Thursday 23 de March de 2017

¿Qué cultura deben apoyar las instituciones?

Alvaro Octavio Lara Huerta      23 Oct 2013 23:10:07

A- A A+

Compartir:
Fachada de la Casa Municipal de Cultura (Archivo)
Fachada de la Casa Municipal de Cultura (Archivo)
Es muy común encontrarnos con la idea de “todo es cultura”, que se acerca de manera muy etérea a las expresiones humanas que dan sentido a la socialización de los seres desvaneciendo los linderos entre las formas y los fondos de manera que tenemos un concepto que es víctima de su propio éxito.

Las instituciones públicas deben de fomentar el diálogo y la participación social sobre el concepto de cultura que se quiere desarrollar y fortalecer. Es obligado que este diálogo este íntimamente ligado a los contextos situacionales de la comunidad así como a la visión de sociedad que queremos llegar a ser.

El concepto de cultura es dinámico y siempre está en constante evolución. Su raíz más antigua, del latín, refiere al “cultivo”. Su origen nos ofrece la comparación perfecta de que podemos cuidar, atender y abonar “mala hierba” con la misma inversión de recurso humano y financiero que si cuidáramos, atendiéramos y abonáramos una planta que produce frutos. Esta similitud se vuelve el reto de cualquier institución pública de cultura, ya sea federal, estatal, municipal, de seleccionar qué “cultura” vamos a apoyar.

No existe receta mágica para poder encuadrar el término cultura en cada uno de los niveles. Son las necesidades culturales de cada sociedad las que nos brindan las herramientas necesarias para trazar las estrategias de acción en el fortalecimiento y desarrollo de los procesos culturales. Pero siempre existen puntos de referencia donde la apuesta por una política cultural exitosa responda a humanizar al ciudadano y detonar una participación social más amplia.

Estos puntos de referencia de ninguna manera pretenden ser mutiladores de la expresión o determinantes del concepto arte, sino que contribuyen al desarrollo cultural de una sociedad cada vez más sensible y receptiva de las creaciones artísticas. En medida que podamos encauzar este concepto se mejorarán no sólo los resultados de la política pública sino también la calidad de las acciones y programas de las instituciones.

La cultura que debe apoyar la institución pública es la que garantice la inclusión de la comunidad artística, académica, política, comercial, etc. en el debate sobre los alcances del patrimonio (material e inmaterial), los contenidos de la educación artística, las formas de fomento a la cultura popular, la focalización de públicos para la cultura, la imagen de nuestra cultura en el exterior, qué actividades y procesos creativos para qué programas y los estímulos a la producción.

Urgente y necesaria esta claridad en las políticas culturales pues toda la inversión de tiempo, dinero y esfuerzos deben de encaminarse al cultivo del alma, al cuidado de la identidad y al fomento de la creatividad que indiscutiblemente detonará como fruto lo más preciado que una sociedad requiere: Paz y Felicidad para un México mejor.

*Director de la Casa Municipal de Cultura
 




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Muere un hombre al ser atropellado por un tráiler
Hallan cuerpo de hombre sin vida en Vialidad Siglo 21
Tendrán empleados de Issstezac descuentos
Pierde capital $15 millones por no presentar proyectos a tiempo
Mujer denuncia haber sufrido violación y asalto
Denuncian a aviadores y nepotismo en el ITSZN
Invitan a sumarse a actividades de la 'Hora del Planeta'
Advertido, un funcionario de la Conafor por mal uso de vehículo
Visita al doctor
Celebra Grupo Editorial Zacatecas 20 años, con el lanzamiento de 'Imagen Plus'
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 18.91
Venta 19.41
€uro
Compra 20.39
Venta 20.89

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad