Friday 24 de February de 2017

Déficit educativo

Ricardo Gómez Moreno      19 Aug 2014 21:30:03

A- A A+

Compartir:
Cual si fuera un logro máximo, el presidente Enrique Peña Nieto anunció el lunes la inversión de 7 mil 500 millones de pesos para el mejoramiento de 20 mil escuelas.

Evitó informar que ese dinero ya estaba presupuestado en el Programa Escuelas de Excelencia para Abatir el Rezago Educativo, publicado en julio pasado en el Diario Oficial de la Federación.

Tal cantidad, sin embargo, es ridícula ante la grave situación que enfrenta la educación básica. Si se manejara escrupulosamente, sin desvíos ni corrupción, a cada centro escolar le tocarían 375 mil pesos.

¿Qué significan 375 mil pesos cuando, según el Censo de Escuelas, Maestros y Alumnos de Educación Básica y Especial (CEMABE 2013-2014) hay 14 mil 444 escuelas sin pizarrones?

Pero hay deficiencias mayores, casi increíbles. Por ejemplo, de los 26 millones de alumnos que el lunes comenzaron clases, más de 113 mil estarán al aire libre; las aulas de otros serán camiones destartalados, vagones de trenes e incluso carpas de circo.

Carecen del servicio de agua potable 6 mil 489 colegios y 20 mil 447 no tienen sanitarios y, asómbrese, a 18 mil 581 aún no llega la electricidad.

¿No debió empezar la reforma educativa por la solución de estos problemas?

El Censo de Escuelas, Maestros y Alumnos de Educación Básica y Especial (CEMABE 2013-2014) fue levantado por el INEGI entre septiembre y noviembre del año pasado y el 31 de marzo fue dado a conocer por el presidente de la Junta de Gobierno del Instituto, Eduardo Sojo Garza Aldape y el secretario de Educación Pública, Emilio Chuayffet Chemor, por lo que estas cifras son oficiales.

En porcentajes, esto es lo que reportó el INEGI:

El total de centros de trabajo censados fue de 236 mil 973. De ellos, 207 mil 682 son de educación básica y especial y 12.4% son otro tipo.

De las escuelas censadas, 86.4% son públicas y 13.6% privadas, pero las deficiencias aquí comentadas solo atañen a las primeras, porque las llamadas “de paga” tienen los servicios, aunque no siempre en las mejores condiciones.

A pesar de conocer estas anomalías, en la estrategia del Presidente no está resolverlas; prefirió hacer de la llamada reforma educativa un ajuste laboral con el fin de debilitar a la base del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, pero sin enfrentarse a los dirigentes.

Todo esto permite vislumbrar que los problemas continuarán, porque la apuesta principal de Enrique Peña Nieto -y del neoliberalismo- es quebrantar la educación pública para privatizarla y hacerla más clasista.

Para sostenerse, la oligarquía requiere un pueblo con escaso conocimiento, fácilmente manipulable, dócil, con escasas aspiraciones y que pueda ser sometido a toda clase de explotación, abusos e injusticias.




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
América y Cruz Azul se enfrentan en momentos críticos
Temor latente
La tercera es la vencida
Las llaves en la cafetera
Robótica, ¿juego de niños?
Kerber y Wozniacki avanzan a semifinales en Dubai
Djokovic jugará el Abierto Mexicano
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 19.66
Venta 20.16
€uro
Compra 20.85
Venta 21.35

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad