×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Utilizan ladrilleras llantas para horneado de tabiques  

Francisco Monsivais
~
07 de Agosto del 2016 11:56 hrs
×


Compartir



Liga Corta




RÍO GRANDE.- A pesar de que las autoridades municipales, estatales y federales han prohibido la quema de neumáticos para calentar los hornos en los que se elaboran ladrillos, esto sigue realizándose en el municipio.

A las afueras de la ciudad existen un par de ladrilleras que a diario generan humaredas negras y muy densas, lo que afecta considerablemente la calidad del aire en comunidades y asentamientos cercanos a estas fabricas.

Imagen realizó un recorrido por la zona comprobando que en una de las ladrilleras se utilizan llantas y otros materiales tóxicos para calentar los horos de producción de ladrillo.

Este tipo de prácticas pueden dañar considerablemente no sólo la salud de los obreros, sino también la de las personas que viven cerca a estas ladrilleras, en este caso, a los habitantes de comunidades como Loreto y Las Palomas.

Se verificó que una de las ladrilleras cuenta con quemadores especiales que fueron entregados por el gobierno estatal a través del gobierno municipal con el propósito de que el proceso de horneado del ladrillo sea ecológico y no dañe al medio ambiente. 

Sin embargo, según pudo comprobarse y confirmarse con los mismos propietarios, los quemadores pueden funcionar con gas LP, diésel y/o aceite reciclado, al que ellos llaman “aceite quemado” y que  consiguen en los talleres mecánicos.

Ante esta problemática ni el departamento de ecología del municipio ni la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales están realizando acciones para poner un alto a la producción de este humo tan dañino.

Cuando se queman llantas se desintegra física y químicamente el caucho, lo que deja en el aire compuestos que son nocivos para todos los seres vivos que lo respiran. 

Este proceso produce el denominado “humo negro” que contiene, además de monóxido y dióxido de carbono, dióxido de azufre, que en la atmósfera se puede convertir en lluvia ácida. 

También se emiten metales pesados catalogados como contaminantes orgánicos permanentes y clorocarbonados, responsables del deterioro de la capa de ozono: plomo, zinc, níquel y vanadio. 
Además, la quema de llantas emite dioxinas, mercurio e hidrocarburos poliaromáticos. 

El nivel de concentración de estos elementos en el aire dependen directamente de la cantidad, el tipo de caucho quemado, la duración de la combustión y las condiciones ambientales, que pueden permitir la dispersión o no del humo rápidamente; es muy probable que los contaminantes queden en el polvo de los hornos y en sus productos.

Cuando una ladrillera usa las llantas como principal forma de combustión para los hornos, se pueden registrar en la población enfermedades: cáncer, malformaciones congénitas, efectos adversos en los sistemas hormonal, inmunológico y nervioso central.