×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

La basura, un problema que crece sin control

Melina González
~
23 de Junio del 2016 23:57 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Corren el riesgo de cortarse con vidrios o encajarse agujas, ya que la gente no suele separar su basura.
David Castañeda / Corren el riesgo de cortarse con vidrios o encajarse agujas, ya que la gente no suele separar su basura.
El crecimiento de desechos es alarmante.
David Castañeda / El crecimiento de desechos es alarmante.
La contaminación ambiental ha aumentado considerablemente.
David Castañeda / La contaminación ambiental ha aumentado considerablemente.
Los recolectores se enfrentan todos los días a un arduo trabajo.
David Castañeda / Los recolectores se enfrentan todos los días a un arduo trabajo.
Se recolectan alrededor de 800 toneladas de basura a la semana.
David Castañeda / Se recolectan alrededor de 800 toneladas de basura a la semana.
Son 38 camiones los que ofrecen servicio a las 226 colonias de la capital.
David Castañeda / Son 38 camiones los que ofrecen servicio a las 226 colonias de la capital.
Los recicladores  laboran diariamente más de 8 horas en el Relleno Sanitario.
David Castañeda / Los recicladores laboran diariamente más de 8 horas en el Relleno Sanitario.
A pesar de que aún no sale el sol, María barre afanosamente las aceras; el silencio que prevalece en la calle contrasta con los rastros de la fiesta que, se evidencia, tuvo lugar la noche anterior.

Es domingo por la mañana y para doña Mary solo significa una cosa: más trabajo. Entre semana, a excepción de la época de festivales, la basura que tiene que recoger es la misma, pero en fines de semana, no únicamente aumenta, sino que es más difícil poder  juntarla; bañada en cerveza y en ocasiones, hasta en orines, es complicado retirarla de las papeleras y de las aceras.

Lleva más de una década ejerciendo su labor y se dice orgullosa de ser una “hormiguita”, como coloquialmente se les conoce a los trabajadores de barrido manual y aunque manifestó con orgullo cómo la ciudad ha cambiado, lamentó que la gente siga tirando basura sin consideración, no solo a su trabajo, sino sin respeto a su propia ciudad.

“Es una lástima, nomás viera lo que uno ve: pañales, bolsas llenas de comida podrida, agusanada; de gente que vive aquí en el centro y no se levanta a tirar su basura o los fines de semana. Me ha tocado ver muchachitos que pasan tomado y avientan las latas de cerveza así, a la calle”, condenó.

Y es que en la zona conurbada Zacatecas-Guadalupe, la basura se ha convertido en un problema de difícil manejo, coincidieron autoridades municipales, pues a pesar de no ser una población numerosa, las 120 toneladas de basura que se recogen al día, delatan a una población que consume y tira mucho.

No solamente plástico, cartones, ropa vieja, trastos, fierro y aluminio día con día forman parte del enorme cementerio de desechos del Relleno Sanitario; el 25% de estos desechos son orgánicos, lo que delata un “gran desperdicio de comida que tenemos en Zacatecas”, lamentó Jaime Cruz Talamantes.

El director del Departamento de Limpia del Ayuntamiento de Zacatecas refirió que la mayoría de estos desechos orgánicos provienen de instituciones académicas, privadas, en su mayoría y de las que literalmente, “predomina la basura de comida que sobre cualquier otra”, reprochó.

Distribuidos en 72 días terciados, cada jornada  38 camiones ofrecen servicio a las 226 colonias del municipio, servicio que admitió, no es suficiente dado el crecimiento poblacional.

Aunque desde hace cuatro años se ha mantenido el mismo promedio de recolección de basura semanal, cercano a las 800 toneladas, Cruz Talamantes advirtió que algunas colonias representan mayor problema que otras, como Colinas del Padre, Las Palmas, La Minera, CTM y Tres Cruces.

Este exceso de generación de residuos además de provocar una mayor contaminación ambiental, causa serios problemas de sanidad, pues lamentó que mucha gente, por flojera e inconsciencia, deja su basura en la vía pública, lo que favorece que la fauna local disperse los residuos por calles y colonias.

Aunque en lo que va del año se han interpuesto ya 130 multas a ciudadanos que han sido sorprendidos en flagrancia cometiendo este delito, muchos lo vuelven hacer, como en el caso de la colonia Tres Cruces, área en donde constantemente se han emitido multas y que, a pesar de ello, siguen existiendo reincidentes.

Esta labor de limpieza no únicamente representa un reto para el personal encargado de los camiones recolectores, “también para nuestras 76 “hormiguitas”, que no se dan abasto, la no respeta las papeleras, no tira su basura donde debe”.

Y es que a pesar de que cubren tres horarios, desde las 7 de la mañana hasta las 3 de la madrugada, diariamente,  el personal de barrido manual, como doña Mary, lamenta la falta de respeto y concientización que al respecto prevalece.

Alcantarillas tapadas, calles inundadas

El exceso de basura que se genera en la zona metropolitana no únicamente representa una amenaza al medio ambiente, a la salud y a la estética de Zacatecas, sino que origina otros males que aquejan a toda la población.

Las alcantarillas obstruidas por basura son una constante en el municipio, problema que se refleja más durante la época de lluvias, tal y como pasó el año pasado en el que varios negocios de la avenida Hidalgo tuvieron pérdidas cuantiosas a causa de ello.

Pese a esta problema, que ha sido una constante, la gente sigue tirando basura, lamentó Miguel Félix Carrillo, titular del Departamento de Servicios Públicos Municipales de Zacatecas .

Aunque resaltó que las labores de saneamiento que se han realizado en lo que va del año en las 500 alcantarillas pluviales del municipio, advirtió que el arrojo constante de desechos en éstas genera un problema sin fin.

Destacó que en promedio se llegan a retirar por alcantarilla hasta 2 metros cúbicos de basura, lo que equivale a casi un medio camión de volteo ,  “es demasiado, es mucha la basura que se tira. Hemos llegado a retirar hasta colchones que avientan al drenaje”.

Viven en el caos

Alejados de la ciudad y de las alcantarillas tapadas, los pepenadores, también llamados recicladores, padecen de manera más vívida el drama de la producción descontrolada de basura.

Aunque su medio de subsistencia es precisamente a través de estos desechos, el nuevo tipo de productos y el consumo preferente de algunos, limitan su posibilidad de reciclarlos, además de que al llegar al relleno sanitario, ya han sido previamente seleccionados por los macheteros, que son quienes van separando la basura al interior del camión recolector.

Alejandro Domínguez Macías, representante de los 60 recicladores que laboran diariamente más de 8 horas en el Relleno Sanitario, lamentó su situación, que consideró cada día más crítica.

“Aquí cuando llegan los camiones, ya no traen todo lo que a nosotros no puede servir, ellos lo dejan antes de llegar y pues no nos dejan ya nada y nosotros, solo de esto vivimos. Nos dejan solo las botellas rotas, las medicinas de las casas y lo único que encontramos son cortadas, piquetes, enfermedades”, lamentó.

Y es que explicó que la gran mayoría de la población no tiene cuidado con el manejo de sus desechos que debiera separarse desde la casa; las jeringas las dejan sin tapa, así como cuchillos, navajas y medicinas las tiran sin apartarlas del resto de la basura.

David Hernández Velázquez, conductor de uno de los camiones de volteo del ayuntamiento capitalino, que acude dos veces por día al relleno sanitario a dejar en promedio 6 toneladas de basura, advirtió que el crecimiento de residuos es alarmante.

A pesar de que consideró que se ha mejorado el servicio de limpia, que se han implementado nuevas acciones para tratar mejor la basura, refirió que el consumo desmesurado es el principal problema.