×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Fragmentos

Globalización

Sergio Martín Moreno
~
14 de Marzo del 2017 19:01 hrs
×


Compartir



Liga Corta




La elección de Donald Trump en los Estados Unidos y su plataforma nacionalista y pro economía cerrada ha despertado llamados a defender la globalización en toda la amplitud del término. Muchos artículos se han escrito recientemente acerca de las ventajas de la apertura comercial a nivel global o al menos regional con acuerdos como el Tratado de Libre Comercio (TLC) de México, Estados Unidos y Canadá o el Tratado de Asociación Transpacífico, entre otros.
 
Se habla, como lo hace Trump, que los productos que provienen de China o México u otros países han arrebatado puestos de trabajo a los americanos. Igualmente, en México hay quienes están en contra del TLC porque se han “extranjerizado” las empresas o han hecho desaparecer a las empresas mexicanas.
 
En el primer caso, es cierto que ha habido un cambio en la estructura del empleo en Estados Unidos con el aumento de trabajadores en los servicios y una reducción de los mismos en la agricultura y en la manufactura. Este movimiento refleja progreso, mayores niveles de educación y sofisticación productiva. Es lógico que esto suceda en Estados Unidos y seguirá pasando debido a que los jóvenes americanos van a preferir trabajos de mayor calificación y con salarios más altos en los servicios que en las fábricas o en la agricultura.
 
En México hay, efectivamente, un mayor número de empresas extranjeras; sin embargo, las cuales crean empleos con mejores salarios y beneficios, así como operan con alta tecnología. La integración nacional a la inversión extranjera avanza lentamente, pero avanza. Cada vez hay más proveedores mexicanos para estas empresas. Por otra parte, no hemos visto esa destrucción de empresas mexicanas y sí un aumento de ellas y de personal preparado para dirigirlas. La globalización es la que abrió el camino para esto, no lo cerremos.