Wednesday 07 de December de 2016

Querer hijos perfectos

Isabel Orendain      26 Jun 2014 20:20:05

A- A A+

Compartir:
El agobio para que sean mejor que sus padres, puede resultar dañino para los niños. (Cortesía)
El agobio para que sean mejor que sus padres, puede resultar dañino para los niños. (Cortesía)
Hoy en día me he fijado que muchos papás quieren que sus hijos sean perfectos, que sean los mejores en el colegio, los mejores en su deporte, que coman orgánico, que no coman mucho dulce, que sean los mejores al tocar un instrumento.

Pobres niños, hay que dejar que vivan su infancia y como las familias actuales por lo general tienen dos hijos, toda la atención está sobre ellos. Les doy un consejo, ¡Padres, dejen que sus niños sean felices!
Hay que ser más flexibles; pobres niños. Pero tampoco hacer las cosas al ahí se va, sí hay que exigirles buenas calificaciones y buenos resultados en lo que hagan, que no sean flojos; pero que sean perfectos y hagan todo perfecto tampoco, ya que ni nosotros somos perfectos.

Hay que ser realistas y darnos cuenta que nuestro hijo no es un Mozart, o un Pelé, o una Lorena Ochoa, si hay que apoyarlo y exigirle, pero no le quites todas sus tardes, no los llenes de clases.

Como ejemplo está un amigo de mi hijo de la primaria, el cual nunca iba a las fiestas o a veces iba solo un rato. La madre decía que esto se debía a sus clases de esgrima, así que el pequeño se perdía la convivencia y la amistad de sus compañeros.

Pobres hijos; deja que sean felices y no les exijas tanto. Relájate, que no tengan ocupadas todas sus tardes, disfrútalos.

Reflexiona y piensa que tu actitud es una especie de fuga para no educarlos ni estar con ellos.

O a lo mejor te quieres proyectar en ellos; no te los quites de encima, acepta tu rol de padre, acéptalos como son, edúcalos, toma el reto, piensa en el tiempo de cuánto deseabas tener un hijo.

Ya que los tienes pasa el mayor tiempo con ellos, la vida se pasa muy rápido. Ojalá no te arrepientas.

Psicólogos especializados en la infancia afirman que la consecuencia más complicada sobre la conducta de querer hijos perfectos es la baja autoestima.

También afirman que es muy importante ayudar al niño a manejar la presión que le impone el mundo actual, pues cuando se les exige más de lo debido se pueden desencadenar una serie de respuestas negativas de su organismo, tales como: alteraciones digestivas, dolores de cabeza e incluso úlceras.

Es muy probable que si el niño a pesar de esforzarse no logra satisfacer a quienes lo rodean, puede llegar a extremos como comer demasiado o comer tan poco al grado de enfermarse de bulimia o anorexia.

En muchos casos, esta exigencia e intolerancia de los padres lo puede llevar a conductas como el abuso de drogas y alcohol, mediante la falsa creencia de que en este entorno será admitido tal y cómo es.

No se les debe exigir a los niños desde los parámetros de un adulto.




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.40
Venta 20.9
€uro
Compra 21.87
Venta 22.37

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad