Wednesday 07 de December de 2016

Somos responsables

José Carlos García Fajardo      17 Jun 2014 11:13:47

A- A A+

Compartir:
Somos responsables unos de otros porque nos sabemos obligados por lazos de reconocimiento mutuo.

Estos lazos nacen de un vínculo entre las personas y son superiores a los del frío deber. Esa es la auténtica solidaridad, hacer propios las necesidades y los goces ajenos. Es la clave de nuestra concepción de la vida y de la actitud que debe informar nuestra conducta.

Pero el concepto el desarrollo ha sido manipulado al servicio de intereses que en bastantes casos han hecho de la cooperación para el desarrollo un nuevo colonialismo, asimilable a la esclavitud o a la guerra.

Peor que el de los estados del Norte sobre el Sur porque aquellos aún se ocupaban de algunas actividades sociales pero los intereses de los grandes capitales son ciegos, ocultos e insaciables, llegando a actuar como auténticos terroristas, inhumanos por despiadados.

El premio Nobel de Economía, Amartya Sen, afirma que el desarrollo humano consiste en un proceso de expansión de las libertades reales de los individuos, de tal manera que cada ser humano esté en disposición de poder desarrollar todo su potencial como persona, de poder poner en práctica sus capacidades. Frente a las concepciones utilitaristas y economicistas que asimilan el desarrollo con el crecimiento económico, el desarrollo humano sostenible (DHS) pone el acento en otras dimensiones que suelen olvidarse. Ese disparate de tratarnos como recursos humanos y naturales para ser explotados con el fin de obtener los  mayores beneficios. Esta es la lógica del mercado: cuanto más, mejor; en lugar de cuanto mejor, más.

El concepto de desarrollo humano sostenible debería incluir un componente económico que trate la creación de una riqueza auténtica y mejores condiciones de vida material, equitativamente distribuidas; un ingrediente social medido en términos de salud, educación, vivienda y empleo; una dimensión política que abarque valores como los derechos humanos, la libertad política, la emancipación legal de la persona y la democracia representativa; un elemento cultural que reconozca el hecho de que las culturas confieren identidad y autoestima a las personas; un medio ambiente sano y el paradigma de la vida plena, referido a los sistemas y creencias simbólicas en cuanto al significado último de la vida, la historia, la realidad cósmica y las posibilidades de trascendencia.

Con esta dimensión social del desarrollo estamos de acuerdo siempre que se atenga a las cuatro normas también básicas para nosotros: que sea endógeno, sostenible, equilibrado y global.

De ahí que la actividad de una organización social humanitaria sea inconcebible sin una ética como saber que nos orienta para tomar decisiones justas y equitativas.


*Centro de Colaboraciones Solidarias 




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Muere al instante una mujer tras accidente en motocicleta
Descubrió a su pareja violando a su hija y lo hiere a machetazos
En los XV de Rubí habrá ¡Sergio el bailador en vivo!; Bronco confirma
Tren se descarrilla; transportaba maíz transgénico
Rechazan dar servicio de guardería a los padres
Estiman costo del muro de Trump en 20 mil mdd
Lanzan su globo; desean un juguete
Senado abre negociación por marihuana medicinal; Cáñamo, el centro de la disputa
Educación 
Refinanciamiento no implica más deuda: Miranda Castro
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.31
Venta 20.81
€uro
Compra 21.86
Venta 22.36

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad