Saturday 25 de February de 2017

Todo tiene un porqué 

Juan Carlos Ramos León      11 May 2014 21:10:09

A- A A+

Compartir:
Tuve la oportunidad de asistir la semana pasada a una conferencia titulada 12 Segundos. La expositora es una joven admirable, quien, a la edad de 8 años, sufrió junto con su madre y su hermana menor un accidente en el que una fuga de gas produjo una terrible explosión.

Es muy difícil compartirles en este reducido espacio toda la carga de enseñanzas positivas que la joven nos compartió durante poco más de una hora que duró su magnífica ponencia. Me quiero centrar en tan solo un punto medular: la angustiosa búsqueda de un porqué.

Esta joven se ha dedicado a compartir su experiencia con distintos públicos para inyectar un poco de esperanza y otros valiosísimos mensajes; nos contó cómo, en una de sus participaciones más relevantes debido al número de asistentes esperados, notó para su sorpresa la presencia de su padre entre el público.

Al término del acto, éste se acercó con ella a decirle “nunca tuve una respuesta a todos tus porqués; hoy la tengo: precisamente por esto”, haciendo referencia al numeroso auditorio que se había contagiado de sus ganas de vivir al escuchar su testimonio.

Todo tiene un porqué. Desafortunadamente, nuestra naturaleza hace que en las horas de angustia y desesperación no podamos entender nuestra situación y hasta andemos más bien buscando quién nos la pague, en lugar de quién nos la hizo -generalmente, el chivo expiatorio tiende a ser Dios-.

Hace un par de semanas escribí aquí sobre unos jóvenes que resultaron lesionados mientras se encontraban de misiones en Oaxaca. Estoy seguro de que ellos y sus familiares, en este inmerecido calvario que les tocó vivir, están llenos de estos porqués. Sería muy pretencioso de mi parte tratar de esbozar algún tipo de respuesta, pero su condición sí ha sido para mí motivo de muchas reflexiones y estoy seguro de que no soy el único.

Entonces, vuelvo a analizar ciertos factores que han girado en torno a esta tragedia y veo a grupos de jóvenes organizando todo tipo de actividades -la citada conferencia es una de ellas- para recaudar fondos para ayudar a solventar sus altísimos gastos médicos; escucho decir, también de otros jóvenes, que nada los sacaba de su apatía hasta que esto sucedió y que ahora “traen las pilas bien puestas”.

He visto cómo un aire de empatía y generosidad flota en el ambiente y estoy bien seguro de que el sufrimiento de los protagonistas de esta triste historia no va a quedar estéril.

No se trata de ir por la vida con una actitud obsesiva de buscarle a todo su porqué; más bien se trata de ir disfrutándola teniendo la certeza de que las cosas que suceden no son coincidencia, sino providencia y, por lo tanto, hacer solo lo que nos corresponde hacer dejando confiadamente en manos de Dios el resto.




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Cómo y en qué horarios se verá el eclipse de este domingo
Los mexicanos debemos buscar la unidad: Torres
Irresponsable, actitud de sindicatos mineros: Fabiola Torres
Apoyan a deportistas de la capital
Capacitan a bibliotecarios en acceso a la información pública
Dan luz verde a convenio entre el IEEZ y el INE
Localizan fosa con al menos tres cuerpos en Trancoso 
Agarran en pleno centro a una  pareja con droga y armas
Choca en diferentes ocasiones por conducir a alta velocidad
Parejas se dan el sí al interior del Cerereso
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 19.90
Venta 20.4
€uro
Compra 21.03
Venta 21.53

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad