×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

FENAZA 2016

?Rodrigo Santos triunfa en su despedida de esta plaza

Jaime Solo
~
05 de Septiembre del 2016 00:54 hrs
×


Compartir



Liga Corta




La Monumental Plaza de Toros de Zacatecas,  registró un lleno en el festejo del gobernador y en el 40 aniversario de la Plaza de Toros, que tuvo como marco una tarde  con amenaza de lluvia.

Se lidiaron astados de cuatro ganaderías en este orden: uno de Cerro Viejo, uno de Los Encinos, uno de Pepe Garfias y cuatro de Miahuapam, diferentes de presencia y estilo.

Por delante actuaron los recortadores españoles con Bailador número 20 y 470 kilos, con el que hicieron recortes, saltos con garrocha y el vuelo del ángel  suertes que fueron muy aplaudidas. Dieron una vuelta al ruedo.  

En  la lidia de a pie, Eloy Cavazos vistiendo a la usanza campera andaluza se enfrentó a Noa, Noa, número 42 y 440 kilos, que fue flojo en sus embestidas,  Cavazos aprovechó los pocos muletazos que tenía el burel. Lástima que contra su costumbre no estuvo fino con la espada. Fue ovacionado.

Arturo Gilio lució también el traje campero andaluz lidió a Manchitas número 116 y 380 kilos. Emotiva faena realizó Gilio a su cornúpeta con capote y muleta  que malogró con la espada. Salió Al tercio.

A caballo, Rodrigo Santos vistió a la usanza portuguesa  y con casaca grana y oro le tocaron en suerte los toros Irritable número 294 y 525 kilos y a Impecable 134 y 524 kilos.

Bien se vio en los tres tercios de la lidia con  su primero. Para cortar dos orejas. En su segundo no tuvo tela de donde cortar a pesar  de su buena voluntad no logró meter al toro en vereda. Salió al tercio.

 El rejoneador Horacio Casas portó el traje campero andaluz casaca gris, le tocaron los toros Caderitas número 153 y 560 kilos  y Tesonero con número 150 y 475 kilos. A pesar de sus intentos  por hacer las faenas deseadas no lo logró por su poco rodaje. Silencio y toro vivo a los corrales.
 
Los forcados hidalguenses, tuvieron muchas dificultades para realizar las pegas,  haciéndolo al segundo intento sin escapar de arroyados y salir con fuertes golpes.