Monday 05 de December de 2016

Un joven perseverante

Huberto Meléndez Martínez      19 May 2014 22:10:07

A- A A+

Compartir:
Para el joven Yeddiel, por encontrar el gusto por las matemáticas.

Al fin. Ese sueño que tuve de venir a este concurso de matemáticas con estudiantes de procedentes de la república mexicana, en la ciudad de Mazatlán, se me hizo realidad. Era esta mi última oportunidad porque curso tercero de secundaria”.

“Terminé los tres problemas de hoy. Seguro que dos de ellos están bien resueltos, el otro me hizo ocupar mucho tiempo. Siento que falta algo… ya intenté varias formas y, aunque el resultado es el mismo, tengo inseguridad en los argumentos. Sé que no debo confiarme pensando que los demás concursantes tuvieron también dificultades. Vi un niño con semblante triste, ¿tendría más dudas que yo?”.

“Me invitaron por primera vez cursando quinto de primaria y por confiado me ganó un compañero. Ese año me quedé con muchas ganas de ser del equipo estatal. Recuerdo que mi amigo trajo un regalo de Chiapas que, en lugar de recibirlo con gratitud, removió sentimientos tristes porque no fui”.

“Al año siguiente no me conformé con un esfuerzo mediano, me apliqué más y, luego de ganar en la escuela, el concurso de zona se me hizo menos difícil. Pasé al concurso estatal donde encontré a otros que había visto el año anterior. Sentí temor cuando dijeron que estaban entrenando desde hacía meses.

Me faltó muy poco para ser del equipo que fue a Yucatán. No encontraba alguna explicación porque me habían vuelto a ganar. En la secundaria me desquito. Era mi resolución después de dos meses de andar rumiando mi fracaso”.

“La competencia era cada vez más difícil, conocí maestros y estudiantes que ayudaron a prepararme mejor. Algo estaba sucediendo y volvió a acontecer. Por tercera ocasión quedé fuera del equipo estatal. Eso de que… A la tercera va la vencida, era falso. Desvanecida quedó la ilusión de ese viaje a La Paz. Conocer Mérida tampoco se me había concedido el año anterior”.

“Pregunté a mi maestro qué estaría pasando. Yo sólo podía encontrar cosas buenas en los entrenamientos. Me dedicaba con pasión atendiendo a todas las orientaciones de mis maestros”.

“En segundo me di cuenta de que mis compañeros aplicaban esfuerzos adicionales a las sesiones de capacitación. Hacían una gran cantidad de actividades en sus tiempos libres iniciativa propia. Lo intenté con convicción, pero por cuarta vez quedé eliminado en la etapa estatal. Escuché al maestro Mauro decir que acostumbrarse a la derrota tiene menos mérito que acostumbrarse al reto”.

“Hasta había localizado en el mapa a la capital de Sinaloa. Por cuarta vez quedé fuera, pero ya había aprendido cosas importantes: solo aplicando esfuerzo adicional, y por gusto, es posible alcanzar las metas”.

“Ahora sé que más allá de los resultados, lo que he aprendido servirá para siempre en mi vida futura”.
Estas son las meditaciones de un inquieto adolescente, cuando concluía un examen de la Olimpiada Nacional de Matemáticas en la que participan estudiantes de primaria y secundaria del país.




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Descubren al amante debajo del colchón, es atacado y muere en hospital
Hospitalizan a niña que reveló infidelidad de su madre
El Runrún/Los chicos malos de Chayo 
Judit Guerrero obtiene la victoria en las urnas
Enríquez se despide de Mineros; Colima, su posible destino
El Bronco prepara impuesto para ¡las carnes al carbón!
Partidos gastaron en zumba y menudo
Más de 500 runners en la Carrera Atlética 5k y 2k Ahresty
Fotos: Hawai, sí Hawai, se cubre de nieve
Fuertes vientos azotan viviendas; PC se mantiene alerta
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.59
Venta 21.09
€uro
Compra 22.15
Venta 22.65

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad