Friday 02 de December de 2016
»Aseguran expolicías que las pruebas son una trampa para uniformados 

Un fiasco, los exámenes de control de confianza

Lucía Dinorah Bañuelos      26 Oct 2014 21:59:39

A- A A+

Compartir:
Los elementos policiacos son sometidos a una quinta prueba, consistente en el estrés generado ante la incertidumbre al presentar los exámenes de confianza.  (David Castañeda)
Los elementos policiacos son sometidos a una quinta prueba, consistente en el estrés generado ante la incertidumbre al presentar los exámenes de confianza. (David Castañeda)
“Los exámenes de control de confianza no sirven, son una trampa, nadie sabe cómo es que se aprueban o se reprueban”, denunciaron dos expolicías estatales quienes recientemente fueron dados de bajo por no haber pasado los exámenes de confianza.

Aldo y Manuel, como prefirieron ser nombrados, expresaron que “hay muchos buenos elementos que van cayendo, pero hay otros que inexplicablemente son acreditados, los pasan, aun cuando todos en el medio sabemos que están implicados con el crimen.

Y es que, denunciaron, “todos los policías que la han estado ‘regando’ son de los acreditados, tal vez porque sienten su chamba segura”, en referencia a los elementos de corporaciones de seguridad municipales y de la Policía Estatal que han sido detenidos por diversos delitos.

“Ya ve que han agarrado a muchos robando hasta en los Oxxos, ya ve lo que pasó en el astabandera, bueno, el estatal que está en la cárcel también es acreditado, a ese lo agarraron con armas en la Lázaro”, refirió Manuel.

“Ahí están los que pierden las armas o los que hacen escándalo en sus ranchos con el arma de cargo, los que ‘atoran’ porque los agarran golpeando a sus mujeres, y eso que son acreditados”, insistieron con sarcasmo.

Baja, sin explicación
A Aldo y Manuel les notificaron su baja de la Policía Estatal dos años después de que hicieron las pruebas de confianza, sin más explicación de que ya están fuera de la corporación y que sus expedientes serían subidos a Plataforma México.

Con ello no podrán ejercer en al menos dos años como policías en ninguna corporación ni en ningún otro estado de la República.

Manuel no cree que los haya reprobado, pues se dice hombre honesto y aunque acepta que se enfiló en la Policía Estatal por necesidad, “con el tiempo le fui tomando el gusto y ahora sí me puede la baja”.

Aldo comentó que en cinco años presentó los exámenes tres veces; explicó que los primeros dos sí los pasó, “pero como antes no le daban tanta importancia a esto, pues no pasaba nada”.

Ambos coincidieron en que después del examen quedaron confundidos, pues no supieron en qué fallaron, nunca les dijeron en qué parte salieron mal, “no explican nada”. En una escala del 1 al 10, califican a los exámenes de control y confianza con un 0.

Tres días de estrés
Los expolicías detallaron que los exámenes de control y confianza se aplican hasta en tres días “que son de mucho estrés”.

El primer día los pasan a un aula situada en el Consejo Estatal de Seguridad Pública (CESP), esa prueba es la única que hacen en grupo y la contestan en computadora; es una serie de unas 600 preguntas “sin chiste”, aseguran.

“Hacen preguntas como si te gustaría ser mariposa, que si te gustan los hombres, que si has golpeado a tu vieja, puras de esas, nada qué ver con el trabajo policiaco”, expresaron.

El segundo día es el examen psicométrico, “te dejan solo con unas hojas que tienen dibujos como para niños de kínder, te dicen que relaciones los círculos con los círculos, que dibujes una mona y se fijan si la pintas con los pelos parados, cosas así”.

El tercer día es la prueba del polígrafo, “ahí también estás solo, te ponen un montón de sensores y te preguntan otra vez un montón de cosas como que si has robado, que si has violado a tu hija, que si conoces a algún malandro”.

Según Aldo, es la prueba más estresante “porque te dejan solo mucho rato, yo creo que para verte por las cámaras a ver lo que haces; le preguntan a uno y se salen, luego entran y te vuelven a preguntar lo mismo que porque no quedó y se vuelven a salir y lo mismo, te preguntan hasta tres veces”.

Manuel consideró que esa prueba es la parte más impersonal, la menos confiable: “¿cómo una máquina va a decir la neta si eres confiable o no? Esa (máquina) vibra con el menor movimiento, con el simple latido del corazón; hubo preguntas en las que vibró, cuando yo era consciente de que decía totalmente la verdad, ¿pos así cómo?”, aseveró.

En la prueba, relatan, preguntan si han matado, si han robado, si están con el crimen organizado y finalmente viene el examen médico, “te sacan sangre y te piden una muestra de orina” para descartar que los elementos consuman alguna droga prohibida.

Después de los exámenes, ya no hay tranquilidad entre los elementos, según dicen, pues saben que en cualquier momento les pueden dar la sorpresa.

Desconocimiento del área

De acuerdo con Aldo y Manuel, en ninguna fase les preguntan respecto a su perfil como policías. “No nos preguntan por qué somos policías, si nos gusta, si sabemos usar armas, si tenemos aspiraciones, nada”.

Al contrario, expresó Aldo, “las preguntas que nos hacen evidencian plenamente que quien aplica las pruebas no tiene conocimiento de lo que hacemos ni de nuestro trabajo”.

Refirió que “a mí me preguntaron si alguna vez he perdido tiempo en mi trabajo y la verdad en este trabajo es difícil perder tiempo, aunque solo andemos de un lado a otro patrullando, tal vez para otra gente es perder el tiempo recorrer todo el día el boulevard, pero para nosotros es una orden que debemos cumplir, ese es nuestro trabajo”.

Ambos cuestionaron la preparación que tienen las personas que los examinan, al afirmar que carecen de conocimiento sobre el trabajo policial. “Es misma gente de aquí, yo platiqué con una de las psicólogas y creo que hasta estudiante era de la UAZ”.

Sin aviso previo
Los policías que reprueban son notificados de un día para otro, así estén de servicio, los mandan traer un viernes en la tarde, los citan el sábado en la base, donde los tienen sin hacer nada y ese mismo día o el domingo les informan que serán dados de baja.

“Uno ya sabe que no tiene para dónde hacerse y firma uno la hoja con la condición de que se nos finiquite conforme a la ley y que se nos dé una fecha de pago y se respete, pero ya ve, ya nos retrasaron el pago y creo que va para largo”, expresa Aldo.

Él llevaba en la corporación cinco años, en los que su expediente, dice, está limpio, pues no tiene ni una falta ni una incapacidad médica y están registradas además sus participaciones en enfrentamientos armados en los que su vida estuvo en peligro, pues fue herido al menos una vez.

A Manuel lo contrataron hace dos años y medio; luego de tres meses en la corporación le aplicaron el examen pero hasta hace un par de meses fue notificado de que reprobó.

Afirmó que no es el único ni el primero que “entra” y después es examinado, “todos entran así” y cuestionan el mecanismo: “si no hay dinero para finiquitar a los que ya estamos, ¿por qué siguen contratando sin primero aplicar los exámenes?”.

Sin respeto
Los dos expolicías lamentaron que las autoridades insistan en que se enfilarán al crimen organizado una vez desempleados. “Primero, si no quieren desempleados ¿por qué nos corren si hacemos bien nuestro trabajo?” y aseguraron que es mentira que todos los policías que se salen por decisión propia o porque reprobaron se vayan con el crimen organizado.

Hay otras formas de ganarse la vida, afirmaron, aunque por gusto “moriría siendo policía”, consideró Aldo.

“Si de veras estuvieran interesados en saber cómo somos, quiénes somos, cuánto tenemos, en qué gastamos, con quién andamos, debieran hacer una investigación personal; esa, para que vea, no mentiría”, precisó Aldo.

“No podemos cambiar las cosas, pensamos que está mal hecho lo que hacen, pero ya el tiempo lo dirá. Las estadísticas no engañan”, expresó.

ETAPAS DEL EXAMEN 
*Prueba grupal: se contestan alrededor de 600 preguntas, sin relación con la labor policiaca.

*Examen psicométrico: se responden formularios y se realizan actividades para detallar un perfil psicológico del elemento.

*Prueba del polígrafo: se colocan sensores al policía evaluado, quien debe responder a las preguntas de los evaluadores.

*Examen médico

 




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
El inmenso dolor de una sobreviviente: ‘estoy en shock’
Choque por culpa de la lluvia, deja cuantiosos daños materiales
Tom Ford tampoco vestirá a Melania Trump
La conoció en redes sociales; mató a pareja tras plagiarla
Cambian los granos y el maíz por árboles de navidad
Insisten los transportistas en que se revisen concesiones otorgadas
Schmidt ve normal la sequía goleadora de ‘Chicharito’
Revelan video de sobreviviente de 'avionazo' en Colombia
Inauguran la Feria de la Miel
Boletas electorales están seguras: Virgilio Rivera 
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.63
Venta 21.13
€uro
Compra 21.98
Venta 22.48

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad