×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Cosas de Jerez

Con dinero baila el perro, hasta en una pista de hielo 

Javier Torres Valdez
~
12 de Diciembre del 2016 22:15 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Mire usted: numerosas familias de las colonias periféricas han recibido con desagrado la noticia de que en ésta Navidad no habrá pista de hielo, en la Plaza Tacuba.

La causa es muy simple, en su entender y muy complicada en sus causas y efectos, todo es resultado de la falta de dinero, pues solamente para salir el año fue necesario que el ayuntamiento pidiera anticipos por 11 millones de pesos, los que indudablemente, al igual que en años anteriores irán a parar a los bolsillos de los funcionarios de primer nivel, regidores y desde luego una probadita a los empleados.

Uno de mis lectores, me dijo ayer que está seguro de no equivocarse cuando afirma que el profe Fernando Uc es sincero, honesto y bien intencionado, pero que lo ve tierno, inocente y falto de experiencia.

Lógico resulta que sus ambiciones estén encaminadas a la reelección, solo que varios de sus antecesores, se niegan a jubilarse y ponerse políticamente en paz, quieren que el director de la orquesta de éste trienio, toque al son de su partitura.

Los tiempos aquellos en que los políticos eran químicamente puros, es decir, los priístas eran tricolores, los panistas eran azules, los perredistas amarillos y los independientes convenencieros.
Ahora en cambio, tienen más colores que el caballo de Pepe Pasteles, (¿recuerda usted, el logotipo de la feria?). 

Y los que viven de la política, ya sean románticos o prácticos son como los monos de la jungla sudamericana, saltan de un árbol a otro, a veces en ramas muy delgadas o a veces aferrados a las más gruesas, pero casi nunca ponen los pies (o las patas) en la tierra.
O dicho de otra manera en un leguaje coloquial, como decía Raúl Velasco en su programa Siempre en Domingo: 

-Los gatos, como los avientes, siempre caen de pié.

Los políticos, aún fuera de los puestos administrativos, y hasta lejos de las oficinas públicas, siguen inmersos en al tráfico de influencias y al igual que consiguen un permiso para un establecimiento regulado por la ley, consiguen puestos para los hijos de los conocidos o los amigos. Favores que en un momento determinado, los cobrarán en tiempos de elecciones.

Un político viejo es como un pez fuera del agua, o de los intríngulis del servicio público, sienten asfixia.
El calificativo que algunas personas le dan a Fernando Uc, viene a ser la mejor expresión a su favor, lo consideran honesto en un mundo de corrupción, en donde los más calvos se peinan con caireles.

Y claro que nunca les podrá dar gusto a todos los habitantes o los sectores de Jerez y ni siquiera a las mayorías que integran la periferia, pues muchos les vale poco o menos que nada, que se hagan obras, lo que quieren es “Reventón”, y eventos gratuitos, donde haya “chupe y tambora”.

Al profer, como ahora le dice la gente, le hace falta rodearse de gente con experiencia pero sin mañas, de esos a los que puede poner donde hay, sin que se pierda nada, de algunos viejos o jóvenes enamorados de su tierra y claro, que entre los que lo rodean habrá algunos que poco a poco irán aprendiendo que para ser un buen colaborador, no hay que ponerle piso de pétalos al presidente, ni quemarle incienso, sino cumplir leal y cabalmente con su encomienda.

Porque si le responden y saben convencer al pueblo, también podrían ir acompañándolo en una posible reelección y a cobrar otros tres años.

Feliz Navidad a los amigos, enemigos y hasta los indecisos.