Friday 09 de December de 2016

Villa de Cos, tierras bendecidas por fray Jerónimo de Mendoza  

Mario Alberto Menchaca Trejo      22 Nov 2015 00:21:39

A- A A+

Compartir:
  • Cortesía de la UAZ Cortesía de la UAZ
  • Espacios donde hubo mar quedó sal como su testigo (Imagen) Espacios donde hubo mar quedó sal como su testigo (Imagen)
  • La edificación del templo de sus santos patrones inició en 1712(Cortesía de la UAZ) (Cortesía) La edificación del templo de sus santos patrones inició en 1712(Cortesía de la UAZ) (Cortesía)
  • El municipio se encuentra en el norte del estado. (Cortesía de la UAZ) (Cortesía) El municipio se encuentra en el norte del estado. (Cortesía de la UAZ) (Cortesía)
  • Primero se llamó Burgo de San Cosme, su nombre actual rinde homenaje a José María Cos (Miguel Correa) Primero se llamó Burgo de San Cosme, su nombre actual rinde homenaje a José María Cos (Miguel Correa)
Imagen de


En la época Prehispánica, la región que ocupa el municipio de Villa de Cos fue habitada por indígenas nómadas procedentes del suroeste.

Sus principales medios de subsistencia fueron la cacería, la recolección de frutos y el tráfico de sal, un recurso abundante, principalmente en Chichimequillas, debido a la existencia de mar durante la era jurásica, transformado luego en pequeños lagos, ahora desaparecidos.

La ausencia de construcciones, cerámica, herramientas complejas y deidades, denotan la escasa influencia mesoamericana, aunque sí se han encontrado puntas de flecha. 

Llegado el Virreinato, los mineros avecindados en el lugar comenzaron a tener diferencias por la escasez de sal, necesaria para la reducción de metales.

Algunos utilizaban la que se encontraba dispersa en la tierra, en su mayor parte de baja calidad.

En 1553, el virrey Antonio de Mendoza, tratando de resolver los conflictos, envió a fray Jerónimo de Mendoza, primo suyo, quien logró reconciliar a los referidos mineros. 

El fraile se unió por un tiempo a la expedición emprendida por Francisco de Ibarra en dirección al norte, sin embargo, más tarde le rogó al conquistador le permitiera regresar para quedarse en el lugar y predicar el Evangelio.

En 1554 llegó a una laguna grande donde al evaporarse las aguas, quedaba una gran cantidad de sal; ese día, 27 de septiembre, se celebraba la fiesta de San Cosme y San Damián, motivo por el cual se llamó a este lugar Burgo de San Cosme.

Luego fue nombrado Villa de San Cosme y finalmente Villa de Cos, en honor al sacerdote José María Cos y Pérez, ilustre ideólogo de la Independencia. 

El auge minero propició la conformación de numerosas haciendas agrícolas que se mantuvieron hasta principios del siglo 20, algunas de ellas dieron origen a las comunidades más importantes del municipio. 

Visita Obligada


Pozo Hondo y Guadalupe de las corrientes. La segunda fue estancia de la primera, parte de sus terrenos estuvieron en la municipalidad de Francisco R. Munguía. En ellas se criaba ganado menor, vacuno y caballar. (Foto: Cortesía de la UAZ)



Sierra Hermosa, es un lugar de mucha historia. El primer casco de lo que fuera la hacienda estuvo en Sierra vieja, establecida en el siglo 18 por Ana María de la Campa y Cos, condesa de San Mateo, y Miguel de Berrio y Saldívar, marqués del Jaral de Berrio. Tuvo más de medio millón de héctareas. Sus impactantes construcciones se encuentran en ruinas. (Foto: Cortesía de la UAZ)

La hacienda de Bañon, surgió como una necesidad de satisfacer a la región de los productos agrícolas, necesarios para la industría. En 1803 llegó a abastecer a Fresnillo y exportar lana, carneros, mulas, machos y caballos hacía México, Quéretaro y Guadalajara.(Foto: Cortesía de la UAZ)

La leyenda

El ánima en pena 
Entre la población que habita cerca de la Hacienda de Sierra Hermosa se cuenta que por las noches, dentro de la Casa Grande se escucha el llanto de un infante. Los lamentos provienen del suelo, debajo del marco de una puerta que separa  al pasillo y el comedor.

El niño probablemente fue hijo de Manuela Moncada, quien al morir, lo dejó bajo custodia de su hermano Francisco.

Éste se encargaría de administrar todas las propiedades hasta que el pequeño alcanzara la mayoría de edad y pudiera hacerse cargo de ellas. 

Desafortunadamente para el pequeño usufructuario, la ambición de Francisco, su tío, se convirtió en su sentencia de muerte. 

Dicen que una noche, mientras el pequeño se encontraba descansando, su consanguíneo, apoderado por un espíritu diabólico, tomó una daga y lo apuñaló.

Esa misma noche el hombre enterró el cadáver dentro de la casa y para evitar las sospechas, denunció la desaparición del niño. Los vecinos empezaron a buscarlo por los alrededores, pero jamás lo encontraron. 

Tiempo después, comenzaron los rumores de que el alma de este inocente no pudo descansar en paz y vaga por los rincones de la casa, llorando por la traición de quien debía cuidarlo.

En una ocasión, los inquilinos de la casa, cansados de los llantos de ultratumba, decidieron excavar en el lugar que se presume está enterrado el niño, encontraron una losa de cantera, pero al querer destaparla sintieron un escalofrío que los envolvió por completo, así que rociaron agua bendita sobre la piedra y desistieron, abandonando la casa, sin decir nada, al poco tiempo.   El llanto del niño, resuena en la Casa Grande de Sierra Hermosa (Foto: Cortesía de la UAZ)

Platillos típicos

  • Único: La salinidad de los suelos y pastizales utilizados como forraje para alimentar  al ganado hacen que el sabor de la leche y sus derivados como el queso sean muy apreciados por los visitantes, ya que tienen consistencia distinta al resto  de los productos de esta clase en la entidad.
  • Para celebrar: En las fiestas se come el asado de boda, menos dulce que el tradicional; también se hacen tamales, gorditas rellenas  y para el Día de Muertos  se reúnen las mujeres de cada familia para hacer gorditas de maíz y trigo cocidas en horno de ladrillo. 
  • Festividades: Durante las festividades religiosas se acostumbran las reliquias; en ellas se consumen pastas, arroz, frijoles, carne de puerco, mole y asado. 
  • Postres: Es común ver, en los márgenes de las carreteras, puestos de tunas y manzanas de Trujillo, especialmente entre los meses de junio a octubre.
Las gorditas son un manjar , en la gastronomía local. (Foto: Cortesía de la UAZ)

Festividades

La feria de San Cosme y San Damián, del 20 al 28 de septiembre, es famosa en la región, incluso entre los habitantes de algunos municipios de San Luis Potosí.

El 27 de septiembre se conmemora también la llegada de fray Jerónimo de Mendoza, por lo cual hay quienes consideran es el aniversario de la fundación de la cabecera municipal. Al inicio era una celebración 100% religiosa, que consistía en una misa, peregrinaciones y danzas. La afluencia de visitantes incentivó al comercio para establecerse en la temporada y ofrecer alimentos y juguetes.

Anualmente las cofradías de la comarca se reúnen para hacer una gran morisma, vistiendo de color las calles y el atrio de la iglesia. 


Desde la década de los 70 se instalan juegos mecánicos, el ayuntamiento organiza una exposición ganadera, el palenque, carreras de caballos y bailes masivos con grupos de banda y norteños.

No pueden faltar las conmemoraciones del calendario cívico,  siendo el aniversario de la Independencia y la Revolución Mexicana, en septiembre y noviembre, respectivamente, las de mayor trascendencia; las escuelas participan en desfiles y honores a la bandera.

Asimismo, el 19 noviembre es recordado, con un homenaje,  José María Cos, ideólogo de la Independencia Nacional.   

Ciudadanos Ilustres

Elías Amador (1848-1917): Historiador, autor del Bosquejo Histórico de Zacatecas. Combatió la intervención francesa, guerra donde obtuvo el grado de coronel. Convertido al protestantismo, colaboró en periódicos de corte liberal criticando a los conservadores y al clero.

Severo Amador (1886-1931): Pintor y literato, hijo de Elías Amador. Estudió en la academia de San Carlos al lado de José María Velasco y Santiago Rubell. 
Estableció una academia de artes plásticas en Aguascalientes.
   
 José Romano Muñoz (1890-1967): Fue uno de los más ilustres filósofos mexicanos del siglo 20. Nació en Villa de Cos y murió en la Ciudad de México. 
El doctor en Filosofía por la UNAM fue catedrático e impulsor de la autonomía universitaria. Además, fundó y dirigió la Comisión Investigadora de la Situación de la Mujer y de los Trabajadores Menores.
Fue miembro de la Comisión Revisora y Coordinadora de Planes de Estudio y Textos Escolares, así como jefe del Departamento de Cooperación Intelectual de la SEP. 
Dirigió las normales  de Especialización, el Museo Pedagógico Nacional, el Archivo General de la Nación, el Departamento de Enseñanza Superior e Investigación Científica de la SEP, la Escuela Nacional de Música y Arte Teatral. Representó a México ante la sede de la UNESCO.
Entre sus obras destacan El secreto del bien y del mal y Hacia una filosofía existencial. 

El personaje


(Foto: Miguel Correa)

Juan Manuel de la Rosa (1945):  Originario de Sierra Hermosa, Villa de Cos, estudió en el taller de Artes Plásticas de la Universidad de Nuevo León, así como en la Escuela de Pintura, Escultura y Grabado La Esmeralda, del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA).

Fue becado por el gobierno de Nuevo León para realizar estudios y trabajos en la Escuela de Bellas Artes de París y países como Madrid y Japón.

Ha realizado estudios especializados sobre distintas técnicas de elaboración de papel hecho a mano en países como Egipto, Estados Unidos y Japón. 

También ha impartido cursos de esta especialidad varias naciones.

Es un destacado pintor, grabador, hacedor de papel y ceramista.

Para crear, elabora su propio papel y prefiere los colores provenientes de fuentes naturales como la grana y la cochinilla.

Ha expuesto en varias partes del mundo, como Estados Unidos, Venezuela, Francia y Argentina; además, ha dado clases en otras como Japón.

En su terruño se ha convertido en un promotor cultural, tras facilitar una biblioteca y organizar cada año el Festival Cultural, que se integra de conciertos de música clásica, presentaciones de libros, teatro, cine, canto, danza y corridas de toros.

El artista plástico siempre ha demostrado su amor por  Sierra Hermosa y ha compartido ese sentir con colegas que ha llevado para que conozcan su belleza y  tradiciones.

Edificios Históricos


Templo de Nuestra Señora de Loreto, Tiene una sola nave y muestra la opulencia alcanzada por  la Hacienda de la Santa Cruz de Bañón. Su construcción es de mediados del siglo 19 y se considera de estilo neogótico. Resguarda pinturas del siglo 18 y algunas esculturas de vestir de Jesús, la Virgen María y San José.(Foto: Cortesía de la UAZ)

Templo de San Elías en Pozo Hondo, En la hacienda que se considera tan antigua como la cabecera municipal se construyó el hermoso templo que hace tan solo unos años sufrió un incendio. No obstante, la belleza de su exterior recuerda la transición del barroco al neoclásico.(Foto: Cortesía de la UAZ)


Templo de San Cosm y San Damián, Su fachada remata en un frontón mixtilíneo calado por un reloj. Su construcción inició en 1712, cuyos gastos fueron costeados por el Conde de Santa Rosa, Bartolomé Bravo de Acuña. (Foto: Cortesía de la UAZ)

*Jefe del Departamento de Difusión de la Crónica del Estado, con información de la Enciclopedia de los Municipios de México
*Con información de Conaculta
 




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.32
Venta 20.82
€uro
Compra 21.54
Venta 22.04

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad