×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Foro Joven

?Hasta que se derrame el vaso

Tania Esmeralda Martínez Rivera
~
23 de Junio del 2016 21:57 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Los últimos acontecimientos ocurridos en Oaxaca dejaron entrever la existencia de una grave crisis en el país. El uso de la fuerza pública en contra del magisterio que lucha por la no privatización de la educación y reclama respeto a sus derechos laborales ha sido condenada por organismos internacionales, agrupaciones de diversa índole y ciudadanos en México y alrededor del mundo.

La represión y la violencia con la que ha venido actuando el gobierno el último sexenio al tratar de sofocar las legítimas manifestaciones de distintos sectores de la población da cuenta del autoritarismo y la barbarie con la que se gobierna. 

La exclusión de los grupos sociales en la toma de decisiones y la marginación de que han sido objeto los ciudadanos tras la imposición de las reformas estructurales en el país ha traído como consecuencia las múltiples manifestaciones de protesta que se extienden a lo largo y ancho de México.

Ejemplos de abuso de autoridad ya son muchos: desde una docena de muertos en Atenco, feminicidios en diferentes estados, la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, la matanza de maestros en Oaxaca y cientos de heridos en el sur del país, sin contar con los miles de muertos y desaparecidos de la
guerra contra el narcotráfico y otros casos que no lograron la atención de los medios de comunicación.

Una vez más la ONU denunció que en México persiste el uso excesivo de la fuerza pública y consideró que las medidas de protección siguen siendo insuficientes e ineficaces. Consideró que la impunidad y la falta de rendición de cuentas son elementos presentes en la violación a los derechos de las personas incluyendo la ausencia de la reparación del daño a las víctimas.

La Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos consagra la libertad de los ciudadanos para expresar sus ideas y alzar la voz para inconformarse por la arbitraria actuación de las autoridades, para exigir que cumplan con la función para la que han sido elegidos, así como para luchar por el respeto a sus
derechos y clamar paz social.

¿Cuántos más funestos acontecimientos tendrán que ocurrir en México para que el gobierno preste oídos a las demandas de justicia y bienestar social que claman los ciudadanos? ¿Cuántas gotas faltan para que se derrame el vaso?