Sunday 22 de January de 2017

Recordando a José de Lara y Salvador Sabag

Javier Torres Valdez      10 Mar 2014 20:10:05

A- A A+

Compartir:
En 1950, un lustro posterior al término de la Segunda Guerra Mundial, poco se conocían los dólares, pues los primeros braceros apenas empezaban su retorno del “traque y del fil”. Jerez se caracterizaba por ser un pueblo tranquilo, en sus calles empedradas, esporádicamente pasaba algún vehículo de la época y más frecuentemente los caballos de los agricultores de nuestras rancherías.

La mercadotecnia al estilo gringo aún no llegaba a Jerez. En los comercios de telas se encontraba poco surtido de ropa. Los pantalones de pechera y las “yompas” eran manufacturadas por los mismos comerciantes.

Recordamos que en su momento José de Lara, Salvador Sabag, Aurelio Valdez y Alí Sabag eran quienes se daban a la tarea de producir ropa de mezclilla para los campesinos, cuya vestimenta era camisa de manta, paliacate, pantalón de pechera y sombrero grande.

En esta ocasión queremos recordar en forma principal a don José de Lara y Salvador Sabag, comerciantes e industriales inquietos, quienes en su momento supieron dar a Jerez una sala de espectáculos llamada Cine Rex.

Nuestros dos personajes, en sociedad con Panchito Reséndiz, adquirieron unas casonas del lado sur del jardín principal; procedieron a su demolición y bajo la dirección de Pepe de Lara iniciaron la construcción de dicho cine.

Algunos jerezanos al conocer el proyecto dudaron que fuera llevado a feliz término, sin embargo la tenacidad de estas personas logró el sueño de muchos que deseaban un cine, pues ya habían presenciado la exhibición de muchas películas proyectadas durante algún tiempo en el Teatro Hinojosa.

Debemos aclarar que entonces el servicio eléctrico era de particulares y servía más que para utensilios eléctricos, para el alumbrado casero de un Jerez que por aquellos ayeres escasamente llegaba a los 10 mil habitantes.

Pepe y Salvador decidieron entonces adquirir una planta de luz, misma que cuando llegó a Jerez, fue descargada cerca del domicilio de don José y luego deslizada sobre vigas y tubos hasta un cuarto frente a la Casa del Campesino. La maniobra la dirigió el bien recordado maestro constructor Rafael Gurrola.

Ya se tenía entonces el local y se tenía la planta de luz; ahora hacían falta los proyectores y la población de Jerez veía como poco a poco se consolidaba la idea.

Por aquellos ayeres la publicidad del cine, sobre todo de las películas de estreno, se hacía a través de programas que decían la hora, el reparto de la cinta y un pequeño apunte sobre el tema; por las noches a la chiquillada que participaba con antorchas por las calles les regalaban su boleto de “balcón”.

Pero se presentó un problema: en Jerez no había imprenta, pues la de Juan Sifuentes había desaparecido por esas fechas, entonces hubo necesidad de adquirir también una imprenta, misma que se instaló en donde ahora se encuentra “El Camarón Loco 2”.

Las pruebas de resistencia a que fue sometida la estructura del cine fue la de poner en balcón cuatro adobes, como el equivalente de cada persona; dichos adobes se dejaron 15 días, luego fueron bajados y regalados a quienes los solicitaban, procediendo luego a revisar con minuciosidad la estructura que bien pasó la prueba.

En luneta fueron colocadas butacas de madera y en balcón solamente unos largo tablones de madera cepillada para que los asistentes no sintieran en sus posaderas lo frío del cemento.

Las primeras películas exhibidas al público fueron: Rapsodia de Juventud y Genoveva de Bravante.

Frente al cine se instalaban numerosos puestos de pepitas, piñones, “cualaistas”, gorditas, dulces, tacos, chicharrones, y el asistir al cine se tornaba a veces una odisea, pues cuando había un estreno, las colas eran interminables y llegaron a darse casos en que las personas esperaban hasta tres horas de pie para poder adquirir un boleto para la segunda función.

Pepe de Lara y Salvador Sabag fueron pioneros de muchas actividades más y en todas tuvieron éxito.

Tenían algo muy escaso en los tiempos actuales: valor para invertir. Ahora, aparte de valor falta visión a las nuevas generaciones que se dejan ganar el mercado por empresas foráneas.
 




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Hallan una camioneta incendiada y con restos humanos en bolsas 
La nueva casa de El Chapo: penal de mafiosos y terroristas 
Capturan a un hombre en posesión de un arma tras herir a otro 
Acusan de violación al Cabrito Arellano; se trata de su sobrina   
La Sedena denuncia sitio de internet apócrifo 
Anuncia Tello apoyo de $3 millones para cronistas del estado 
Pide PRI resguardo de sus instalaciones por amenazas de Arne
Sorprende extraño fenómeno en cielo de Michoacán 
Derrumban los vientos una barda de ladrillos y cae en un auto   
Vuelca un tráiler cargado con 29 toneladas de veladoras  
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.57
Venta 22.07
€uro
Compra 23.10
Venta 23.6

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad