Sunday 04 de December de 2016

Reformar al estado o hundirse

J. Luis Medina Lizalde      15 Oct 2014 22:29:57

A- A A+

Compartir:
Una reforma de estado se abre como la medida necesaria después del crimen perpetrado contra los estudiantes de Ayotzinapa el 26 de septiembre. Las reformas estructurales son políticamente desestabilizadoras aún y si fueran ciertas las falsas bondades que esparcen a los cuatro vientos las propagandistas oficiales.

La reforma electoral no resolvió ninguna de las causas que generan desencuentros entre partidos y algunos cambios empeoraron las cosas según la mayoría de los expertos opinantes.

Peña Nieto cree, como Díaz Ordaz, en el “principio de autoridad” que invocan los represores cada vez que emplean el garrote. Las atrocidades policiales en contra de los pobladores de Atenco durante su mandato en el Estado de México no las lamenta, las concibe como gajes del oficio tal como lo dejó ver en aquel encuentro con la comunidad estudiantil de la Ibero, paridor del movimiento “Yo Soy 132”.

Aunque Peña Nieto se identifique con el estilo Díaz Ordaz, en lo que queda del sexenio buscará más los estilos de Echeverría y López Portillo. Como el primero, se pondrá la máscara de la “apertura democrática” y como López Portillo a lo mejor querrá la reforma de estado de largo alcance como marca sexenal, aunque no aparece en su entorno ningún Reyes Heroles.

Ha sido recurrente la comparación del 2 de octubre de 1968 con el 26 de septiembre del 2014 por las subsiguientes e inevitables consecuencias transformadoras a costa de mucha sangre y dolor, pero hay entre ambas fechas una diferencia : cuando la matanza de Tlatelolco, a pesar de la presencia de más de 500 corresponsales y de delegaciones deportivas de los cinco continentes con la consecuente difusión mundial de la represión, la opinión pública internacional jugaba como agente externo en la vida de nuestro país y no era cosa del otro mundo ignorarla como lo hicieron durante mucha tiempo las feroces dictaduras militares de la América Latina de entonces.

Cabrestean o se ahorcan
El crimen de estado del 26 de septiembre del año que corre, encuentra a la opinión pública internacional jugando como agente interno en cada uno de los países del mundo; a eso algunos le llaman globalización.

Tal realidad no la soslaya el gobierno de Raúl Castro en Cuba con todo y su acendrado nacionalismo a la hora de promover reformas destinadas más a granjearse a la opinión internacional que a sus propios gobernados. Tampoco lo puede ignorar el estado Israelí al que solo el clamor internacional le pone límites en su ferocidad genocida contra los palestinos y desde luego, la existencia de la opinión pública internacional como actor nacional tampoco podrá ser soslayada por el gobierno de Peña Nieto.

La brutalidad ejercida contra los de Ayotzinapa ata de manos a los represores en el poder, ya de por sí en entredicho por los asesinatos cometidos por militares en Tlatlaya, estado de México.


El único camino por recorrer que queda al régimen para prolongarse, es convencer a la predispuesta opinión mundial de que ahora sí va en serio eso de la democratización de los medios de comunicación, la separación de poderes, el abatimiento de la impunidad, la transparencia de la vida pública, el respeto en los hechos de los derechos humanos y la limpieza electoral, la disminución de la extrema desigualdad y el combate real de la pobreza.

Si la parte de la sociedad mexicana que empuja los cambios a la libertad y la justicia jurídica y social interpreta adecuadamente los nuevos escenarios, hará emerger la agenda de la transformación con gran respaldo popular. Las élites no comen lumbre cuando la situación es insostenible, buscarán la matización que más les favorezca antes que el empecinamiento suicida.

Los incendiarios andan sueltos
Los puestos públicos están ocupados en alta proporción por gente no preparada para ejercer poder, sin el autodominio emocional que debe caracterizar a todo individuo que tenga en sus manos la potestad de decidir sobre los demás y sin tolerancia a la manifestación libre. Los autoritarios en este momento son locos peligrosos.

Un Abarca como el de Iguala y una “empoderada” encaramada en el cargo de su marido, como la hasta hace días "primera dama de Iguala", pueden brotar en cualquier parte. Urge una campaña informativa entre los detentadores de pedacitos de poder que les haga saber que: criminalizar la protesta echa gasolina al fuego, desoír inconformes acumula resentimiento social, ostentar ilegítimos privilegios provoca ira social, comprar votos y forzar adhesiones cierra la puerta de la vía pacífica y dejar que los de arriba, (que son pocos) violen las leyes convoca a los de abajo, (que son muchos) a hacer lo mismo.

Nos encontramos el jueves en El Recreo.

twitter: @ luismedinalizal




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Un hombre muere ahogado en La Encantada
Pasar Navidad con su mamá, el más grande deseo de Samuel y Cinthia
Catedráticos estafan a la UAZ  
Captan 'rata' en nevera con pollo de supermercado en Colombia
Mi delito... cegarme de coraje
Instaladas al 100 por ciento las casillas de la elección extraordinaria 
Perla y Paola nunca han estrenado ropa
Confirman que Paquete Económico se entregó a tiempo
Instala INE Consejos Electorales para elección extraordinaria 
Se registra poca afluencia de votantes en elección extraordinaria 
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.61
Venta 21.11
€uro
Compra 21.99
Venta 22.49

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad