Saturday 03 de December de 2016

Salinas, de descarrilado a maquinista Édgar Félix

Édgar Félix      10 Feb 2014 20:30:08

A- A A+

Compartir:
Cuando un expresidente de México se mete a la discusión nacional para tratar reeditar la historia que lo consume, en los medios de comunicación con entrevistas dizque exclusivas, es que ha concertado previamente con el Presidente en turno su presencia o al menos, se ha convertido en una persona grata por el actual régimen. Es decir, Carlos Salinas de Gortari, quien intenta bañarse en pureza con esa frase de “intentaron descarrilar mi gobierno” tiene la venia del actual grupo de poder político y económico. Y eso es preocupante.

De entrada, esperemos que no tiemble, porque siempre que sale a escena entrevistado por sus periodistas favoritos y a modo, se registra un sismo en la capital del país, además de las reacciones acaloradas de los partidos de oposición, del opinólogo de café. En una palabra, Salinas tiene permiso de tratar de torcer una historia que lo acabará con el pasar de los años.

Es como si Santana, Victoriano Huerta o el mismísimo Luis Echeverría Álvarez dijeran: “intentaron descarrilar mi gobierno”. Para reírse un rato. Como si ese gobierno fuera viento en popa, como un enorme trasatlántico que deja progreso y bienestar a su paso. De entrada se coloca en un lugar de víctima.

¿Carlos Salinas de Gortari de víctima? Esa sí es una noticia para registrar; su humildad y el olvido del profundo daño que causó a este país en su sexenio, de 1988 a 1994. Como esa vieja frase del periodismo: “no es noticia cuando un perro muerde a un humano, sino cuando el humano muerde al perro”. Y Salinas es el sinónimo del chupacabras. Algo así.

De toda esa perorata presidencial destaca la pérdida de ecuanimidad de Carlos Salinas de Gortari cuando se refiere a su sucesor Ernesto Zedillo Ponce de León y a Manuel Camacho Solís. Al menos, en otras entrevistas de años anteriores había conservado la distancia al no atacarlos, pero ahora se descoció el expresidente de México. Tanto de Zedillo y de Camacho Solís queda claro que no los considera de su equipo. Seguramente eso los ayudará.

Quien queda excluido del círculo cercano a Carlos Salinas de Gortari debe considerarse afortunado; sin embargo, no es el objetivo de Salinas en la entrevista con Rogelio Cárdenas, sino de hacer acto de presencia opinando de manera soez y grotesca de los acontecimientos de 1994, como el niño que llega con mano en goma a borrar lo que no le favorece.

El otro mensaje de Salinas de Gortari es un grito de presencia. Una declaración que no deja duda del poder que ejerce tras bambalinas, como estratega y cerebro de varias acciones que ahora vemos fructificadas en reformas a la Constitución y la incidencia de capitales extranjeros en sectores económicos estratégicos y hasta hace poco intocables. Salinas tiene poder, no lo ha perdido. Mueve los hilos todavía, pero que no venga a decir que intentaron descarrilar su gobierno cuando es el maquinista que conduce la locomotora. Que no joda.
 




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Economía incierta para 2017: analistas; efecto Trump
Salud apuesta a reducir las muertes maternas
Se impulsará expansión del libre comercio: Peña
Muro de Trump traería graves consecuencias para la biodiversidad: PNUMA
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.58
Venta 21.08
€uro
Compra 21.98
Venta 22.48

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad