Saturday 03 de December de 2016

Si no puede ser mío, que no sea de nadie

Juan Carlos Ramos León      18 May 2014 22:00:08

A- A A+

Compartir:
Me dio mucho gusto constatar que se encuentra en obra un proyecto denominado Parque Ecológico Metropolitano entre la Calzada Solidaridad y Lomas de Bracho. Felicito a Gobierno del Estado por esta iniciativa; a nuestros hijos les faltan espacios donde puedan jugar de forma segura e interactuar con la naturaleza.

Ojalá que no corra la misma suerte que el Parque de la Encantada. Sería una verdadera lástima.
Quien haya tenido la oportunidad de visitar recientemente las instalaciones del Parque la Encantada, incluidos el lago, el zoológico y la zona de juegos, se habrá podido percatar de dos cosas: la primera de ellas, que la planeación y ejecución (incluido el equipamiento) del proyecto fue sencillamente admirable.

Armonizan funcionalidad y modernidad con un estilo arquitectónico que complace a la vista.

La segunda es el estado tan deplorable en que, a tan pocos años de su remodelación, se encuentran.

No se trata solo de la falta de mantenimiento y el descuido. Intervienen, además, el claro maltrato y hasta el vandalismo del que ha sido objeto.

Es realmente lamentable, pero se pueden observar juegos infantiles como los que se encuentran en los mejores parques públicos de países como Estados Unidos con los cuales los niños no pueden ya jugar debido a la deplorable condición en la que se encuentran. Hay secciones a las que quienes han accedido lo han hecho para utilizarlas como baños públicos y no quiero ni imaginarme para qué tantas cosas más.
Claro, las puertas de los servicios sanitarios ahí ubicados estaban cerradas con llave a plena luz del día.

Quienes tienen a su cargo la responsabilidad de estas instalaciones tienen parte de la culpa. Su incapacidad -organizativa o presupuestal- les lleva a tener que ponerle llave a esas puertas y decir “no hay quien cuide o esté al pendiente, ahí arréglense”; qué lástima que no se pueda hacer lo mismo con los espacios abiertos.

Pero la mayor parte de la culpa, seamos honestos, la tiene el ciudadano de a pie con su pobreza -que más que pobreza yo diría “bajeza”- cultural. Somos un pueblo que hemos estado acostumbrados a los subsidios y a las dádivas del gobierno y por eso no valoramos las cosas que son gratuitas, es decir, que no nos cuestan -o por lo menos eso creemos-.

Si se dan cuenta todo radica en una actitud de “no es mío, por lo tanto es de otro, entonces no me importa, es más, si no puede ser mío pues que no sea del otro tampoco”. ¿Nos costará mucho cambiar a la actitud de “no es mío, por lo tanto es de otro y debo de respetarlo aunque me permitan usarlo un poco para mi provecho”? Por el bien del Parque Ecológico Metropolitano y, en general, de nuestra nación, ojalá que comenzáramos a hacerlo.




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Muro de Trump traería graves consecuencias para la biodiversidad: PNUMA
Hallan equipo de espionaje en el Congreso de Aguascalientes
Economía incierta para 2017: analistas; efecto Trump
Le llueven más cargos a Duarte; presentan denuncia por omisiones
Salud apuesta a reducir las muertes maternas
Se impulsará expansión del libre comercio: Peña
Los hermanitos Ramos esperan con fe al Niño Dios
Alejandro Murat pide declaración 3de3 al gabinete
Ganan meseros un promedio de 28 pesos la hora
Busca Inapam incrementar beneficios para adultos mayores 
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.58
Venta 21.08
€uro
Compra 21.98
Venta 22.48

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad