Thursday 23 de February de 2017
»Fue el promotor de varios espacios de salud,como el Hospital General de Fresnillo 

José Haro, un médico con corazón altruista

Francisco Vargas      5 Apr 2014 19:10:08

A- A A+

Compartir:
  • José Haro,José Haro Ávila es originario de Sombrerete, pero la mayor parte de su vida estuvo en Fresnillo. (Cortesía) José Haro,José Haro Ávila es originario de Sombrerete, pero la mayor parte de su vida estuvo en Fresnillo. (Cortesía)
  • La Cruz Roja, la escuela de enfermería y una primaria en Providencia fueron algunas de sus gestiones. ( Eduardo Rodarte
) La Cruz Roja, la escuela de enfermería y una primaria en Providencia fueron algunas de sus gestiones. ( Eduardo Rodarte
)
  • Fue reconocido en el Club de Leones. (Cortesía) Fue reconocido en el Club de Leones. (Cortesía)
  • En el Hospital General de Fresnillo se le recuerda. ( Eduardo Rodarte
) En el Hospital General de Fresnillo se le recuerda. ( Eduardo Rodarte
)
Imagen de


Tras la prematura muerte de su padre, José Haro Ávila se vio obligado a valerse por su propia cuenta desde una corta edad. Durante el entierro, juró sobre la tumba que se convertiría en un gran médico y ayudaría a quienes pudiera.

Entre sus mayores logros destacan la construcción del Hospital General de Fresnillo, la Cruz Roja, la escuela de enfermería y una primaria en la comunidad Providencia.

José Haro Ávila nació el 22 de septiembre de 1911 en Sombrerete, Zacatecas, donde vivió la mayor parte de su infancia y juventud.

Uno de los hechos que más marcaron su vida, fue el fallecimiento de su padre, con quien compartía el mismo nombre.

Para poder continuar el bachillerato y la universidad, José Haro debía caminar largas distancias, pues era entre pagar pasajes o tener dinero para material didáctico, ya que estudiaba en México DF.

Con mucho esfuerzo y, sobre todo, para mantener la promesa que hizo sobre la tumba de su padre, José Haro se convirtió en médico cirujano por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) en 1939.

Un mes después de terminar sus estudios, fue comisionado a Salinas, San Luis Potosí, durante seis meses para cumplir con el servicio social.

Allí aprendió varias técnicas e hizo sus primeros pininos

Tras completar el servicio, fue enviado al Centro de Higiene de Tlaltenango, Zacatecas, donde conoció al amor de su vida, Virginia del Real de León, con quien se casó en 1943 y tuvo cuatro hijos: María Eugenia, Arturo, Elvira y José.

Apogeo de atención médica
El primer paso de su trayectoria médica en la entidad acabó en 1945, cuando fue trasladado de Tlaltenango a Fresnillo, donde sería el encargado del Centro de Salud o Higiene, que en aquel entonces se ubicaba en el callejón Sor Juana Inés de la Cruz.

El lugar estaba en pésimas condiciones, por lo que hizo la solicitud para cambiarse de local lo antes posible y, aunque la propuesta fue escuchada, las nuevas instalaciones estuvieron listas hasta 1957.

Con este cambio, también mejoraron los servicios y el centro se convirtió en una Unidad de Salubridad y Asistencia.

De aquella unidad solo queda un acta conmemorativa por la instalación de la primera piedra que dice: “La salud del pueblo es la suprema ley”.

Hasta 1987, fecha en la que se jubiló, José Haro ocupó el puesto de director de dicha unidad.

También, fue nombrado jefe jurisdiccional de los Servicios de Salud y jefe del distrito norte sanitario.
Tras avanzar en su campo laboral, José Haro propuso, junto a un comité de personas, crear la Cruz Roja en Fresnillo.

Para la cual, se buscaron diversas maneras de recaudar dinero, como concursos de reinas y radiofónicos, así como con gestiones ante el Gobierno Federal, estatal y con apoyo de asociaciones altruistas.

Con lo que reunieron se hizo el inmueble que actualmente ocupa el puesto de socorros, material quirúrgico, material para remodelar el lugar y tres ambulancias, estas últimas donadas por el presidente de la República, Adolfo López Mateos; el jefe de coordinadores, Ignacio Morones Prieto y por el Club de Leones de Los Ángeles, California.

Tras el éxito obtenido, José Haro armó un pliego petitorio con 10 considerandos para la construcción de un Hospital General en Fresnillo que envió a la presidencia de la República.

Su petición fue aprobada y el 10 de septiembre de 1962 el gobernador del estado, Francisco García, puso la primera piedra del hospital que llevaría por nombre José Haro Ávila.

Al año siguiente, José Haro, junto con un grupo de personas, hizo otra solicitud al gobernador del estado, José Rodríguez Elías. En esta ocasión, para crear una escuela de enfermería.

La petición se sustentó en la necesidad de tener más personal en enfermería y paramédicos, ya que la atención médica estaba en pleno apogeo y no había personal.

La escuela fue aprobada por Rodríguez Elías, quien nombró al plantel como Beatriz González Ortega.

La inauguración fue en 1963 y se tenían 180 estudiantes, distribuidos en tres cursos.

Otra faceta, el altruismo
No solo en la medicina José Haro tenía un compromiso ético y social, pues en todos los rubros quería ayudar, como en la comunidad Providencia de Rivera, donde gestionó una escuela.

Al ver la situación en la que estudiaban los niños de la localidad, José Haro se conmovió y no descansó hasta cambiar esa realidad.

El médico realizó las gestiones necesarias para que la comunidad tuviera un edificio escolar, mobiliario adecuado. Después de su inauguración tuvo una ampliación para espacios deportivos.

José Haro, además de los cargos públicos en el gobierno, fue un miembro del Club de Leones que apoyó en la construcción y remodelación de varios espacios en el municipio.

Más tarde, se volvió gobernador del Distrito B2. Con este nombramiento, José Haro estuvo a cargo de clubes desde Ciudad Juárez hasta Aguascalientes.

Entre sus actividades públicas y sociales, José Haro se daba oportunidad de atender en su consultorio particular de manera gratuita a los pacientes que no alcanzaba a revisar en la Unidad de Salubridad y Asistencia.

Se recuerda
José Haro murió el 11 de marzo de 1991 rodeado de sus seres queridos, quienes aprendieron de su padre varios consejos que todavía recuerdan como: “Más vale un amigo que un peso en la bolsa” o “No me falles como amigo y no me verás como jefe”.

En febrero de 2007, se construyó un busto en su honor en el Hospital General de Fresnillo para recordar a José Haro, un precursor de los servicios de salud, un amigo incondicional y un padre excepcional.
 




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Balazos en un motel dejan un hombre herido 
Se unen 25 ayuntamientos para crear estrategias contra la inseguridad
Problemas familiares, principal causa de deserción escolar 
Ofrecen empresas del Mineral 530 vacantes 
Pendiente, la entrega de Tránsito Municipal
Capacitan a los ganaderos en mejoramiento genético 
400 mil zacatecanos, en rezago educativo
Chocan motociclistas contra un vehículo
Tiene municipio nuevos camiones para la recolección de basura
Flores, Luévano y Medina respaldan a Tello en la aplicación del impuesto ecológico
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 19.70
Venta 20.2
€uro
Compra 20.84
Venta 21.34

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad