Monday 05 de December de 2016

Sin legitimidad histórica, todo queda en espectáculo

J. Luis Medina Lizalde      11 Jun 2014 23:00:06

A- A A+

Compartir:
Una de las aportaciones que México hizo al mundo a partir de la Revolución Mexicana es la avanzada legislación laboral aprobada durante el breve periodo presidencial de Emilio Portes Gil, reglamentando el Artículo 123 de la Constitución de 1917.

Fue en el sexenio del general Lázaro Cárdenas del Río cuando los trabajadores ejercieron sus derechos conforme a lo establecido en las leyes en la materia, pero el gusto duró muy poco, ya que el sucesor del general Cárdenas no tuvo la estatura de estadista que los tiempos reclamaban e inició la vuelta atrás que temían los partidarios de que en vez de Ávila Camacho el siguiente Presidente fuera el también general michoacano Francisco Múgica.

La primera Revolución del siglo 20, como ha sido caracterizada por diversos estudiosos, se convirtió en la fuente de legitimidad del régimen. El Partido Nacional Revolucionario, que después se llamaría Partido de la Revolución Mexicana, en 1946 se convierte en el Partido Revolucionario Institucional, iniciando de manera calculada el abandono de los ideales sociales para hacerle espacio a los intereses privados de una minoría privilegiada seducida, ya no por la versión de modernidad emanada de Francia como la élite del porfiriato, sino por la que desde Estados Unidos se lanza al mundo.

Las conquistas de los trabajadores plasmadas en la ley federal del trabajo y en los contratos colectivos se convierten en el blanco favorito de los “modernizadores”, la represión a los movimientos sindicales vuelve a ejercerse con la misma intensidad violenta con la que la dictadura de Porfirio Díaz enfrentó a los huelguistas de Cananea y Río Blanco, así lo constataron los mineros de Nueva Rosita, Coahuila, los ferrocarrileros, los maestros y los médicos.

La continuidad de la política laboral contraria a los trabajadores no se interrumpe con el acceso del PAN a la presidencia de la República como lo prueba fehacientemente el criminal abandono de las víctimas de Pasta de Conchos, el golpe al Sindicato Mexicano de Electricistas o el pisoteo cínico de los derechos laborales de los trabajadores de Mexicana de Aviación.

Con esos antecedentes es lógico concluir que el régimen actual carece de legitimidad histórica para conmemorar la gesta revolucionaria en lo general o cualquier acontecimiento, como es el caso de la Toma de Zacatecas ¿con qué cara conmemoran la victoria revolucionaria los desmanteladores de las conquistas del movimiento mediante reformas como la laboral?

igual en lo local
De igual manera, el gobierno de Zacatecas que tuvo en suerte organizar la conmemoración centenaria, lejos está de lo que representa el aniquilamiento del Ejército que Porfirio Díaz dejó intacto antes de partir para no volver; en su práctica no percibimos identidad con los ideales de justicia de los revolucionarios y para muestra basta un botón:

El Instituto Zacatecano de Educación para Adultos (IZEA) es centro de abuso laboral institucionalizado desde que nació al mantener una plantilla laboral de más de 100 trabajadores mediante la modalidad de Contratos de Prestación de Servicios Profesionales. Se les hace firmar contrato cada tres meses, a pesar de participar en una relación subordinada, con horario preestablecido, obligaciones y bienes bajo su custodia, careciendo de seguridad social y demás prestaciones. La iniciativa de un núcleo de trabajadores del IZEA de constituir el Sindicato Único de Trabajadores del Instituto Zacatecano de Educación para Adultos (SUTIZEA) obtuvo la más burda de las respuestas:


El despido de Marcos Ruelas Zavala, principal impulsor del sindicato, como lo hicieron semanas antes con Alejandro Rivera Nieto por pretender formar un sindicato independiente entre los trabajadores de gobierno, con semejante proceder el gobierno de Miguel Alonso exhibe una intolerancia que introduce tensiones evitables con la simple observancia de la ley.

No conformes con eso, dos trabajadores de Loreto, Zacatecas, citados con engaños, fueron intimidados para que firmaran un formal desistimiento ante el presidente de la Junta Local de Conciliación y Arbitraje, según activistas sindicales, redactor del documento en cuestión.

La infame presión a los que han sometido a los trabajadores descontentos provocó una severa crisis que condujo a su hospitalización (en clínica privada por carecer de IMSS o ISSSTE) a una trabajadora del IZEA en Jalpa.

terrorismo laboral ¿de parte de quién?
En las 14 coordinaciones que operan en la entidad se hostiga al personal para que repudien al sindicato. No todos los coordinadores participan del esquema, pero, como nos lo manifiestan, están advertidos de que si no logran que firmen los susodichos serán removidos.

Se entiende por qué Zacatecas es escenario de violación sistemática de los derechos laborales, (oficialmente se reconoce que dos de cada tres trabajadores carecen de prestaciones). ¿Con esta moral honran a Villa, Ángeles y Natera?

Nos encontramos el lunes en El recreo.




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Descubren al amante debajo del colchón, es atacado y muere en hospital
Hospitalizan a niña que reveló infidelidad de su madre
El Runrún/Los chicos malos de Chayo 
Judit Guerrero obtiene la victoria en las urnas
Enríquez se despide de Mineros; Colima, su posible destino
El Bronco prepara impuesto para ¡las carnes al carbón!
Rebecca de Alba estuvo embarazada de Ricky Martin
Fuertes vientos azotan viviendas; PC se mantiene alerta
Fotos: Hawai, sí Hawai, se cubre de nieve
Partidos gastaron en zumba y menudo
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.56
Venta 21.06
€uro
Compra 22.15
Venta 22.65

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad