Friday 09 de December de 2016
»Segunda y última parte 

Un punto y aparte, la Toma de Zacatecas

Gargo Ernesto Aguilera      29 Jun 2014 00:18:45

A- A A+

Compartir:
  • De esta forma Excélsior dio a conocer los hechos del 23 de junio de 1914. / Archivo de Bernardo del Hoyo (Archivo) De esta forma Excélsior dio a conocer los hechos del 23 de junio de 1914. / Archivo de Bernardo del Hoyo (Archivo)
  • Los huertistas decidieron terminar con el Palacio Federal, hecho que terminó con la vida de cientos de personas. / Colección Sergio Candelas Villalva (Archivo) Los huertistas decidieron terminar con el Palacio Federal, hecho que terminó con la vida de cientos de personas. / Colección Sergio Candelas Villalva (Archivo)
  • Varios cadáveres quedaron en la avenida Juárez. / Archivo de Bernardo del Hoyo (Archivo) Varios cadáveres quedaron en la avenida Juárez. / Archivo de Bernardo del Hoyo (Archivo)
  • Templo de la Virgen del Patrocinio. /  Archivo de Bernardo del Hoyo (Archivo) Templo de la Virgen del Patrocinio. / Archivo de Bernardo del Hoyo (Archivo)
  • El edificio federal en pie. / Colección Sergio Gaeta Flores (Archivo) El edificio federal en pie. / Colección Sergio Gaeta Flores (Archivo)
  • Victoriano Huerta renunció al cargo 22 días después de la Toma. (Archivo) Victoriano Huerta renunció al cargo 22 días después de la Toma. (Archivo)
  • Eulalio Gutiérrez, presidente provisional del país. (Archivo) Eulalio Gutiérrez, presidente provisional del país. (Archivo)
  • Carranza desconoció los resultados de la convención. (Archivo) Carranza desconoció los resultados de la convención. (Archivo)
Imagen de


Antes de librarse el combate en Zacatecas, que definiría el triunfo de una facción, los dos principales caudillos del movimiento rompieron cuando Francisco Villa se negó a proporcionar 5 mil efectivos y dos baterías para promover la toma de la ciudad. 

Tras una discusión telegráfica, Villa pidió su renuncia del cargo de jefe de la División del Norte y Venustiano Carranza “con toda la pena de su ánimo” aceptó. 

No obstante, los fieles seguidores de Villa, junto con sus soldados, se decidieron a tomar Zacatecas. 
El Ejército Federal había resistido los ataques de las tropas nateristas.

Se vio la opción de evacuar la plaza y luchar en el Cañón de Palmira, ubicado a 15 kilómetros de la capital, pero Aureliano Blanquet envió un telegrama negando esa opción.

Respondió: “Por lo tanto deberá usted defender esa plaza a toda costa”, según el relato sobre la Batalla del militar huertista Antonio G. Olea.

El 17 de junio arribaron al estado las primeras tropas de la División del Norte, al mando de Felipe Ángeles.

Él personalmente se encargó de reconocer las cercanías del campo. 

Fue hasta el 22 del mismo mes que llegó Villa y al día siguiente iniciaría el combate.

“Por allá en la dirección a la Hacienda Nueva, se oyó el primer tiroteo. Ahí venía el general Villa”, escribió Ángeles en su diario.

Mediante una carta enviada a Mauricio Díaz, propietario de una hacienda en Mazapil, le informaron desde Durango lo que sucedía:

“El día 20 comenzó el ataque formal a Zacatecas por fuerzas del estado y del Ejército del Norte. Ese día sábado 20, me dicen que se oyó a las afueras de esta población un incesante cañoneo. Todavía no se conoce el definitivo resultado de este ataque”, cita la carta. 

Finalizado el combate, Ángeles dijo a los soldados: “Hemos ganado... Muchachos, pueden irse a  Zacatecas: la ciudad es nuestra”. 

Antonio G Olea, comandante federal de la plaza, telegrafió a Huerta: “Hermano: si no puedes mandar cuando menos 20 mil hombres, creo difícil contener al enemigo, en su avance al sur”.

Conociendo lo sucedido, el presidente contestó: “Enterado de informes contenidos en tu mensaje cifrado, de ayer. Destruyan vía al norte de Aguascalientes. Mientras llegan fuerzas que en número suficiente se les remiten y probablemente hasta yo iré por allá”.

Al entrar a Zacatecas, algunos soldados villistas asaltaron tiendas, cometieron saqueos y atemorizaron aún más a la población, pues con las culatas de sus armas tocaban las puertas de las casas.

El bandidaje y el saqueo fueron castigados con el fusilamiento y con trabajos forzosos como la reconstrucción o la recolección de cadáveres y escombros.

Algunos revolucionarios consiguieron alojamiento en hogares de la población; otros se conformaron quedándose en las butacas de los jardines.

Uno de los acontecimientos que causaron mayor daño a la ciudad y a sus habitantes fue la explosión del Palacio Federal, ubicado a un costado del Teatro Calderón. 

Los más afectados fueron los pobladores de la capital, que sufrieron robos, la muerte de algún familiar o conocido y el ser testigo de cómo terminó la ciudad.

Era apenas el doloroso nacimiento de un nuevo proyecto de Estado, dejando a un lado y para siempre, el proyecto militarista que se planeaba para México. 

¿Qué pasó después de la Batalla?
Victoriano Huerta renunció 22 días después de la Toma de Zacatecas.

Al dejar la Presidencia, argumentó que su promesa de pacificación no la consiguió por falta de recursos y por la invasión norteamericana.

La militarización que se propuso y se logró hasta ser el periodo más militarista en la historia del país, no fue trascendental y este modelo de gobierno desapareció para siempre.

Su mandato no fue un intento restaurador, fue un experimento radical donde el autoritarismo y el centralismo se manifestaron indiscutiblemente y el temor se instaló en las poblaciones donde tenía el control.

No hubo una aceptación total de Huerta en Zacatecas, por lo que se aceptó más rápido a las nuevas autoridades revolucionarias.

El Periódico Oficial del Estado, principal órgano de difusión, tuvo un cambio en contenido después de la Batalla.

En agosto de 1914 comenzaron publicaciones a favor del movimiento constitucionalista, como el Plan de Guadalupe, que ya tenía más de un año de vigencia, así como los decretos expedidos por Carranza y la correspondencia entre Pánfilo Natera y Lucio Gallardo.

Ello es una muestra de la aceptación de la población por la élite revolucionaria, que resguardaba la ciudad.

Los daños y los abusos más considerables fueron provocados por el ejército huertista, como la destrucción del Palacio Federal y el uso de edificios como trincheras.

Además, desde inicios de la revolución maderista, surgieron personajes locales que tuvieron una campaña activa en el estado, como Pánfilo Natera, Eulalio Gutiérrez y José Isabel Robles, entre otros.

A sólo seis meses de la Batalla, comenzaron a proyectarse funciones de cine y corridas de toros, lo que habla de un breve retorno a la cotidianidad y al ocio de la ciudadanía.

Adiós al huertismo
El huertismo había terminado ¿Qué sucedió después?

La reconciliación entre Villa y Carranza se pactó en la ciudad de Torreón, bajo el nombre Pacto de Torreón.

Además de restablecer legalmente las relaciones entre Villa y el primer jefe constitucionalista, reformó significativamente el Plan de Guadalupe, ya que le restaba poder a Carranza y además comprometía, una vez terminada la lucha armada, a que se hiciera una junta revolucionaria donde los personajes partícipes decidieran qué programa de gobierno seguir, así como la elección de un presidente provisional de la República. 

El inicio de la convención revolucionaria
La promesa pactada en Torreón, de abrir una convención para decidir el rumbo del país no fue del todo bien vista por el primer jefe.

Carranza realizó una junta con generales y algunos gobernadores en la ciudad de México, pero debido a la insistencia de Álvaro Obregón, la convención se trasladó a Aguascalientes, punto más neutral para todas las facciones revolucionarias.

Las sesiones iniciaron en octubre de 1914. Por considerar que las diferencias entre las divisiones era un problema para consolidar la Revolución, se optó por cesar el poder que tenían los dos personajes principales y antagónicos entre sí: Villa y Carranza.

También se escogería a un presidente provisional, se utilizaría el Plan de Ayutla como base de gobierno y un sistema parlamentario, base del nuevo proyecto de Estado. 

La esperanza del cambio 
El elegido fue Eulalio Gutiérrez, presidente municipal de Concepción del Oro y  clave para la lucha antihuertista en Zacatecas.


La propuesta fue espontánea, ni él mismo la esperaba. Fue idea de Álvaro Obregón, quien convenció a zapatistas y constitucionalistas de apoyarlo. 

Cuando se procedió a la votación, Gutiérrez obtuvo la mayoría de los votos y los asistentes de la convención aplaudieron con júbilo y vitoreando, debido a que éste era el candidato más neutral que se pudo escoger.

Cuando terminó la algarabía, asumió la Presidencia, cargo que dejaría el primero de diciembre de 1916, por terminar el periodo presidencial que dejó inconcluso Porfirio Díaz. 

Carranza desconoció desde un principio el resultado de la convención; se marchó con sus seguidores y lo que quedaba del Ejército Constitucionalista a Veracruz, donde instaló un gobierno provisional.

El interludio convencionista fue la lucha de todas las facciones entre ellas mismas.

El presidente Gutiérrez intentó pacificar al país y mantenerlas unidas.

Sin embargo, fueron vanos sus esfuerzos.

En Zacatecas hubo diferentes gobernadores tras esta nueva etapa.

Como mandatario fungió Trinidad Cervantes, que se dedicó a reorganizar la administración pública del Estado.

Pánfilo Natera sustituyó a Cervantes en enero de 1915 y su administración se dedicó entonces a combatir la escasez de alimentos y regular la lista de los precios de productos básicos. 

En más de una ocasión, Pancho Villa estuvo en Zacatecas para revisar la situación política y económica de la capital, en calidad de encargado del Ejército Convencionista.

Por el otro lado, Carranza seguía siendo rechazado por las nuevas autoridades; era considerado terco por no dejar el mando que representó en algún momento.

No obstante, se dedicó a redactar y ofrecer los cambios institucionales que creía que el país necesitaba, como los esbozos de las leyes de propiedad del suelo nacional. 

Venustiano Carranza ya perfilaba la necesidad de reformar la Constitución, pero para lograr hacerse del poder, tenía que aplastar militarmente a las tropas villistas. 

El presidente Gutiérrez comenzaba a tener fricciones con Villa, debido al control que tenía sobre éste y finalmente, ante la imposibilidad de establecer un gobierno estable, renunció a la Presidencia en enero de 1915.

Lo siguió una influyente camarilla de intelectuales como el mismo José Vasconcelos.

Inmediatamente, Roque González Garza asumió el cargo y continuó con el proyecto de unificación revolucionaria.

Batallas como las de Celaya y Santa Anna del Conde fueron decisivas para inclinar la balanza en favor del Ejército Constitucional y en contra el ejército de la convención.

Sumando lo anterior al reconocimiento de Carranza por los Estados Unidos, el proyecto convencionista comenzó a fracasar y a perder representación.

El triunfo de Carranza
Cuando el Ejército Constitucionalista pasó por Zacatecas, siguiendo al Ejército del Centauro del Norte, lo hizo tranquilamente, pues Natera, en calidad de gobernador del estado, evacuó la ciudad y se retiró una vez más a Sombrerete, por lo que no hubo combate.

Carranza comenzaba a perfilarse como el mejor candidato a la Presidencia, debido a que las alianzas forjadas durante la convención se fueron dispersando. 

Para diciembre de 1915, el constitucionalismo dominaba en casi todo el país.

Zacatecas no fue la excepción, pues cuando ocupó sin interrupción el Poder Ejecutivo, nombró gobernadores provisionales como Rómulo Figueroa Mata y Francisco Murguía. 

Lejos de pacificarse, el país se hundía una vez más en la inestabilidad política.

La invasión de tropas villistas a Columbus generó que el gobierno estadounidense enviara una expedición punitiva a cargo del general John J. Pershing (quien dirigió las primeras batallas en la participación de Estados Unidos en la Primera Guerra Mundial) para capturar a Villa.

Ante la necesidad de generar más seguidores y conservar los que se comenzaban a perder, Carranza convocó al segundo congreso constituyente en la historia independiente del país, para reformar la Constitución.

Expidió leyes necesarias que aglutinaran las exigencias de la lucha armada, además de afianzar más su poder y el control del Poder Ejecutivo.

En un principio, Carranza no pretendía ofrecer reformas sociales, pero comprendió que era necesario para lograr consolidar la paz en el país y el nuevo rumbo de la nación.

Convocó a finales de 1916 una nueva asamblea, diferente a la convención, con el fin de redactar una nueva Carta Magna.

Las sesiones iniciaron el primero de diciembre de 1916 en la ciudad de Querétaro y entró en vigor el 5 de febrero de 1917.

Entre las reformas que se incluyeron, se puede mencionar el establecimiento de que la nación fuera propietaria original de las aguas y las tierras, también las reformas laborales, sobre la educación laica y gratuita, entre otras. 

La Constitución entraría en vigor una vez que Carranza asumiera la presidencia constitucional de México.

Cambios
Después de cuatro años de intensa lucha armada, se creía que la Revolución había triunfado y que las demandas sociales estaban resguardadas por la nueva Carta Magna.

En ese mismo periodo asumió el cargo de gobernador de Zacatecas el general Enrique Estrada, electo tras la primera contienda electoral en cinco años, además de haber nacido en el estado.

Con él iniciaría una serie de reformas agrarias, políticas y sociales importantes en Zacatecas.

El gobernador vio la necesidad de adaptar la Constitución de Zacatecas a la creada recientemente, por lo que expidió junto con su gabinete una nueva en enero de 1918.

Con esto se dio inicio a una nueva etapa en la Revolución Mexicana.

La Batalla de Zacatecas, clave en el periodo armado de la Revolución, fue el acontecimiento que puso un punto y aparte, definiendo un nuevo rumbo político, tanto en el estado como en el país.

Debemos a este combate el modelo de Estado actual de la nación. 




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Prevén ambiente muy frío y tormentas en la mayor parte del país
Pitbull ataca a 3 niños en Coahuila; arranca piel del brazo de uno
Araña gigante devora un reptil
Rubí desaira invitación para ser actriz; ella quiere cantar
Prepara director de Fonatur respuesta a ataques de Morena
Pandillas de Monterrey se reúnen para firmar acuerdo de paz
Sancionan a personal del IMSS que participó en un ‘Mannequin Challenge’
Nuño culpa a Gordillo del rezago educativo
Trump tendrá domicilios de dreamers, temen redadas de 'terror'
Achacan fallo educativo a Calderón y Gordillo
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.32
Venta 20.82
€uro
Compra 21.54
Venta 22.04

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad