Monday 05 de December de 2016

Plenaria, PAN y vino

Juan Francisco del Real Sánchez      13 Aug 2014 20:30:11

A- A A+

Compartir:
Un escándalo político se entiende, cuando un político o grupo de políticos, sufre acusaciones por realizar actividades ilegales, corruptas o en su caso, poco éticas, y éstas se convierten en un escándalo mediático.

En México, el más reciente se presentó a la par de la anunciada promulgación de la reforma energética después de varios meses de trabajo legislativo, de negociaciones y debates.

En el caso mencionado, sale a la luz pública un video de diputados panistas en una fiesta con mujeres y música en vivo, en la playa de Puerto Vallarta, esto dentro de la conmemoración de una sesión plenaria para determinar la agenda legislativa de su fracción parlamentaria, una actividad privada de servidores públicos que reabre el debate sobre la responsabilidad y compromiso de cada uno de los representantes populares.

Aunado a este tema, también está la crítica de funcionarios panistas detenidos y procesados en Brasil que bajo los influjos del alcohol trataron abusar de una mujer y golpear a su pareja, en suma, una serie de escándalos al interior de este instituto político que después de una elección interna dejó fricciones, y es necesario se replantee el compromiso de sus militantes, sobre todo, de sus dirigentes.

Ese pequeño espacio entre lo público y lo privado, entre lo que nos debe interesar como ciudadanos y las cuestiones personales de los funcionarios ha sido un asunto polémico, escándalos como el de Bill Clinton y Monica Lewisnky, y el caso de Eliot Spitzer, exgobernador del estado de Nueva York, quien tuvo que abandonar su cargo tras comprobarse que pagó 4 mil dólares a una prostituta.

En el caso de los diputados panistas, el Comité Ejecutivo del Partido Acción Nacional, Gustavo Madero Muñoz, oficializó a través de un comunicado, la destitución del coordinador de la bancada Luis Alberto Villarreal García, quien desde su trabajo público demostró resultados al trabajar con las otras fracciones parlamentarias y sacar adelante reformas importantes, pero un video lo destituye de su cargo.

Lo anterior es un tema de moral y de trabajo público, de permisibilidad de las sociedades, a lo que el sociólogo alemán Jurgüen Habermas nos dice: “La moralidad tiene que ver, sin duda, con la justicia y con el bienestar de los otros, incluso con la promoción del bienestar en general” por lo cual, se espera como un mínimo indispensable de quienes nos representan, incluso más allá del actuar privado, la crítica reside en que esas fiestas se pagan con dinero del erario público.

Un tema polémico en el que no está exento ningún partido de ningún país, pero que nos permite replantear el papel específico de los representantes.




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
El Runrún/Los chicos malos de Chayo 
Judit Guerrero obtiene la victoria en las urnas
Descubren al amante debajo del colchón, es atacado y muere en hospital
El Bronco prepara impuesto para ¡las carnes al carbón!
Partidos gastaron en zumba y menudo
Enríquez se despide de Mineros; Colima, su posible destino
América supera a Necaxa y va a la final ante Tigres
Antipática
El PED me llena de felicidad: Brandon Díaz
Más de 500 runners en la Carrera Atlética 5k y 2k Ahresty
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.57
Venta 21.07
€uro
Compra 22.07
Venta 22.57

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad