Tuesday 06 de December de 2016

Ya nada sería igual

Selene Lamas      6 Oct 2013 19:10:04

A- A A+

Compartir:
Mario Oziel Méndez recibió las heridas más graves durante el accidente. (Miguel Correa)
Mario Oziel Méndez recibió las heridas más graves durante el accidente. (Miguel Correa)
Es la madrugada del domingo 21 de julio. Mario, José Alfredo y Gerardo están tomando, los tres son taxistas y aprovechan que por la mañana no tendrán que salir a trabajar, pues ese es su día de descanso.

Circulan por la carretera a Villanueva, a la altura de una embotelladora de refresco. José Alfredo, quien conduce el Tsuru en el que andan y se incorpora a un carril sin precaución, no se percata de que viene una camioneta Nissan Urban que los impacta.

El coche da varias volteretas. Mario y José Alfredo salen disparados. Gerardo queda en el vehículo. Llega Protección Civil, los paramédicos intentan reanimar a José Alfredo. No lo logran. Sus signos vitales han desaparecido y lo declaran muerto.

Mario está muy herido, tiene sangre en el rostro, lo suben a la ambulancia y lo trasladan al hospital, al igual que a Gerardo. Ambos tienen golpes en la cabeza, pero Mario es el más grave, además de hematoma cerebral, tiene estallamiento de vísceras y costillas fracturadas.

El conductor del otro vehículo participante sólo sufre golpes contusos, los trabajadores que trasportaba salen ilesos.

Sufre secuelas
“No sé cómo fue el accidente, no recuerdo dónde estábamos ni a dónde íbamos, tampoco quién manejaba. Sólo sé que ese día fui a dejar el carro a las 3 de la tarde, luego me fui con un cuñado de Mario a comprar los cables para las bujías de su camioneta y de ahí nos fuimos a casa de doña Agustina”, refiere Gerardo, amigo de Mario.

“Mi familia, mientras estuve en el hospital, no me dijo nada de lo ocurrido; supe que Kiko había quedado en coma hasta que me llevaron a la casa y de la muerte de José Alfredo me enteré semanas después, cuando un compañero taxista me lo dijo.

“Me tuvieron nueve días en el hospital, los primeros días estuve totalmente aturdido, sólo tengo recuerdos de las últimas horas que estuve ahí. Ya que estaba en la casa vino la Judicial, me preguntaron lo mismo, que cómo había estado el accidente, pero no le pude decir nada.

“También me dijeron que si quería demandar contra quien resultara responsable, le dije que no, que lo único que me interesa es que Mario se recupere, que se levante. A mí me duele mucho la cabeza todavía, me mareo y a veces las piernas no me responden. Yo creo que me retiraré de manejar el taxi”.




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.56
Venta 21.06
€uro
Compra 22.14
Venta 22.64

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad