Thursday 08 de December de 2016

Tomar la cruz de Cristo y seguirlo es la máxima identidad con él

Fernando Mario Chávez Ruvalcaba      30 Aug 2014 23:30:02

A- A A+

Compartir:
Jesús pide a sus discípulos que lo tomen como el mesías doliente. (Cortesía)
Jesús pide a sus discípulos que lo tomen como el mesías doliente. (Cortesía)
INTRODUCCIÓN
El domingo pasado, contemplamos de qué manera Pedro declara movido por el Espíritu divino, que Jesús es el Mesías y el Hijo de Dios vivo. Cristo le dice que es dichoso en su profesión de fe y le constituye “piedra” de la Iglesia que fundó sobre él como cabeza del colegio apostólico y máxima autoridad de ese colegio y de todos los fieles creyentes en su Reino.

Ahora en el presente domingo que estamos celebrando, Jesús llama a sus discípulos y especialmente a Pedro, para que dejando la imagen que se habían formado de su Maestro, lo acepten como el mesías doliente, quien se revela caminando hacia su muerte de cruz para morir en ella y cumplir hasta el final de su vida terrena con la voluntad salvadora de su Padre.

“SI ALGUNO QUIERE VENIR EN POS DE Mí, TOME SU CRUZ Y SÍGAME”
Pedro, hemos escuchado en el evangelio de hoy, se escandaliza con esta invitación de su Maestro, y él lo reprende severamente por esta actitud.

El Señor quiere que sus discípulos y seguidores, identificados con él y su Evangelio, alcancen la felicidad de la vida eterna, después de las pruebas dolorosas de esta vida, imitando a Jesús, que se entregó totalmente a su pasión y muerte para dar gloria a Dios y salvar a los hombres.

Cristo dice claramente a todos sus discípulos: “El que quiera venir conmigo, que renuncie a sí mismo, que tome su cruz y me siga. Pues el que quiera salvar su vida, la perderá, pero el que pierda su vida por mí la encontrará. ¿De qué le sirve a uno ganar el mundo entero, si pierde su vida? ¿Y qué podrá dar uno a cambio para recobrarla? Porque el Hijo del hombre ha de venir rodeado de la gloria de su Padre, en compañía de sus ángeles, y entonces le dará a cada uno lo que merecen sus obras”.

De todo lo anterior podemos inferir o concluir, que tomar y llevar sobre sí, la cruz de Cristo, es la máxima identidad con él y su obra.

Éste es el verdadero camino que conduce a la felicidad perfecta, ya en esta vida con sus dolores, pruebas y penas mezcladas con alegrías y satisfacciones, y desde luego, para alcanzar la felicidad del cielo, ya sin sombras ni dolores de muerte.

¿CÓMO TOMAR LA CRUZ DE JESUCRISTO EN ESTA VIDA Y MERECER ESTAR CON ÉL PARA SIEMPRE EN LA PAZ Y LA DICHA DINÁMICAS DEL CIELO?
Cruces hay muchas en esta vida con sus retos, desafíos y pruebas de todo tipo, aquí solo apunto las siguientes, para que pidamos a Jesús su gracia para tomar nuestras cruces y seguirlo a través del tiempo y el espacio históricos hacia el horizonte de la vida eterna:

A).- La primera cruz puede ser la del verdadero amor. Cuando se ama de veras, uno se dispone a dar la vida por los demás como Jesús nos enseña con su vida y su ejemplo y con todos los mártires que se han identificado plenamente con él, cuando revela, que no hay más grande amor en este mundo, que el dar la vida por Dios y por los hermanos.

Pero el amor obliga libremente a cargar con la cruz de servicio e inmolación por los que uno ama y entonces a mayor amor, mayor la cruz que uno pueda cargar, en el hogar, con lo enfermos, por los hijos, por la patria, por el bien, la verdad, la rectitud y limpieza del alma y sus acciones. En lo personal y en lo social y comunitario.

B).- Otra cruz es la impotencia ante ciertos males que se querrían evitar: una catástrofe inesperada, una vida que se va repentinamente y con circunstancias muy dolorosas.


Dolor en el mundo, por guerras, odios, venganzas y xenofobias, abusos de poder y miserias sin cuento que se dan en el mundo en el cual diariamente tenemos que vivir.

Cristo tomó su cruz y nos invita a transformar nuestras penas y sufrimientos tomando esta cruz de nuestra impotencia y entregándonos a Jesús para que con él, nuestras cruces se transformen en consuelo, esperanza y plenitud de amor.

C).- Una cruz difícil y que nos pone a todos a pruebas muy duras es la enfermedad. Especialmente la incurable y que requiere de la ayuda de los demás. La enfermedad bien llevada con la gracia de Dios, hecha oración constante y ofrenda al Altísimo, se puede llevar como solidaridad con Jesús y con su Iglesia ofrendándose por todos los semejantes que llevan este tipo de sufrimiento y abatimiento.

La enfermedad nos hace ser humildes y con ella aumentar la esperanza de una nueva situación más allá del tiempo que pasa.

D).- Aceptarse uno mismo con sus luces y sombras. Reconocerse pecador y estar dispuesto a recurrir al perdón y la misericordia de Dios, es tomar una cruz muy especial. Cuesta reconocerse pecador y muy necesitado de paz, serenidad, para no caer en depresiones, desalientos y angustias que algunas veces pueden llegar hasta el suicidio.

E).- La última cruz es la soledad y el abandono en los cuales viven muchas gentes de todas las edades y situaciones particulares. Afrontar con valentía cristiana esta limitación humana, puede convertirse en fuente misteriosa de paz, testimonio sereno y fecundo para los demás. Es prepararse para ir al encuentro definitivo con Dios.

No olvidemos nunca que las cruces quedan como la de Cristo en el calvario, como paso seguro hacia la luz reconfortante de nuestra feliz resurrección como premio a todo afán y fatiga que culminan y se acaban para siempre...

ORACIÓN FINAL
“Te bendecimos, Padre, porque Cristo nos llama hoy a todos sus discípulos a su seguimiento por el camino de la cruz, como expresión total de su amor y de su entrega por todos sus hermanos.

“Que la cruz de cada uno llevada con fe, esperanza y aliento de vida eterna, colme todas nuestras aspiraciones.

“Que de la obscuridad del dolor, la prueba y la muerte, brille siempre la luz de la resurrección de tu Hijo y que con la energía del Espíritu Santo seamos consolados en nuestro tiempo histórico de peregrinos, camino seguro hacia la casa tuya en la luz de la eternidad”… ¡Que así sea!




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.32
Venta 20.82
€uro
Compra 21.88
Venta 22.38

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad