Friday 09 de December de 2016

Ser agradecidos siempre

Isabel Orendain      13 Nov 2014 20:29:12

A- A A+

Compartir:
La educación familiar no sólo es escolar, también es inculcar la gratitud. (Cortesía)
La educación familiar no sólo es escolar, también es inculcar la gratitud. (Cortesía)
Cuando uno organiza una fiesta, ya sea boda, cumpleaños, primera comunión o cualquier otra, son semanas y a veces meses de preparación.

Son muchos gastos que están fuera del presupuesto y es dinero que se ahorran con mucho esfuerzo o, en algunos casos, hasta nos llegamos a endeudar por celebrar estas fiestas.

Cuando vamos de invitados, como padres hay que enseñar a nuestros niños y también a nosotros mismos a valorar lo que nos ofrecen en esas reuniones. Hay que pensar que el organizador da lo mejor que puede y muchas veces con sacrificios.

No es posible que aparte de que nos invitan, salgamos con reniegos y a veces con comentarios negativos como “no, qué mala la música; “no, qué fea la comida”; “ mamá, los bolos están horribles”.

Y cuando nosotros somos los que organizamos, también hay que enseñarnos y enseñar a nuestros hijos a agradecer y estar contentos con los regalos que recibimos, porque la gente que nos lo da se dio el tiempo e hizo el esfuerzo por ir a escoger y comprar el regalo para nosotros.

Recordando el dicho es de buen nacido ser agradecido y cuando lo escuchamos es cuando viene la pregunta qué tanto somos agradecidos no solo con los que nos invitan a las fiestas, sino en todas las circunstancias de la vida, con todas las personas de la vida diaria, las de intendencia, los veladores del edificio, el cartero, el que me pone la gasolina y la que me ayuda en la casa.

Actualmente, las personas sentimos que nos merecemos todo. Puede cambiar la dinámica del matrimonio y de la familia cuando dentro de ella agradecemos de corazón, tanto con palabras como con actitud. El ser humano necesita reconocimiento y en la familia es el primer lugar en donde debe de existir.

Al reflexionar, hay que hacerse varias preguntas, como esposa: ¿le agradeces a tu esposo que salga a trabajar y reconoces su sacrificio de levantarse temprano?, ¿le das las gracias por llevarte el dinero de la quincena y por ayudarte en las tareas de la casa?

Tú, como esposo, ¿le agradeces a tu esposa sus desvelos con los niños?, ¿la comida que hace diariamente?, ¿las tareas de la casa, como planchar, lavar, tener la ropa y los baños limpios?

A sus hijos, ¿les enseñan a decir gracias cuándo acaban de comer?, ¿cuándo les compran algo?

Si reflexionas y te diste cuenta de que no, ¡hoy es tiempo de empezar!




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
A plena luz del día asesinan a 3 hombres en Calera
Madre finge que le robaron a su bebé para ocultar que lo asesinó
Llega a casa de su hijo; lo encuentra muerto
Balean dos viviendas del Centro Histórico de la capital
Por frío, cobijan a bebé en exceso y muere asfixiado
Se quedan comerciantes del mercado Arroyo de la Plata hasta el 15 de enero
La Joya está lista para los XV años de Rubí y sus invitados
En Guerrero 3 agentes de la PGR murieron calcinados en un vehículo
Caen 2 por homicidio de Renato López; móvil sería pasional
Entrega la Sedesol 9 millones de pesos en créditos
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.38
Venta 20.88
€uro
Compra 21.54
Venta 22.04

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad