×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

¿Cómo sigue la vida?

José Luis Guardado Tiscareño
~
13 de Julio del 2016 23:06 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Como cada año la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) ha publicado su Índice para una Vida Mejor, el cual califica 11 factores que contribuyen al bienestar y a la calidad de vida de las personas en los diferentes países miembros de la Organización. Éste estudio valora la opinión de más de cien mil personas que participan en la realización de dicho índice, con sus percepciones y visiones, calificando del cero al diez los diferentes temas que se abordan, según su importancia, la calidad y eficiencia en cada uno de los países.

Los factores que se consideran son vivienda, ingreso, seguridad, educación, comunidad, salud, satisfacción, balance entre vida-trabajo, empleo, medio ambiente, compromiso cívico; siendo la educación el factor de más importancia para los mexicanos pero también el peor calificado de entre todos los países, pues considerando las diferentes condiciones por las cuales atraviesa la educación en nuestro país, producto de las reformas que poco han atendido los verdaderos problemas como la baja escolaridad y la exclusión del sistema educativo, son una de las razones por la que los mexicanos consideramos que en éste tema en particular se encuentra uno de nuestros más grandes y graves problemas que imposibilitan aspirar a una vida mejor. 

Sin embargo la educación no es lo único que nos preocupa pues tan solo en los temas que se refieren al medio ambiente, al compromiso cívico, al empleo y a la salud se logra una calificación mayor a 6 puntos, mientras en todas las demás nos encontramos generalmente dentro de los primeros 5 países con peor calificación. 

Además en cuestiones como el ingreso, la escolaridad, los resultados educativos, la esperanza de vida, la participación electoral, la calidad ambiental, la confianza entre las personas, la productividad, entre otros, tendemos a encontrarnos muy por debajo del promedio de entre los países de la OCDE, lo cual deja a México como un país en donde el bienestar y una vida mejor es más difícil de lograr.  

Hay una característica que llama la atención, pues a diferencia de los años pasados, donde los mexicanos
nos considerábamos en general muy satisfechos con nuestra vida, para este año, nuestra felicidad ha caído por debajo de la media internacional; lo cual pudiera ser un reflejo de la permanente situación de decadencia en factores como la seguridad, el ingreso o el balance vida-trabajo. Así pues, hoy el mexicano es menos feliz que los años anteriores.

Estos resultados se presentan dentro de un contexto político, económico y social poco favorable en nuestro país, donde a pesar de los discursos gubernamental que insisten en presumir un México avanzando y cuyos resultados supuestamente logrados no solo resultan distantes, sino hasta contrarios a la percepción social, se da muestra de la realidad que vivimos hoy en nuestro país. 

Desafortunadamente para los mexicanos, cada vez se vuelve más complicada la vida en nuestro país y peor aún las perspectivas a mediano y largo plazo no se visualizan mejor que las que hoy se viven y a pesar de ir de mal en peor, no hemos logrado hacer nada para construir y mejorar nuestra vida presente y futura.