Saturday 03 de December de 2016
RSS Minuto x Minuto
 

Ricardo Mendieta

Ricardo Gómez Moreno      16 Sep 2014 21:30:09

A- A A+

Compartir:
El pasado 13 de septiembre falleció en la ciudad de Zacatecas el periodista Ricardo Mendieta Terrazas, quien con su oficio y tesón contribuyó a mantener el diario Excélsior, en los años 70 y 80 del siglo pasado, entre los 10 mejores diarios del mundo y el más influyente de América Latina.

Máximo referente tanto en la prensa escrita como entre los entonces incipientes telediarios, su compenetración con el poder político fue tal que las crisis nacionales se reflejaban de inmediato en su vida interna, pero del mismo modo, Excélsior influía determinantemente el acontecer nacional.

En aquellos años era Ricardo Mendieta quien conducía la línea informativa, porque el Director General solía ausentarse frecuentemente o estaba ebrio.

Transcribo un fragmento del comentario del reportero Fernando Meraz Mejorado, desde entonces uno de los mejores reporteros nacionales, expresado con motivo del fallecimiento del mutuo amigo:

“Ricardo Mendieta es una gran figura del periodismo mexicano. Cuando muchos abandonamos el Gran Periódico, convencidos por un santón víctima de su propia vanidad (parece referirse a Julio Scherer García), dejando la institución en manos de un director alcohólico, cretino y zafio (Regino Díaz Redondo), Mendieta Terrazas emprendió el esfuerzo colosal de mantener el nivel informativo de esa casa editorial aun con reporteros mediocres que ocuparon la trinchera a la que en otras condiciones jamás hubiesen llegado.

“Mendieta tuvo el talento, arrestos y capacidades para lograrlo. Tanto, que en poco tiempo el periódico recuperó todo su poder e influencia, que mantuvo durante 25 años más”.

En agosto de 1979 -perdónese que quien escribe hoy hable en primera persona- tuve la fortuna de integrarme a la Jefatura de Redacción del “periódico de la vida nacional”.

Pronto gané la confianza de Mendieta, quien con acierto, rapidez y contundencia armaba diariamente la primera plana, y decidía el lugar que ocuparía la información.

Nada tardamos en convertirnos en mancuerna laboral, amigos y compañeros de parrandas. Fueron muchísimos los amaneceres en el Corral de la Morería, donde éramos los últimos en salir, junto con la troupe gitana que alegraba el tablao.

Sin embargo, la complicidad y las hazañas en Excélsior terminaron cuando Mendieta debió marcharse, víctima de intrigas impulsadas desde cúpulas gubernamentales.

Ya sin Ricardo Mendieta en la Jefatura de Redacción, los enemigos del periodismo libre empezaron a anular a Díaz Redondo mediante el arribo de un mediocre subdirector, hábil solo para su enriquecimiento ilegal.

La presión interna contra los periodistas reacios al contubernio se recrudeció y algunos optamos por salir. La otrora próspera y rica cooperativa comenzó a debilitarse, luego se endeudó y finalmente fue quebrada.
Sea esta reflexión, escrita a vuelapluma, modesto homenaje a Ricardo Mendieta Terrazas, un imprescindible del viejo Excélsior, un amigo, un gran periodista.

Los paréntesis son míos.

ricgomm@hotmail.com




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.58
Venta 21.08
€uro
Compra 21.98
Venta 22.48

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad