Wednesday 07 de December de 2016
»Los habitantes de Ciénega de Mariana siguen en el albergue 

Piden damnificados ayuda para volver a casa

Fabiola Gurrola      29 Sep 2013 21:30:06

A- A A+

Compartir:
Pobladores de Montemariana conformaron comités de voluntarios para reconstruir la tubería que los dejó sin agua hace 15 días. ( Eduardo Rodarte
)
Pobladores de Montemariana conformaron comités de voluntarios para reconstruir la tubería que los dejó sin agua hace 15 días. ( Eduardo Rodarte
)
A más de 15 días de las inundaciones, la gente de Ciénega de Mariana todavía no puede entrar a su hogar y quizá nunca pueda volver debido a que los mantos acuíferos emanan agua todavía.

Con poco alimento, un espacio reducido para dormir y la incertidumbre de lo que pasará el día siguiente, decenas de familias esperan en el albergue provisional en el rancho Los Jara a que les digan que pueden volver a sus casas.

De los muebles, electrodomésticos y vehículos que los lugareños compraron con mucho sacrificio durante años solo queda el cascaron.

La mayoría de sus animales se ahogaron y algunos vieron como la corriente se llevaba sus casas.
A pesar de la ayuda de los fresnillenses, recuperar toda una vida será un proceso largo para los damnificados.

Ante esta situación el personal del DIF trabaja en la estructura de un proyecto para darles pies de casa a los afectados en dicha comunidad.

La directora del Desarrollo Integral de la Familia (DIF) en el municipio, Jazmín García Ruvalcaba, informó que tanto ella como la presidenta honorífica, Clara Campos, planean un proyecto para darles pies de casa a habitantes de Ciénega de Mariana y Presa del Mezquite, pues debido a su situación quizá no puedan volver a sus hogares, o bien, regresar con el temor de que la misma tragedia se repita.

Una de las habitantes de Ciénega de Mariana, Teresa Coyazo López, relató a Imagen la ansiedad que vivieron las familias de la comunidad cuando la fuerte lluvia arrasó con todo a su paso, dejándoles solo un puñado de lodo.

“Nuestra tormenta empezó desde las 2 de la mañana del 16 de septiembre, cuando escuché los gritos de los vecinos, los de mis niños gritándome; estaba desesperada por saber si estaban bien, me preocupé por mi familia y por mis cosas”, lamentó Teresa Coyazo López.

Uno de sus hijos, de apenas 7 años, asustado por ver cómo subía el nivel del agua en su casa intentó llegar con sus papás, pero cuando abrió la puerta para llegar con ellos, la fuerte corriente lo sacudió sin piedad en su habitación por varios minutos.

“Mi niño quería venir para con nosotros, en cuanto abrió la puerta de su cuarto la corriente lo arrastró, manoteaba y gritaba 'papá, mamá', (mi esposo) fue por él y lo cargó para llevarlo al cuarto, mis niños estaban asustados, estábamos solos”, explicó Coyazo López.

Cuando la familia se asomó por la ventana para buscar un lugar seguro notó que no existía, la fuerza de la corriente revivió al río que durante años permaneció dormido.

La madrugada del 16 de septiembre la familia tuvo que subir hasta la azotea para ponerse a salvo, expuestos a las lluvias que no cedían y abrazados, rezaron hasta que salió el sol y los rescataron.

La familia de Coyazo López sintió que estaba a salvo, pero la incertidumbre desde aquel día se quedó grabada, pues a la fecha, todavía esperan que les digan que pueden volver a sus casas, “que lo peor ya pasó”.

Sin agua
En la comunidad Montermariana, las lluvias no solo se llevaron el puente que les ahorraba casi 20 minutos de viaje a la cabecera, sino también la tubería de agua potable.

Amaro Velázquez Rojas, presidente del Comité del Agua Potable de Montemariana, explicó que llevan varios días pidiendo apoyo.

Desesperados por la tardanza del apoyo gubernamental, la gente de Montemariana trabaja por su cuenta de sol a sol para reparar la tubería, por la tarde reúnen piedras para venderlas y comprar un bolillo y un refresco por cada voluntario en la obra.

“Nos urge tener agua, gobierno del estado nos mandó una planta purificadora y el municipio una pipa, pero ya nos hace falta más agua. Por eso decidimos repararlo nosotros”, explicó Velázquez Rojas.

Alrededor de 5 mil pobladores carecen de agua potable, las comunidades afectadas son Montemariana, el Ahijadero y Meza del Tecolotillo.

Tras días sin respuesta de las autoridades, los mismos comuneros armaron comités de voluntarios, pidieron prestada la maquinaria y soldaron algunos tubos destrozados y otros los compraron entre todos.
Desde las 8 de la mañana se dan cita en el puente de Montemariana los voluntarios para trabajar.




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.33
Venta 20.83
€uro
Compra 21.84
Venta 22.34

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad