Friday 02 de December de 2016

¿Y después del fondo qué?

Juan Francisco del Real Sánchez      12 Nov 2014 21:29:15

A- A A+

Compartir:
En México ya son muchos los hechos que han movilizado a la sociedad para exigir un cambio, algunos solidarios como el surgido por el temblor de 1985, donde la ciudadanía sentó precedente en materia de organización y protección civil, desde entonces, múltiples acontecimientos han sumido a los mexicanos en la desesperación y la desesperanza: desde la corrupción política, asesinatos, secuestros y una guerra en contra del narcotráfico que no tiene tregua, hasta tocar fondo con la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, donde la reacción de la sociedad es urgir al Estado (en toda la extensión de la palabra) a garantizar la seguridad e integridad de todos los mexicanos, y de aquellos extranjeros que se encuentren en este país.

Si se trata de buscar culpables en éste último son: un presidente municipal, su esposa y sus esbirros que forman parte de la delincuencia organizada, habría que determinar cómo, quién y por qué fue postulado para ese puesto, además de establecer las responsabilidades de los otros órdenes de gobierno, que por acción u omisión también son parte de la responsabilidad, por eso se dice, fue responsabilidad del Estado. Pero el Estado es un organismo vivo del que forman parte quienes interactúan diariamente en él, es decir, la sociedad, que en México está fragmentada, débil y desorganizada, por lo que ha sido parte del problema y no de la solución.

Este detonante social no debe ser otro acto que golpee al país y lo deje en la lona, dolido y aturdido, ahora desde la organización civil y propuestas ciudadanas se debe encontrar solución, si el gobierno realizó las reformas, ahora es tiempo de concretar las políticas donde el principal motor sea el ciudadano.

El próximo año electoral es un momento coyuntural para hacer de este movimiento una agenda ciudadana, pasar del pacto político, realizado por los distintos partidos, al pacto social donde los principales actores y propuestas sean de la sociedad civil organizada, de los profesionistas y universidades del país para tratar de encontrar soluciones a la impunidad, una mayor eficacia de la procuración de justicia, una rendición real de cuentas, frenar la corrupción, y dar seguridad, entre muchas otras más.

Mauricio Meschoulan, internacionalista y profesor de la Universidad Iberoamericana señala al “Constructivismo Social” como la teoría de que todo lo que sucede es una realidad en la que estamos inmersos, una realidad socialmente construida. Menciona que la violencia y la corrupción son parte de la estructura de la que formamos parte, algo que no nos es ajeno, que está en la esquina, en el barrio, o en el espejo. Atender al constructivismo social, no solo nos hace parte del problema, sino que también nos indica el camino para resolverlo.

De la impotencia es indispensable pasar al empoderamiento y combatir la desesperanza, existen estudios que demuestran que un cambio multitudinario ayuda bastante, acabar con la violencia y corrupción en la casa, trabajo, con los amigos, sería el primer paso para cambiar la frustración e impotencia por la esperanza y organización.

Abogado y politólogo
Twitter:@jfdelreal
Facebook: Juan Fco Del Real





Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
La conoció en redes sociales; mató a pareja tras plagiarla
Tom Ford tampoco vestirá a Melania Trump
Reconocen a 10 ciudades por su lucha contra el cambio climático
En México se tiene que cimbrar con cosas positivas: Yunes Linares
Falso que haya ‘bono navideño’ para diputados, asegura Javier Bolaños
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.71
Venta 21.21
€uro
Compra 21.92
Venta 22.42

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad