Sunday 04 de December de 2016

Travesías y miedos

Sigifredo Noriega Barceló      12 Aug 2014 22:00:08

A- A A+

Compartir:
Huele a escuela. Se acerca el curso escolar 2014-2015. ¿Solamente los estudiantes, maestros y personal administrativo? No.

Todos estamos involucrados, de algún modo, en los preparativos y decisiones del inicio y de cada día.

Un niño de preescolar, al igual que un estudiante de doctorado, mueve mucha gente a su alrededor.

No por nada la escuela se ha convertido en uno de los principales ámbitos en la vida de las personas y
los pueblos. No por nada la escuela es una de las principales preocupaciones y esperanzas de padres de familia y gobernantes.

La escuela y la realidad de la educación han sido uno de los temas recurrentes como preocupación, desafío y esperanza del México actual.

Los obispos mexicanos hemos reflexionado sobre los rasgos característicos del desafío educativo mexicano y del tipo de sociedad que estamos construyendo (Educar para una nueva sociedad, 2012).

En el Congreso federal y en los congresos de los estados se ha discutido y aprobado la llamada reforma educativa. La realidad de la educación nos cuestiona, está ahí, nos provoca de tal manera que no podemos quedar indiferentes.

Al iniciar un nuevo curso escolar se abre la oportunidad de crecer como seres humanos, en casa y en la casa común del pueblo. Con la esperanza que brota de la fe en el señor de la vida, san Juan Pablo II definía la educación como el camino “para que el hombre llegue a ser más hombre, que pueda ser más y no solo que pueda tener más y que, en consecuencia, a través de todo lo que tiene, todo lo que posee, sepa ser más plenamente hombre” (Discurso a la Unesco, 1980). ¿Es este el fin que buscamos y pretendemos trabajar durante el nuevo año escolar?

En el Evangelio de este domingo Pedro y los discípulos parecen hundirse en las incertidumbres de la noche. La barca de sus seguridades ya no da más. En cuanto se quedan solos un momento y pierden de vista a su señor todo pierde sentido y los miedos se “van posicionando” a lo largo de la travesía… La seguridad de vivir para bien viene cuando abren los ojos y, aunque al principio ven fantasmas, se provoca el encuentro de la fe; cuando abren los oídos y distinguen la voz conocida del maestro que les tiende la mano, los sostiene e invita a superar los miedos. Con él llegan a la otra orilla, son salvados.

Les invito a releer la palabra de este domingo en el contexto del nuevo curso escolar. La fe en el señor Jesús es escuela de vida. La fe auténtica siempre humaniza, es decir, nos fortalece para vencer los miedos, nos educa y nos transforma en discípulos-misioneros educadores.

Señor, tú nos dices que no tengamos miedo al iniciar el curso 2014-2015.

Pero, a veces, se mueve la barca de las incertidumbres y los nervios nos traicionan. Señor, que te distingamos en la noche, en lo inesperado, en la vida, en el ir y venir a la escuela… Señor, que aprendamos a escuchar y discernir tu voz en todo lo que viviremos durante el curso escolar. Amén.

Los bendigo en el camino a la escuela… de la vida.




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Detiene la Fepade a 12 personas; compraban votos a favor del PRI
Un hombre muere ahogado en La Encantada
Catedráticos estafan a la UAZ  
PREP comienza a arrojar resultados de la Elección Extraordinaria
Pasar Navidad con su mamá, el más grande deseo de Samuel y Cinthia
Taxista ocasiona choque y huye del lugar
Perla y Paola nunca han estrenado ropa
Captan 'rata' en nevera con pollo de supermercado en Colombia
‘Victoria contundente’ de Judit Guerrero en la elección extraordinaria: Roberto Luevano
Mi delito... cegarme de coraje
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.69
Venta 21.19
€uro
Compra 21.84
Venta 22.34

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad