Sunday 04 de December de 2016

Una de cal, muchas de arena

J. Luis Medina Lizalde      29 Jun 2014 21:00:17

A- A A+

Compartir:
Una valiosa aportación de la actual Legislatura casi pasa desapercibida: Zacatecas ha iniciado la ruta de sincronización de las elecciones locales con las federales.

Conforme a la reforma política aprobada la semana pasada, el próximo gobernador durará, por única vez, cinco años en vez del sexenio completo y a partir del 2021 los ciudadanos del estado votaremos por gobernador el mismo día que lo hacemos por diputados federales en elecciones intermedias.

Del mismo modo, los diputados locales y los integrantes de los ayuntamientos que serán elegidos en el 2016 durarán, también por única vez, dos años en vez del trienio normal, para que a partir del 2018 celebremos elecciones locales de ayuntamientos y diputados y coincidan con las elecciones presidenciales.

En espera a la validación de los ayuntamientos establecida para reformar la constitución local, la saludable modificación al calendario electoral zacatecano permitirá significativa disminución del gasto y tiempo dedicados a procesos electorales; no por nada son varias las entidades federativas que han realizado esos ajustes.

Con esos diputados, para qué queremos enemigos
Al ser un paso trascendente lo aprobado por el Congreso local al respecto, este fue opacado por el turbio proceso de aprobación de cuentas públicas, históricamente carente de credibilidad, pues el tradicional intercambio de impunidades que mantiene en el desprestigio crónico la administración pública local.

Queda muy mal parada la Legislatura que en la fase de dictaminación no pudo tener al diputado de la bancada oficialista sección verde, Cuauhtémoc Calderón, con motivo del Mundial de Futbol.

Aunque es cuestionable el hecho por sí mismo, lo hace más deleznable la burda pretensión de validar el quórum con la insólita maroma de que su compañera del Partido Verde votara doble, en nombre propio y del ausente. La posterior enmienda al procedimiento no borra la mala imagen dejada por la grotesca intentona realizada en conjunto con la sección tricolor del oficialismo legislativo.

La controversia mediática que desató el anómalo proceso colocó bajo sospecha la cuenta pública del Gobierno del Estado correspondiente al 2012, pues conforme a lo señalado por quienes se inconformaron, quedó de manifiesto que se obró con precipitación solo explicable cuando se tienen cosas que ocultar.

Una vez más quedó en evidencia que Miguel Alonso tiene en el Congreso local cantidad pero no calidad, pues con menos diputados de los que se le cuadran es posible que un gobernante satisfaga sus propósitos sin tan frecuentes temporadas de desgaste; es el costo de preferir al inepto tan solo porque es adepto.

Reelección, piedra con la que hemos tropezado
La aprobación de la reelección de diputados y alcaldes y el desdén por la revocación del mandato pese al manifiesto repudio social obedece a una anomalía estructural presente en dos siglos de vida independiente: la no división de poderes.


Son excepcionales los momentos de nuestra historia patria con un Poder Legislativo y Poder Judicial no subordinados al Ejecutivo, tanto en el plano federal como en el de las entidades de la Federación.

Con la irresponsable complicidad de la partidocracia, nos encaminamos a que en un futuro no lejano se reforme el orden constitucional en nombre de otra “modernización” para introducir la reelección del
Presidente de la República y de los gobernadores para redondear la restauración del porfiriato sin Porfirio, que ya nos envuelve.

Durante prolongados periodos de la historia nacional ha permanecido vigente la reelección consecutiva y la misma ha sido tan nefasta que en contra de ella se insurrecionó Porfirio Díaz para después abusar de ella, al grado tal de provocar el levantamiento final en su contra bajo el lema de “sufragio efectivo, no reelección”.

Abolida por voluntad de los revolucionarios triunfantes, la intentona de restauración reeleccionista costó la vida de Álvaro Obregón. Quienes ignoran las lecciones de la historia reiteran su anhelo de perpetuación con más cuidado que antes, a pausas, como no queriendo la cosa.

Pretenden convencernos de que en aras de la profesionalización legislativa y de la mayor disponibilidad de tiempo para aplicar lo aprendido, sobre todo en el caso de los presidentes municipales, la falta de capacitación de los ocupantes de puestos de elección es la razón de su insatisfactorio desempeño.

Falsa democracia
La falsedad de ese argumento salta a la vista. Así como en el periodismo hay talentosos periodistas frustrados profesionalmente por las imposiciones, censuras y consignas del jefe o patrón so pena de perder el empleo, así muchos capacitados diputados nadan en vergonzosa mediocridad por las imposiciones, censuras y consignas de sus jefes y patrones.

A ese mal se le llama falta de libertad y es propio de las falsas democracias.

Nos encontramos el jueves en El recreo.




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Catedráticos estafan a la UAZ  
Mi delito... cegarme de coraje
Kerr reconoce que fumó marihuana por dolores de espalda
Confirman que Paquete Económico se entregó a tiempo
Vigila la Fepade el proceso electoral de la capital
Inician las actividades deportivas en la Feria de la Virgen
Mineros de Zacatecas, con buen paso en Tercera División
Mapaches del ITZ, campeones nacionales en futbol
El Payo, sublime en la plaza México
Pasar Navidad con su mamá, el más grande deseo de Samuel y Cinthia
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.60
Venta 21.1
€uro
Compra 21.98
Venta 22.48

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad