 19:21:37

A- A A+

Compartir:
  • Reseñan la valentía y decisión de personajes de Monte Escobedo durante la Toma.  (Anónima ) Reseñan la valentía y decisión de personajes de Monte Escobedo durante la Toma. (Anónima )
  • El 23 de junio, Santos entró al Teatro Calderón a buscar a un asesino. (Cortesía) El 23 de junio, Santos entró al Teatro Calderón a buscar a un asesino. (Cortesía)
  • Santos Bañuelos Bañuelos.  (Cortesía) Santos Bañuelos Bañuelos. (Cortesía)
  • Félix Bañuelos fue gobernador. (Cortesía) Félix Bañuelos fue gobernador. (Cortesía)
Imagen de


Con motivo del Centenario de la Toma de Zacatecas, los distintos municipios de la entidad han querido hacer recuerdo de las aportaciones que hicieron a la Revolución.

Especialmente se enfocan  en los hombres que participaron en la batalla que librara el Ejército Constitucionalista, logrando la victoria sobre las tropas del usurpador Victoriano Huerta, que al mando del general Luis Medina Barrón defendían la ciudad. 

Hombres con historia
Muchas fueron las personas de este municipio que intervinieron en las distintas épocas que marcaron un cambio social y económico, como en la Independencia, la Reforma y la Revolución. 

Mencionando algunos, tenemos a Rafael Suárez del Real, que participó en la lucha por la Independencia y obtuvo el grado de general; al principio tomo el bando realista y después combatió a favor de la insurgencia. 

En la Reforma, el general Miguel Palacios, originario de Santa Teresa, Monte Escobedo, fue custodio del derrotado emperador Maximiliano y sus generales Miramón y Mejía, hasta llevarlos al cadalso. 

En la Revolución contamos con los generales Santos y Félix Bañuelos.

Félix nació en El Vallecito de Mezquitic Jalisco, el 1 de octubre 1878. Su niñez y juventud la pasó en el rancho de Pastoría, Monte Escobedo, al lado de su padre Rodrigo Bañuelos.

En 1911 se unió a las fuerzas de Luis Moya, participó en la Toma de Zacatecas y fue gobernador del estado de 1937 a 1940.

Las luchas de Santos Bañuelos
Santos Bañuelos nació el 2 de octubre de 1882, en el rancho de Pastoría, Monte Escobedo. Hijo de Agustín Bañuelos y Manuela Bañuelos.

Al estar en Jerez, en 1909, Santos fue invitado por un amigo a una reunión antirreeleccionista en el club que dirigía Evaristo Muñoz; ahí se enteró del descontento hacia el gobierno de Díaz y la necesidad de un cambio de gobierno, así como de las ideas democráticas de Francisco I. Madero, y creyó conveniente apoyar su candidatura, comenzando hacer propaganda en los lugares donde hacía sus recorridos comerciales. 

En marzo de 1911, al pasar Luis Moya por Monte Escobedo, se le unió con alguna gente, empezando así su campaña Maderista.

Le fue muy útil al coronel, ya que conocía perfectamente la región por haberse dedicado algunos años a la compra y venta de ganado, principalmente la amplia región de los estados de Zacatecas, Durango y Nayarit.

Le tocó acompañarlo cuando atacó la población de Sombrerete, lugar donde el coronel perdió la vida el 8 de mayo de 1911.

Durante la sublevación de Pascual Orozco contra el gobierno de Madero, las fuerzas orozquistas, al mando de José de Jesús Campos (Cheche Campos) y Benjamín Argumedo, atacaron, tomaron e incendiaron Huejuquilla el Alto, Jalisco, limítrofe con Zacatecas, el 14 de diciembre de 1912.

Fue una desigual batalla, pues los defensores eran 85 contra mil 600 orozquistas, dice el corrido. 

Sin embargo, no duró mucho el triunfo, pues el día 16 llegó el refuerzo que habían pedido a Zacatecas: 400 rurales que comandaba Santos Bañuelos, por lo que cayeron violentamente sobre los confiados orozquistas, a quienes pusieron en fuga con grandes pérdidas. 


Los días 19 y 20 de mayo de 1913, los generales Pánfilo Natera, Santos y Félix Bañuelos, así como otros jefes, tomaron la ciudad de Colotlán, Jalisco defendida por los generales huertistas Cheche Campos y Benjamín Argumedo.

Causaron grandes destrozos por considerar a la ciudad cuna de Victoriano Huerta.
En la Toma de Zacatecas, el 23 de junio de 1914, a los generales Bañuelos les tocó atacar por
Guadalupe y al mismo tiempo vigilar que no llegaran trenes que pudieran traer refuerzos federales, demostrando un gran valor y destreza en el mando de las tropas a su cargo.

Fue muy comentada la entrada a caballo de Santos Bañuelos al Teatro Calderón, la tarde de ese día. 

Remembranza
Al respecto, el profesor Jesús Bañuelos Sánchez, paisano y pariente de Santos, dice en su bien documentado trabajo Santos Bañuelos Bañuelos, notable revolucionario zacatecano, que al escuchar que ese suceso lo contaban a veces de un modo y a veces modificado, se propuso investigar con algunas personas que tuvieron participación en esta batalla. 

Es así como el 21 de febrero de 1986, entrevistó a José María Godoy, de 92 años, quien vivía en el rancho de Pastoría.

Él le platicó, entre otras cosas: “Mire don Jesús, yo tenía 17 años cuando me fui a la Revolución como mozo o asistente de don Santos; anduvimos en muchas batallas y el día de la Toma de Zacatecas ya en la tarde, los federales derrotados corrían por las calles, los nuestros los perseguían para hacerlos prisioneros.

“Allí cerca del Palacio de Gobierno, don Jesús Bañuelos, un primo hermano de don Santos que había andado con él desde la revolución maderista, quería agarrar prisionero a un oficial federal. Éste se protegió en una fuente y descargó su pistola contra don Jesús, matándolo al instante.

“Don Santos alcanzó a ver la muerte de su primo y a galope siguió al federal que corrió rumbo al teatro, donde otros fugitivos se metían; don Santos obligó a su caballo a subir las gradas y empujando el pórtico entró al vestíbulo, pero no vio ya al federal que se escabulló por las escaleras de los palcos”. 

El final
Después de la Convención de Aguascalientes, ante la división y distanciamiento entre Villa y Carranza, muchos jefes optaron por seguir a Carranza y otros permanecieron fieles a Villa.

Entre ellos se encontraban Tomás Domínguez y Santos Bañuelos, que ante la derrota de Villa en Celaya y León, se vinieron a su región haciendo guerra de guerrillas para subsistir por la Sierra de Valparaíso y Monte Escobedo, perseguidos siempre por las defensas y el ejército carrancista. 

En agosto de 1916, Santos fue invitado a una comida en la Ciénega Grande, Jalisco, donde fue agasajado junto con sus miembros de la escolta con mucho vino, hasta embriagarlos.

Los amigos traidores avisaron a Esteban de la Torre y Pedro Quintanar que allí estaba el zacatecano, por lo que llegaron en la madrugada disparando sobre ellos.

Santos cayó muerto; su escolta logó huir. Así fue el final de este revolucionario, cuya actuación fue muy destacada, principalmente en los primeros años de lucha. 




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.58
Venta 21.08
€uro
Compra 21.98
Venta 22.48

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad