Saturday 10 de December de 2016

¿Quién fue Gonzalo Nájera Rincón? 

Redacción      12 Apr 2014 22:45:39

A- A A+

Compartir:
Gonzalo Rincón Nájera. (Imagen del archivo del cronista Erasmo Sánchez).  (Cortesía)
Gonzalo Rincón Nájera. (Imagen del archivo del cronista Erasmo Sánchez). (Cortesía)
Gonzalo Rincón Nájera nació el 10 de enero de l892, en la Hacienda del Refugio, cerca de Guadalupe de las Corrientes en lo que hoy es Cañitas de Felipe Pescador.

Su padre murió cuando él era un niño, por lo que su madre, Daría Nájera Jacob, se unió a Isaac Martínez, a quien el pequeño quiso como si fuera su progenitor.

En su infancia sufrió la esclavitud y malos tratos del hacendado.

Intentó ir a la escuela, pero constantemente lo corrían del lugar, hasta que su mamá sacó cita con el hacendado para que Gonzalo y su hermano Antonio acudieran a recibir instrucción.

Al conocer los años que tenían, el potentado comentó que ya no tenían edad para la escuela, solo para trabajar las tierras.

Después, Gonzalo aprendió el oficio de pastor, labor que desempeñó por un buen tiempo.
Se une a la Revolución

Ya pasado de los 15 años, Gonzalo empezó a escuchar rumores sobre la “refolufia”,  como le llamaban a la Revolución, al igual que llegaría la libertad.

Al ver la vida precaria que llevaban, su madre decidió que se irían a la Hacienda de Guadalupe de las Corrientes.

Fue ahí cuando la vida les cambió. Se cree que fue en Guadalupe cuando recibió invitaciones para unirse a la Revolución y junto con otros amigos decidieron unirse a la leva en 1910; ya para en ese entonces tenía 18 años.

Al ingresar, formó parte de la Brigada de Tomas Domínguez de la División del Centro.

Anduvo en Torreón, Jalisco, Valparaíso, Aguascalientes, Real de Catorce y San Luis Potosí.

Apoyó en la campaña de Francisco I. Madero por todo el país y junto a Soto I. Gama platicaban con el pueblo sobre las atrocidades del gobierno.

Formó parte de la escolta que transitó de Torreón a Aguascalientes, por lo que siempre recordó claramente el discurso de Madero que dice:

“Pueblo, no quiero sacerdote rico, quiero sacerdote pobre que viva de la caridad, porque los sacerdotes ricos son malos y los pobres son buenos, hay curatos y obispados que están llenos de tesoros y esos tesoros son netamente de la nación. Yo procuraré si la suerte me lleva al poder, que esos tesoros sean repartidos entre gente anciana y niños que necesiten de la caridad... (Estudios, escuela)”.

Dicho acontecimiento siempre fue su mejor orgullo.

En cierta ocasión, al llegar a la ciudad de Fresnillo donde se concentraba Natividad del Toro, entre la parroquia y el edificio del ayuntamiento se enfrentó a un gran peligro.


Su vida estuvo al filo de la muerte, pues fue herido en una pierna y un labio.

Una persona lo tenía en la mira, ya que se encontraba en la parte superior de los edificios, por lo que con cualquier movimiento  le disparaba; así estuvo todo el día y al anochecer pudo escapar.

Gonzalo Rincón Nájera se ganó la admiración del general Francisco Villa porque en una ocasión decidió apoyar a la gente de Cañitas y El Porvenir que desesperada tomaba el maíz y frijol de las tolvas, cuando de Torreón él y su grupo se dirigían a tomar Zacatecas.

En junio de 1914 conoció a Pánfilo Natera y el general Rodolfo Fierro; en dicha ocasión fue herido en la espalda, por lo que recordaba toda la masacre y los charcos de sangre en las faldas del Cerro de La Bufa.

Regresa al terruño
Estando en Jalpa, a finales de 1914, por motivo de los fríos, como decían ellos al paludismo, creyendo que iba a morir, su comandante lo retiró con licencia para que fuera a su casa a atenderse.

Al recuperarse, pretendió regresar, pero la madre no lo dejó por temor a que muriera.

Ya en Guadalupe se casó y decidió irse a Estados Unidos para ganarse el sustento, sin embargo, un amigo lo convenció de que no se fuera y se quedó a trabajar en el ferrocarril en Colorada.

Rincón Nájera se ganó un puesto luego de que hiciera muy buen trabajo al pegar unas varillas, ya que al principio habían elegido a hombres corpulentos.

Cuando el mayordomo le puso la prueba, se encomendó a Dios con la frase “Dios está conmigo”.

Fue hasta 1916 cuando la empresa ferroviaria le reconoció su esfuerzo y en 1964 se jubiló; se convirtió en uno de los primeros trabajadores en la estación Empalme-Cañitas. 

Al estar trabajando en la estación de La Colorada, su hermano Antonio le avisó que unos carrancistas lo buscaban para asesinarlo, pero no lo lograron, únicamente saquearon su casa.

Tomó su 30-30, su zarape, su cantinflora y se fue al cerro. Después de tener cinco esposas y varios hijos, Gonzalo Rincón Nájera murió en noviembre de 1976.

Erasmo Sánchez Piedra 
*Cronista de Cañitas de Felipe Pescador
centenario@imagenzac.com.mx 




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Fallece el secretario de Cultura, Rafael Tovar y de Teresa
Los hermanitos Mandujano no tienen juguetes 
Promotores de 65 y Más cobraban las pensiones
Asegura Policía Federal camioneta con Droga 
Crimen mató a mil 200 federales; periodo 2006-2016
Tovar y de Teresa en la literatura
Muere mujer después de fuerte accidente en motocicleta
Productos milagro, entre los más decomisados en 2016
Tovar y de Teresa, uno de los promotores de cultura más genuinos: AMLO
Aseguran 9 vehículos en el operativo alcoholímetro de Fresnillo 
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.38
Venta 20.88
€uro
Compra 21.54
Venta 22.04

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad