Wednesday 07 de December de 2016

 Violencia sin fin

Ricardo Gómez Moreno      12 Nov 2013 22:10:06

A- A A+

Compartir:
Son lapidarias las famosas palabras con las que en 2008 fustigó el empresario Alejandro Martí a los funcionarios encargados de la seguridad pública en México, después de que su hijo fuera asesinado por secuestradores: “¡Si no pueden, renuncien!”.

Viene a la memoria tal situación al leer declaraciones del secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, en las que sostiene que no es posible proteger a los alcaldes en forma individual.

Así lo expresó ante protestas de presidentes municipales de todo el país, tras del asesinato de Ygnacio López Mendoza, alcalde de Santa Ana Maya, Michoacán, con lo que suman ya 37 muertes similares en Michoacán, Guerrero, estado de México, Durango, Chihuahua y Jalisco en los últimos ocho años, según la Asociación de Autoridades Locales de México (AALMAC).

Aparentemente, López Mendoza fue víctima del cártel de las drogas llamado Los Caballeros Templarios.

Agregó el titular de Gobernación: “No podemos ponerle un cuerpo de seguridad a cada municipio, a cada presidente municipal”. Nadie, sensatamente, exigiría a la Federación algo semejante.

Quizás sí sería obligado darle protección a quienes están directamente amenazados y son extorsionados continuamente. La Secretaría de Gobernación sabe quiénes son porque reiteradamente lo ha denunciado la AALMAC, que agrupa a munícipes que compitieron por el cargo bajo las siglas de PRD, PT y Movimiento Ciudadano.

Lo más grave de las declaraciones de Osorio Chong es el tácito reconocimiento de que el Estado mexicano es incapaz de enfrentar la ola criminal que arrasa al país y ofende no únicamente a presidentes municipales, sino también a miles de inermes ciudadanos comunes.

Por lo menos 250 alcaldes de 10 estados sufren amenazas y son obligados a pagar cuotas mensuales de hasta 200 mil pesos, a ceder contratos de obra municipal y hasta les imponen funcionarios, principalmente los de seguridad pública. La sentencia de Alejandro Martí: “¡Si no pueden, renuncien!”, recobra vigencia.

Esta situación no es reciente. Viene ya de varios años y llegó al extremo durante el sexenio de Felipe Calderón Hinojosa, quien no solo fracasó totalmente en su “guerra” al narcotráfico, sino que en los hechos los cárteles se fortalecieron y la delincuencia se extendió a la mayor parte del país y los delitos, comunes y federales se multiplicaron.

Lo peor es que con un Estado débil y acotado y una sociedad dolida y con algunos asomos de rebeldía, México no podría enfrentarse abierta y triunfalmente con las mafias.

Urge que el Gobierno Federal y los poderes fácticos en vez de confrontarse con la sociedad comiencen a aliarse integralmente con ella, porque de continuar como hasta hoy, la nación pronto naufragará en un huracán de violencia y caos social, económico y político.






Periodista
ricgomm@hotmail.com




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.33
Venta 20.83
€uro
Compra 21.84
Venta 22.34

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad