Sunday 11 de December de 2016

Zona de tolerancia, sin visos de ser reubicada: Barrón

Francisco Gabriel Reynoso Torres      3 Jun 2014 20:00:06

A- A A+

Compartir:
Juan Barrón, creador del Cerepa. (Oscar Baez)
Juan Barrón, creador del Cerepa. (Oscar Baez)
La zona de tolerancia, llamada Centro de Recreación para Adultos (Cerepa), está muerta, afirma su creador y principal representante, Juan Barrón Rosales. Revela que la prostitución está en las calles del centro de Zacatecas y anticipa que no se dará la reubicación que anuncia el alcalde Carlos Peña.

El presidente vitalicio del Cerepa, Barrón Rosales, cuenta cómo se creó y las dos reubicaciones que ha tenido. Del centro se fue a la colonia Minera y después a La Escondida. Es, dice ufano, una “historia muy bonita”. También Juan Barrón habla del pleito personal que sostiene con el gobierno municipal.

¿A dónde reubicarán la zona de tolerancia?
El cambio, aunque lo anuncie el señor ¿dónde la va a poner? La presidencia no tiene terrenos. Los empresarios tendrían que comprar, apoyados con el aval del gobierno municipal, responsable de cuidar la salud pública y la paz social.

El día que quieran cambiar la zona, que me llamen. Soy presidente vitalicio del Cerepa. Dudo que alguien quiera invertir. Hace 33 años nos cambiaron, pero en otras condiciones.

¿Aceptarían reubicarse?
Yo no. La mancha urbana nos va a alcanzar donde sea. El Cerepa está protegido, bardeado, es un cuadro. Pero si los demás quieren irse, que se vayan, que inviertan. Yo diría que no y confían en mí, siempre lo han hecho. Yo traje progreso y modernidad. No harán que me pelee con mi gente. A mí que me haga lo que quieran.

Me quieren despojar de un bien. Tengo 30 años de posesión. Omar Caín, del Jurídico municipal y José Luis González, exjefe de Ejecución Fiscal, intentan despojarme. Los tengo demandados en la Contraloría Interna, en la procuraduría y en la Comisión Estatal de Derechos Humanos.

Desgraciadamente yo no puedo parar esta situación. Ahora la culpa del problema la tiene el secretario de Gobierno, Alfredo Salazar. No tengo pelos en la lengua. Tengo demandado al presidente por la vía penal.

Antes hubo dos reubicaciones. ¿Cómo se hicieron?
Yo hice la zona de tolerancia hace más de 30 años. Era presidente municipal Benito López Domínguez.

Es una historia muy bonita. Benito tuvo el valor de quitar la pudrición que había en el centro. Le digo nombres: Julia Ramírez, María Gurrola, La Troje en avenida Hidalgo, El Betos.

Los prostíbulos estaban abiertos al público y había casas de citas: La Negra, en avenida Morelos; Toña Zapata, en el callejón de Los Perros. Llegó a la presidencia Raúl Rodríguez Santoyo y un señor que merece todos mis respetos, Guillermo Rubio Belmonte, secretario del ayuntamiento, y la zona se fue a la colonia Minera.

¿Cuándo llegan a La Escondida?
Tiempo después. El gobierno de Guadalupe Cervantes hizo una ley que ordenaba cerrar a las 10 de la noche y puso una bomba de tiempo: una escuela. Entonces buscamos un terreno y compramos en La Escondida. Llegamos 12 inversionistas. Juan Muñoz nos vendió con engaños; no había agua, luz y drenaje. Nos dieron seis meses para cambiarnos.

Poco después se presentó un problema con Consuelo Elías, La Pelos y el nuevo alcalde José Escobedo Domínguez ¡purrum! nos cerró. Ofrecimos hacer una escuela y cumplimos. Llega nuevamente Rodríguez Santoyo. Me advierte: “bardeas esta cochinada o clausuro”. La Pepsi Cola nos auxilió y bardeamos todo.

Estábamos José Mercedes Galván, Andrea Herrera La Licha, José Rendín, Rodolfo Rangel, Juan Navarro, Miguel Ojeda, Benito Rendín, Consuelo Elías, María Gurrola y Alberto Ruiz. A Raúl Rodríguez le quitan la policía municipal que siempre habíamos pagado.

Francisco Murillo Belmonte era jefe de Tránsito. Nos dijo que debíamos pagar la seguridad. Quería un millón. Nos arreglamos con 500 mil pesos, ahí están los recibos y empezamos a hacer obras de interés social.

¿Los empresarios tienen para invertir en una reubicación?
Ahorita el Cerepa está muerto, solo unos cuantos negocios abren. El último problema que tuvimos fue cuando se construyó el nuevo fraccionamiento de Grupo Plata. El centro colinda con terrenos del ejido que le vendieron a Humberto Godoy.

Le mandé decir que había problemas, no me hizo caso, pero la prostitución está en el centro. Ya no cabe en antros, cantinas, billares. Las mujeres ofrecen sus servicios en las calles, en los camiones. Es un problema grave, es una gran verdad.




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.38
Venta 20.88
€uro
Compra 21.54
Venta 22.04

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad