Saturday 10 de December de 2016

Sin justicia no hay paz

Mara Muñoz Galván      19 Aug 2014 22:00:03

A- A A+

Compartir:
Fue un 29 de octubre del 2010 cuando el azar del periodismo me llevo a participar en una marcha contra la violencia en Ciudad Juárez, Chihuahua.

El contingente de apenas 100 personas era pacífico, su principal reclamo era que cesara el abuso de la fuerza militar y policiaca en esta ciudad.

El clima era de total incertidumbre por los tiroteos, cateos ilegales a domicilios particulares; en suma, se vivía una gran desconfianza en las fuerzas del orden.

De pronto, tres patrullas cortaron el paso a un grupo de jóvenes que se manifestaban al final del contingente. Los disparos se escucharon provocando la estampida de los manifestantes entre gritos y llanto.

De pronto, hombres y mujeres participantes de la marcha, comenzaron a gritar: “lo mataron”, “una ambulancia”.

En medio de la escena, el cuerpo de un joven menor de 20 años yacía en el suelo con un agujero en el vientre por el que asomaban sus vísceras.

Un policía federal había disparado al manifestante desarmado, un estudiante de Sociología de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez.

Ante la agresión, el contingente se dispersó. Tres helicópteros empezaron a volar el área, estábamos a unos metros de la entrada principal de la universidad, en donde se tenía planeado terminar la manifestación.

El asesinato de un joven afroamericano desarmado en Ferguson, Missouri, a manos de un policía, me hizo recordar este espantoso capítulo.

El uso desmedido de la fuerza por parte de los policías hacia la comunidad negra de EU no es nada nuevo. Sin embargo, la respuesta de la colectividad en este caso ha sido frontal y decidida.

Desde hace más de una semana las manifestaciones callejeras no han dado tregua; la multitud pide justicia para este joven y su familia. “Sin justicia no hay paz”, gritan los manifestantes. Esta proclama no debería resultarnos ajena en México. La policía de Ferguson y la Policía Federal mexicana no se ven tan diferentes bajo el lente que juzga el abuso. Lo cierto es que la policía de Estados Unidos después del 11 de septiembre y la policía mexicana desde el sexenio de Felipe Calderón y su guerra han sufrido un proceso de militarización sin precedente.

En México, el caso de Ciudad Juárez se llevó ante las autoridades judiciales; un expediente más para nuestro cuestionado sistema.

Las protestas ciudadanas acallaron ante el temor de represalias en esta ciudad norteña. Nada más se supo en los medios de comunicación de este joven, herido de gravedad por ejercer su derecho a la libre manifestación.

En Estados Unidos, en Ferguson, la muerte de este joven de color sigue latente en el ánimo de la multitud que sale a las calles cada noche para exigir justicia.

Las autoridades se niegan a responder castigando al policía agresor. La gente de esta comunidad mayoritariamente negra no cesa en su reclamo de exigir justicia.

Sin embargo, la impunidad puede ser un ingrediente más que identifique a ambas tragedias en los dos países.

Al final de cuentas veremos si en ambos casos el acceso a la justicia está condicionado por la procedencia de la víctima, su color y clase social; la pregunta es qué tan lejos llevarán en Ferguson el emblema de su lucha: sin justicia, no hay paz.




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.38
Venta 20.88
€uro
Compra 21.54
Venta 22.04

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad