×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

La Carta Magna

Rafael Flores Mendoza
~
02 de Febrero del 2017 23:16 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Están por cumplirse 100 años de la promulgación de nuestra Constitución. La primera en su tipo que logró consagrar los derechos sociales, y la segunda más antigua, después de la de los Estados Unidos. Por ello ahora, en las proximidades de su Centenario se ha reavivado un largo debate respecto a la vigencia de nuestra Carta Magna y que no se adecúa a la realidad de México del Siglo XXI.

Debemos admitir que nuestra Constitución es una de las que más se ha adaptado a los cambios a los que está sujeto el mundo en la actualidad. Sin embargo hay algunos hechos que en la práctica evitan que nuestra Constitución sea la herramienta con la que el Estado funcione de manera eficiente y cuyas disposiciones le brinden al ciudadano la certeza en el respeto de sus derechos fundamentales.

Desde hace tres décadas el impulso al proceso reformatorio de la Carta Magna ha permitido un reordenamiento en los poderes, donde el Legislativo y el Judicial ya no se someten a una voluntad dictatorial del Ejecutivo; además de brindar mayor autonomía a las dependencias de gobierno y los Municipios; aumentar la transparencia y el acceso a la información pública; mejorar la defensa de los derechos individuales y sociales; entre otros.

Desgraciadamente hay fallas “técnicas” en dicho proceso, que ocasionan dificultades al promulgar leyes nuevas o las reformas, o que no se traduzca en mejores resultados en la aplicación de la ley. Como ejemplo tenemos la duplicidad de funciones en diferentes artículos de temas relacionados, o el exceso de leyes reglamentarias que parecen las instrucciones de las políticas públicas del Gobierno en un contexto político determinado, en vez de ser la línea rectora con los cuales dichos programas de Gobierno deberían ser construidos.

Además de esas fallas, tenemos también la falta de compromiso de muchos que se dicen Legisladores o Juristas. Más allá de ver a nuestra Constitución como una “carta aspiracional”, debemos ponernos a trabajar. Que nuestras leyes no se queden en letra muerta. Hago un llamado a mis colegas en los poderes Judicial y Legislativo para que tomen esta importante fecha como un parteaguas, para que la justicia se aplique como debe de ser, y el Estado de Derecho deje de ser un juego de palabras en las campañas y se convierta en una realidad social.

Twitter @Rafael_FloresM