Wednesday 07 de December de 2016
» Las mujeres tienen un afecto especial por sus familiares internos 

Una luz de esperanza, la visita a reos en Navidad

Alejandro Román      25 Dec 2013 21:10:06

A- A A+

Compartir:
  • (Miguel Correa) (Miguel Correa)
  • Bertha visitó a un amigo cercano.  (Miguel Correa) Bertha visitó a un amigo cercano. (Miguel Correa)
  • Rita le dio una sorpresa a su hijo.  (Miguel Correa) Rita le dio una sorpresa a su hijo. (Miguel Correa)
  • María se llenó de nostalgia al ver a su esposo. (Miguel Correa) María se llenó de nostalgia al ver a su esposo. (Miguel Correa)
Imagen de


Las visitas de familiares y amigos a los internos del Centro Regional de Reinserción Social (Cerereso) de Cieneguillas en fechas especiales como Navidad, son una luz de esperanza.

Este miércoles, desde muy temprano llegaron grupos de personas al penal a visitar a sus familiares.

Arribaron adultos cargados con vaporeras y bolsas de mandado con variados guisados, mientras que los niños ayudaron cargando bolsas con tortillas, tostadas y refrescos.

A las afueras del Cerereso, las personas manifestaron a Imagen que buscan que sus seres queridos pasen un momento de felicidad.

Una de las visitantes comentó que desde hace nueve años recluyeron a su padre, Javier Mandujano, y sus hermanos acuden a celebrar cada 25 de diciembre y Año Nuevo al penal.

“Esta ocasión compartimos con mi papá una vaporera de pozole rojo de puerco que le gusta tanto”, indicó.

Valentina Caldera, originaria de Calera, desde hace nueve años acude a visitar cada Navidad a su hijo; ella espera que esta sea la última celebración que pase recluido.

A la salida, la madre comentó que se emocionó al ver las creaciones de talabartería que su hijo aprendió a realizar en el penal.

Por primera vez
“Es deprimente entrar por primera vez a este lugar, pero por un amigo vale la pena hacer a un lado los prejuicios”, comentó Bertha Velazco, quien visitó en compañía de familiares a un amigo cercano que recientemente fue recluido.

Dijo que su amigo se alegró mucho de verlos: “fue como darle alas de libertad después que se las cortaron en este lugar”.

María Graciela Salas, en compañía de sus seis hijos, visitó en el Cerereso a su marido que fue recluido en agosto.

“Me da tristeza que pasemos estas fechas separados y que mis hijos no puedan jugar con sus padre”, lamentó.

Añadió que “estas visitas lo alegran mucho, lo hacen sentir parte de la familia. Él ahora ayuda a la familia con varios trabajos de carpintería que hace al interior”.

Presentes
Rita María González visitó esta Navidad a su hijo que está interno y aparte de los tradicionales tamales, para alegrarlo le llevó varias prendas de ropa como obsequio de estas fechas.




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.33
Venta 20.83
€uro
Compra 21.84
Venta 22.34

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad