Saturday 10 de December de 2016

Una luchadora incansable

Desde hace 12 años preside AMANC en Zacatecas

Melina González      5 Oct 2013 19:40:04

A- A A+

Compartir:
  • A pesar de las duras pruebas por las que ha tenido que pasar, considera que una de sus mayores fortalezas es ayudar a niños y jóvenes que lo requieren. (Miguel Correa) A pesar de las duras pruebas por las que ha tenido que pasar, considera que una de sus mayores fortalezas es ayudar a niños y jóvenes que lo requieren. (Miguel Correa)
  • Uno de los objetivos de Susan Cabral es prevenir enfermedades como el cáncer entre menores. (Miguel Correa) Uno de los objetivos de Susan Cabral es prevenir enfermedades como el cáncer entre menores. (Miguel Correa)
  • Gracias a su labor y entrega, la presidenta de AMANC en Zacatecas ha tenido varios reconocimientos. (Miguel Correa) Gracias a su labor y entrega, la presidenta de AMANC en Zacatecas ha tenido varios reconocimientos. (Miguel Correa)
Imagen de


Mujer amigable, trabajadora, solidaria y espiritual, Susan Cabral Bujdud desde 12 años es presidenta de la Asociación Mexicana de Ayuda a Niños con Cáncer (AMANC) en Zacatecas.
Dicha asociación tiene por objetivo acompañar de manera integral a niños y adolescentes de bajos recursos durante sus tratamientos contra el cáncer, hasta su curación y reincorporación a su comunidad.
Aunque admitió ser sensible, también hizo referencia a su templanza y fortaleza para sobrellevar situaciones difíciles como las que requiere su trabajo.
Hace 12 años, a raíz de una experiencia personal, decidió transformar el miedo y el coraje que dicha situación le provocó en algo propositivo no sólo para ella, sino para los niños zacatecanos.
“Alguien muy querido por mí padeció cáncer. Yo misma lo padecí y en esos momentos lo único que sentía era coraje, impotencia; le reclamaba a Dios por qué me había puesto esa prueba, por qué me había dejado sola”, relata.
No obstante, asegura que gracias al apoyo incondicional de su familia, sobre todo de su esposo, resolvió convertir los sentimientos negativos emanados de dicha experiencia en un proyecto positivo en el que, mediante la ayuda a los demás, ella misma lograra encontrar la sanación espiritual.
“Yo creo en los milagros, toda mi vida ha sido un milagro”, asegura Cabral Bujdud. Y es que dice estar convencida de que, mediante situaciones simbólicas, Dios, a quien le considera de gran importancia dentro de su vida, “nos deja mensajes para transformarnos”.

Un camino difícil
Una vez tomada la decisión de emprender el proyecto de crear AMANC Zacatecas, en coordinación con AMANC nacional, inició “el dificilísimo camino por buscar apoyos”.
Asegura que al inicio no sólo se enfrentó a una sociedad insensible al padecimiento, sino ignorante, “ya que casi nadie, en ese tiempo, le prestaba tanta atención como ahora lo hace”, además de que ganarse la confianza de los familiares de los niños era una tarea “monumentalmente difícil”.
Sin embargo, con tenacidad, la asociación logró superar los problemas operacionales iniciales y en la actualidad ya son más de 300 niños los que se han atendido, de los cuales 97 se han curado y 54 continúan en tratamiento.

Una dura pérdida
Con lágrimas, recuerda la primera vez que se enfrentó al fallecimiento de un niño por cáncer y admite que, varios años después, sigue sintiendo el mismo dolor y angustia que en ese momento.
“El fallecimiento de un niño es lo más difícil de enfrentar; hay que aceptarlo, hay niños que fallecen y en esos casos que ya no se puede hacer nada les ayudamos a morir con dignidad; ya han sufrido mucho y les ayudamos a irse en paz”, expresa con la voz entrecortada.
Cabral Bujdud asegura que uno de los propósitos de la asociación es fortalecer la prevención, dado que “muchas veces los niños llegan ya muy enfermos, todo porque no se les atendió a tiempo”. Refiere que sólo meses atrás, en una semana, llegaron seis pequeños, de los cuales en los primeros días murieron cuatro dado lo avanzado del cáncer.
La directora no culpa a los padres por omisión, sino por ignorancia: “mucha gente aún no entiende al cáncer y no se necesita ser persona humilde o no para adolecer de este conocimiento”.

Por ello, enfatiza, se ha convertido en objetivo claro prevenir este tipo de padecimientos. Destaca que conoce las necesidades de los pacientes y familiares, dado que ella lo vivió en experiencia propia.

Experiencia propia
Además, esta pionera asegura que su propia situación la llevó a emprender su actual lucha, la cual califica de milagrosa, y aunque siempre tuvo la intención de tener un hijo más, por situaciones ajenas a su deseo no pudo; “sin embargo, tiempo después entendería que Dios no quiso que tuviera más hijos porque me iba a enviar muchos más”.
Pese a que ha tenido que renunciar a una vida social y, en ocasiones a su propia familia, dice estar complemente satisfecha, cada vez más comprometida con el cometido que “tengo que realizar”.
Tras un breve momento de reflexión, explica que tal vez si hubiesen sido otras las circunstancias se dedicaría a tener empresas, aunque actualmente tiene una a la cual también ha dedicado esfuerzo.
“Soy muy trabajadora y me gusta trabajar; soy dedicada y no me dejo vencer, aunque no lo hago por el dinero, porque he aprendido que el dinero sólo es una necesidad, nada más”, menciona Susan Cabral.

Una gran preocupación
Cabral Bujdud se lamenta de la situación de violencia que prevalece en el país y expresa que en gran parte se debe a que los padres de familia se encuentran cada vez más alejados de sus hijos, “esperan que sean los maestros, las autoridades, los que los eduquen y eso no se puede delegar”.
Referente al gobierno, reconoce el apoyo que ha recibo por parte del gobernador Miguel Alonso Reyes, así como de algunos otros políticos; sin embargo, admite que en este aspecto en México y en Zacatecas aún falta mucho por cambiar.
Comenta que “los políticos deben de acercarse más a la gente, deben de conocer sus necesidades, de saber qué es lo que necesitan. Sólo estando de cerca con el dolor se entiende”, por lo que desde tiempo atrás ella procura realizar misiones en diferentes poblados marginados, acciones que “me han ayudado a entenderlos”.
Pese a que en algún momento de su vida pensó en rendirse y dejar de luchar por su vida, Susan Cabral se ha vuelto una figura emblemática para niños y jóvenes que padecen cáncer. Se ha convertido en la voz que en muchas ocasiones se les ha negado.
“Si se quiere, se puede”, sentencia Cabral Bujdud, al asegurar que hasta el final de sus días continuará velando por los niños en la entidad.





Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.38
Venta 20.88
€uro
Compra 21.54
Venta 22.04

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad