Friday 09 de December de 2016

¿Y después de la huelga qué?

J. Luis Medina Lizalde      19 Feb 2014 21:10:01

A- A A+

Compartir:
La huelga de los académicos de la UAZ ofrece múltiples lecturas. Si para evitarla no se mostró el dinamismo requerido, es de esperar que los actores internos y gubernamentales entiendan que el retorno temporal a sus lugares de procedencia de decenas de miles de jóvenes y la falta de ingresos del personal en lucha acentuarán sensiblemente la desesperante postración económica que nos envuelve.

No obstante, sean cuales sean los acuerdos a los que se llegue para finiquitar el conflicto laboral, la crisis requerirá de un tratamiento que involucre a todos los sectores de la comunidad universitaria con el fin de gestar las soluciones de fondo hasta donde es posible hacerlo, en un entorno de manifiesto menosprecio oficial a la educación pública en todos sus niveles.

Siempre será mejor servida la causa que inspira nuestra reflexión si se impone la serena búsqueda de las causas y no el bilioso afán de encontrar culpables; en ese espíritu, las siguientes son, en nuestra modesta opinión, algunas de las claves de la crisis.

Los factores externos
A partir de la segunda mitad del siglo 20 y hasta los tiempos actuales, el Gobierno del Estado ha carecido de política para la educación media superior y superior y ha dejado la responsabilidad financiera al Gobierno Federal. Fundamento mi convicción en los siguientes hechos:

A) Desde 1968, merced a un decreto del gobernador José Isabel Rodriguez Elías, se recauda en el estado una contribución del 5% de los impuestos locales etiquetado para la UAZ, pero el monto del mismo no le es entregado a la institución, salvo contadísimas excepciones.

B) La crónica insolvencia financiera de los organismos descentralizados de educación media, media superior y superior de financiamiento federal y local (Cobaez, universidades tecnológicas, CECYTEZ, etc.) tiene su origen en la omisión, en muy elevado margen, de las aportaciones financieras correspondientes al Gobierno del Estado.

C) Con la finalidad de gestar burocracias dóciles a los dictados oficiales, el Gobierno Federal introdujo, en la segunda mitad del sexenio de Carlos Salinas de Gortari, un tabulador con privilegios para los administradores, lo que introdujo un estímulo perverso para acceder y permanecer en la esfera de la conducción político administrativa, al remunerarlos mejor que a los participantes en actividades de docencia, investigación y extensión.

D) Vencida la resistencia a las directrices oficiales, las universidades públicas fueron escenario pasivo de ocurrencias sexenales, una de las cuales es la controvertida “venta de prestaciones” que tanto da de qué hablar en estos momentos.

Los factores internos

A) La estructura de gobierno universitario plasmada en la reforma de 1971-1972 hizo posible el control social de los integrantes de órganos de gobierno central y escolares (Consejo Universitario y Consejos Técnicos) con un margen de autonomía respecto al rector y los directores que le daba viabilidad al equilibrio institucional.

Las modificaciones ulteriores introdujeron un esquema de gobierno que convierte a los órganos colegiados en correas de transmisión de voluntades grupales subordinadas, las mayoritarias, en lo central al rector y a los directivos en las unidades académicas; tal circunstancia casi suprime la otrora intensa vida colectiva y desterró el debate en el seno de la comunidad.

B) El desaliento a la vida democrática interna suprimió la fuente de fortaleza política por excelencia de los representantres institucionales, se volvieron dependientes de la lucha palaciega, de las palancas y de las buenas relaciones.

Se perdió paulatinamente la capacidad de interlocución directa con la SEP y se terminó en manos de conseguidores de aspirinas para el cáncer para bajar recursos y hasta para conseguir audiencias, dejando atrás los tiempos en que el estatus político del rector de la UAZ era el segundo en importancia, solo después del gobernador. La crisis que orilló a la huelga deja muy claro el saldo de ese viraje.

C) En sentido opuesto a su trayectoria, la UAZ introdujo los mecanismos de éxito electoral puestos en práctica por el régimen. Las becas estudiantiles, las plazas laborales y las promociones de categoría juegan en la vida universitaria lo que en la vida ciudadana, las despensas y los contratos de obras.

D) Aunque vigente en el discurso, el compromiso con la gratuidad de la educación pública ha sido vulnerado en los hechos con el surgimiento de un catálogo de cobros por diversos conceptos que se establecen en unidades académicas, sin registro central y sin rendición de cuentas, debilitando la empatía con los sectores populares que tan solidarios han sido con la universidad.

Lo estimulante es que los académicos dieron una lección encomiable en su forma de decidir la huelga, asegurando la secretud del voto. La transparencia y la participación democrática son la mejor vía de solución.

Nos encontramos el jueves en El recreo.
 




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
A plena luz del día asesinan a 3 hombres en Calera
Madre finge que le robaron a su bebé para ocultar que lo asesinó
Por frío, cobijan a bebé en exceso y muere asfixiado
Llega a casa de su hijo; lo encuentra muerto
Balean dos viviendas del Centro Histórico de la capital
Se quedan comerciantes del mercado Arroyo de la Plata hasta el 15 de enero
Se desploma aeronave de Fuerza Aérea Mexicana; mueren 2
La Joya está lista para los XV años de Rubí y sus invitados
Reporta la Ssa sexta víctima por influenza de la temporada
Guillermo Figueroa, con el bat encendido
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.38
Venta 20.88
€uro
Compra 21.65
Venta 22.15

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad