Saturday 10 de December de 2016

Se presume inocente

Elizabeth Sánchez Garay      14 Nov 2013 23:34:26

A- A A+

Compartir:
Buscaba el otro día algunas de mis series favoritas de televisión, como Homeland o Boardwalk Empire, y vi, sin proponérmelo, un programa que no era de ficción, pero parecía serlo por la situación trágica que han vivido los protagonistas de las historias narradas. 

Me refiero a “Se presume inocente” que transmite el canal A&E y que tiene gran parecido con el largometraje mexicano “Presunto culpable”, aquel documental que narra la vida de un tianguista de Iztapalapa que pasó más de dos años en la cárcel por un crimen no cometido.  

La propuesta televisiva parte de una idea central: la presunción de inocencia es una garantía consagrada por la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Sin embargo, esta garantía es violentada con no poca frecuencia. 

Los motivos de esta situación son distintos, pero en casi todos los casos prevalecen endebles sistemas jurídicos, procesos judiciales erróneos y cerrazón de autoridades que se niegan a aceptar las pruebas de inocencia de los detenidos. 

Narrados por las víctimas del ultraje, la serie genera un sentimiento de compasión por el infierno que han vivido estas personas, quienes describen la impotencia y el terror experimentado frente al poder avasallador. 

El programa que vi narraba el caso de Juan Manuel Palmisano, comerciante argentino que fue acusado de secuestro con fines de extorsión. La causa de la detención fue de lo más absurda. 

Resulta que su expareja empezó a salir con el hijo de un empresario de ese país de no muy buena reputación. Debido a ello, Palmisano pidió insistentemente a la mujer que la hija de ambos no conviviera con tal persona. 

Así, cuando el hijo del empresario fue secuestrado y a pesar de que fue liberado dos días después sin que se entregara rescate alguno, la justicia argentina culpó al comerciante del secuestro, al considerar que había cometido el delito por venganza, pero sin tener pruebas fehacientes. 

Después de ver el programa, busqué en Internet información del caso y me encontré con una carta, escrita por Palmisano desde la cárcel y publicada en la prensa del país, donde suplicaba ayuda para esclarecer el error. 

En la misiva dice lo siguiente: “me metieron en los calabozos con un grupo de delincuentes. Ahí empezó la peor pesadilla de mi vida”. Después añade: “he pasado seis meses sin ver a mi hija. ¿Quién me devuelve el tiempo de no estar con ella?”

Lo que en ese entonces no sabía Palmisano es que pasaría mucho tiempo más en la cárcel sin que se hiciese justicia, ya que fue absuelto después de dos años, tres meses y nueve días de permanecer privado de su libertad. ¿Cuántos casos así habrá en México? 




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.38
Venta 20.88
€uro
Compra 21.54
Venta 22.04

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad