Thursday 08 de December de 2016
»Se presenta el grupo Leyendas de Zacatecas en el Museo Zacatecano 

Representan la leyenda 
de La hija del Diablo

Paulina Díaz      29 Oct 2013 20:10:27

A- A A+

Compartir:
  • Ocho actores dieron vida a los personajes. (Miguel Correa) Ocho actores dieron vida a los personajes. (Miguel Correa)
  • Andrea y Esmeralda disfrutaron de la obra. (Miguel Correa) Andrea y Esmeralda disfrutaron de la obra. (Miguel Correa)
  • La historia atrapó a todos los asistentes. (Miguel Correa) La historia atrapó a todos los asistentes. (Miguel Correa)
Imagen de


Con trajes típicos de la época y un escenario sencillo, pero llamativo, el grupo actoral Leyendas de Zacatecas contaron la historia de La hija del Diablo, en el marco del Segundo Festival de Día de Muertos Fray Joaquín Bolaños, en el patio central del Museo Zacatecano.

Manuel de Ordóñez, un rico y acaudalado hombre que existió en tiempos de la Inquisición, cobró vida para narrar dicha leyenda.

La historia se desarrolla en la Villa de Llerena, cuando don Manuel de Ordóñez puso sus ojos en la joven Lucy, una chica de 17 años que llega al pueblo en compañía de su madre, Juliana.

Tras varios intentos fallidos de conquistar a la niña con flores, regalos y cartas, Manuel de Ordóñez decide aprovechar su cargo en la Inquisición y manda envenenar a todas las ovejas del pueblo.

Los habitantes se volvieron locos con tantas muertes y aseguraban que las causantes de los males que azotaban al pueblo eran provocados por dos brujas.

Inmediatamente el acaudalado Ordóñez visitó la mansión de Lucy y su madre y pidió nuevamente la mano de la joven con el fin de salvarlas, pero doña Luciana se la negó nuevamente.

Cansado de tantos intentos, las manda aprehender y llevar a la hoguera.

Antes de morir, la joven Lucy exclamó: “Todos se arrepentirán, pues mi padre Lucifer vendrá a vengar nuestras muertes”.

Fue entonces que la profecía se cumple y los primeros en morir fueron Manuel de Ordóñez y su mayordomo, mientras la gente, asustada y temerosa de sus pecados, pedía auxilio al padre de la Villa de Llerena, pero fue en vano, pues todos los que acusaron a las mujeres injustamente murieron.




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
El eterno viajero
Conmemora el Museo de Guadalupe su centenario
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.32
Venta 20.82
€uro
Compra 21.93
Venta 22.43

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad