Thursday 08 de December de 2016

¿Tiempos nuevos? 

José Manuel Félix Chacón      7 Jan 2014 21:10:05

A- A A+

Compartir:
Ayer, por así decirlo, recomenzamos. “El Pueblo que estaba sentado en tinieblas, vio una gran luz” (Mt 4,16), nos dice el profeta Isaías, citado en este Evangelio, y que nos remite al que escuchábamos en noche buena. Volvemos a comenzar, tenemos una nueva oportunidad. El tiempo es nuevo, la ocasión lo merece, dejemos humildemente que el Padre actúe en nuestra vida.

Hoy comienza el tiempo en que Dios nos da una vez más su tiempo para que lo santifiquemos, para que estemos cerca de Él y hagamos de nuestra vida un servicio de cara a los otros. El tiempo es una invención del ser humano, es una medida por la cual tenemos la oportunidad de organizar nuestra vida, pero nos hemos preguntado en qué medida empleamos adecuadamente nuestro tiempo, existen personas que viven del pasado positiva o negativamente, viven de la nostalgia y escuchamos frases como “los tiempos pasados fueron mejores”.

Ciertamente a nosotros no nos corresponde decir si lo fueron o no, ciertamente el tiempo que pasa es una oportunidad para crecer, para rectificar y para construir. Hace apenas unos días celebrábamos la Navidad y el Año Nuevo, oportunidades para agradecer y para pedir perdón, comenzamos un tiempo nuevo, lleno de sueños, de expectativas y de esperanzas.

Todo esto va ser posible en la medida de que cada uno de nosotros le pongamos todo el empeño, que vivamos el presente con alegría para poder construir el futuro con optimismo, tiempos nuevos significan nuevas oportunidades, aprovechemos al máximo minuto a minuto de nuestra vida, recordando que el tiempo pasa y no regresa.

La Navidad se acaba, lo hará el próximo domingo si Dios quiere con la fiesta del Bautismo del Señor, y con ella se da el pistoletazo de salida para el nuevo año, para el tiempo ordinario tal y como decimos en la liturgia cristiana para vivir in extenso el misterio de la Navidad. La Encarnación del Verbo nos ha visitado en estos días y ha sembrado en nuestros corazones, de manera infalible, su Gracia salvadora que nos encamina, nuevamente, hacia el Reino del Cielo, el Reino de Dios que Cristo vino a inaugurar entre nosotros, gracias a su acción y compromiso en el seno de nuestra humanidad.

Por esto, nos dice san León Magno que la providencia y misericordia de Dios, que ya tenía pensado ayudar en los tiempos recientes al mundo que se hundía, determinó la salvación de todos los pueblos por medio de Cristo.

Ahora es el tiempo favorable. No pensemos que Dios actuaba más antes que ahora, que era más fácil creer cerca de Jesús -físicamente, quiero decir- que ahora que no le vemos tal como es. Los sacramentos de la Iglesia y la oración comunitaria nos otorgan el perdón y la paz y la oportunidad de participar, nuevamente, en la obra de Dios en el mundo, a través de nuestro trabajo, estudio, familia, amigos, diversión o convivencia con los hermanos. ¡Que el Señor, fuente de todo don y de todo bien, nos lo haga posible!




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Prepara director de Fonatur respuesta a ataques de Morena
Nuño culpa a Gordillo del rezago educativo
Achacan fallo educativo a Calderón y Gordillo
Sancionan a personal del IMSS que participó en un ‘Mannequin Challenge’
Peña: México, motor de crecimiento de AL
Arrebatan al narcotráfico 150 mil armas; además de drogas y bienes
Asesinó a su esposa en la calle; lo dejan en libertad
Más de 150 elementos buscan por aire y tierra a delincuentes en Veracruz
El eterno viajero
Denuncian fraude en universidad de Duarte
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.32
Venta 20.82
€uro
Compra 21.54
Venta 22.04

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad